Buscar

MUNDIARIO

La ladrona de fruta, de Peter Handke, llega a las librerías españolas

Es "Handke en estado puro", una historia sobre tres días de la vida de una mujer, Alexia, que hace una travesía introspectiva.

La ladrona de fruta, de Peter Handke, llega a las librerías españolas
Portada de La ladrona de fruta, de Peter Handke./ Alianza Editorial
Portada de La ladrona de fruta, de Peter Handke./ Alianza Editorial

Firma

Francisco Vélez Nieto

Francisco Vélez Nieto

El autor, FRANCISCO VÉLEZ NIETO, es escritor, poeta y comentarista literario. Colaborador de MUNDIARIO. @mundiario

“Esta historia comenzó en uno de aquellos días de pleno verano en que uno anda descalzo por la hierba y por primera vez en el año es picado por una abeja. Al menos eso es lo que siempre me ha pasado a mí. Y ahora sé que esos días de la primera y a menudo única picadura del año, por lo general, coinciden con el abrirse de las flores blancas del trébol, del que crece a ras del suelo, en el que las abejas retozan medio escondidas”. El día que recibe el Nobel en Estocolmo es la fecha  en el que el escritor austriaco publica su última novela en español. Juego de coincidencia calculada por la editorial Alianza Editorial, que ofrece la mayor parte de su obra en la colección  Libro de Bolsillo.

La ladrona de fruta es "Handke en estado puro", una historia sobre tres días de la vida de una mujer, Alexia, que hace una travesía introspectiva, informa la editorial. La novela, según su traductora, Anna Montané "lleva a la máxima expresión su peculiar escritura interrogante y dubitativa" sobre una historia "al margen de la Historia" a pesar de que la recorre el recuerdo permanente de la guerra, la travesía de su propia existencia y la conciencia del paso del tiempo pero, en vez de crear un libro sobre la vejez, Handke ha escrito una obra que sin nostalgia ni  idealizaciones es "La voz a la juventud”.

La respiración de los personajes se hace sentir en la narración con maestría en el estilo. Son escalones de una historia literaria de la propia existencia del protagonista y de la multiplicidad de los personajes que desfilan con gesto pausado, reflejando la andadura de su identidad. Peter Handke, (Griffen, 1942) es uno de los escritores en lengua alemana más originales y exitosos de la segunda mitad del siglo XX y el más polémico por su postura proserbia en la guerra de los Balcanes en los años 90.

El escritor es preso de su pasado, niñez y madurez. En su novela se denota la fuerte influencia del transcurrir de su vida, el efecto dominador de su madre, una víctima más  de la Segunda Guerra Mundial y de la implantación de los regímenes bajo la hoz del estalinismo “De y la tragicomedia de la política en la democracia, de la mañana a la noche te ponen a esos en la tele. No hay forma de escaparse de ellos. Hora tras hora los mismos caretos, la misma sonrisa burlona, el mismo intercambio ensayado de miradas.” Son  los consejos del padre al hijo y “estos” los políticos, frases de advertencia para ese hijo, protagonista de tan embriagadora historia que irá reflejando la sociedad  en la que la andadura del  hijo de la guerra se moverá, entre las múltiples variaciones y personajes de la sociedad. 

De su tiempo, Peter Handke ha estado marcado por la experiencia materna, y de hecho al suicidarse su madre en 1971, escribió su impresionante Desgracia imparable. Su madre había ido a Berlín a casa de sus suegros, durante la Segunda Guerra Mundial. En 1948, con su marido y sus dos hijos, abandonó el sector oriental sin papeles y se instaló en su casa natal en Austria. Sus dos hermanos habían muerto en la guerra. Ella los adoraba y transmitió a Handke su admiración: los tres eran de origen esloveno y Carintia es una región fronteriza, así que Handke aprendió el esloveno. Al principio obligatoriamente en la posguerra, luego con gusto y por decisión propia. Más tarde, irá allí muy a menudo. Escribirá sobre ese territorio de infancia en La repetición y en muchas obras hasta La noche del Morava. @mundiario