Buscar

MUNDIARIO

Pérez Reverte muestra en Sevilla su "Sidi" más personal

Apropiado por el franquismo y rechazado por la izquierda, Pérez Reverte saca a la palestra a Sidi, un personaje de frontera. Un Cid que responde a la mirada personal del autor muy marcada por sus experiencias vitales. 
Pérez Reverte muestra en Sevilla su "Sidi" más personal
P. Reverte y Vigorra
P. Reverte y Vigorra

Firma

María Fidalgo Casares

María Fidalgo Casares

La autora, MARÍA FIDALGO CASARES, es Analista social y Crítica de arte y Literatura. Doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, es Académica de la Historia de Andalucía y escribe en MUNDIARIO . @mundiario

El periodista sevillano Jesús Vigorra y el escritor Arturo Pérez Reverte tuvieron una distendida charla sobre su última novela Sidi, que ha alcanzado la astronómica cifra de cien mil lectores en apenas un mes de su ediciónCon la presencia de Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol y el Presidente de la Real Academia, Santiago Muñoz Machado,  fue una de las comparecencias más esperadas del XVI Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale)Se comunicó que continuaría el ciclo Letras en Sevilla, en marzo con un tema “ de gran interés”, pero que no desvelarían, y justificaron su interrupción por las convocatorias electorales 

Pérez Reverte, ha optado desde hace tiempo por este fluído formato, que el espectador siente más cercano que la clásica presentación. Para ello, en sus actuaciones sevillanas suele formar un tándem con Jesús Vigorra, probablemente el mejor comunicador cultural de nuestro país.

Las invitaciones se agotaron pocas horas después de que se ofrecieran al público, por lo que el aforo estaba completo. Intelectuales, políticos, periodistas, un gran número de académicos, y mucha gente conocida de la ciudad entre el público, entre el que curiosamente estaba el torero Manuel Jesús de sobrenombre “El Cid"

El acto comenzaría -y cerraría- con una espléndida lectura de un pasaje del libro por el actor Alfonso Sánchez - conocido, entre otros motivos por ser uno de los Compadres-

Jesús Vigorra hizo una breve y original presentación del escritor, y poco después, ya entraron en faena, sentados en dos ampulosas butacas Chester en el imponente patio del edificio Cajasol. Intercambiando con eficacia la fórmula pregunta-respuesta-reflexión, y destilando camaradería, ambos fueron desgranando distintos ámbitos de una novela “de frontera con jergas y hablas”, desde las motivaciones para escribirla, al retrato del personaje. Se avanzó que era sobre todo una “novela de miradas”, porque como matizó Pérez Reverte, entonces “ mirar era sobrevivir, porque el mundo era un lugar hostil” . Comentó  también que no escribió esta novela por ninguna razón especial, “Nunca lo hago, sólo lo hice en el caso de Trafalgar o Un día de Cólera por el 2 de Mayo”. Pero un día surgió a raíz de ver un western de Ford…Una novela de frontera, de caballos y buscavidas y el atractivo de cómo esta figura legendaria consigue el pasar a la historia por encima de los reyes de su tiempo". La maravillosa portada la ha realizado, su amigo, y el mejor pintor español de historia militar de todos los tiempos Augusto Ferrer Dalmau , cuyo sobrenombre " el pintor de batallas" le dio el propio escritor 

Un Sidi como mirada personal del autor

Quedó muy claro en toda la jornada que Sidi es sobre todo la mirada personal del autor sobre el personaje. Su explicación fue entremezclada, quizás de forma más extensa que en otras ocasiones, de la narración de algunas de sus vivencias  cuando era reportero de guerra  junto al Frente Polisario, con los croatas de la antigua Yugoslavia o Eritrea. Experiencias que habrían marcado a Sidi, por la dosis de realidad que transmite “ Las cosas se saben por haberlas vivido, mi biografía la llevo en mis novelas”. “En el mundo de la guerra ha cambiado la tecnología, pero el idioma es el mismo desde hace miles de años, agresión, supervivencia, violencia, valor…” Fueron 21 años en territorio de frontera que están ahí"

Vigorra, P. Reverte y Sánchez.

Vigorra, P. Reverte y Sánchez.

"También están mis lecturas, la biblioteca de mi infancia, que tanto contribuyeron a mi formación. Mi abuela compró mi primer Cid de José Zorrilla, pero me encontré con que el Cid de mi colegio religioso era otro, por la apropiación franquista. Era un Cid patriotero del que se apropió la derecha y que la izquierda, por ello rechazó, y ambos se equivocaban.  Fuera de complejos, he ido al Cid soldado y  “le he quitado la camisa azul” ..Consulté todo tipo de bibliografía hasta incluso la musulmana que hablaba de un Cid brutal y asesino. Como del Cid real hay sólo un 15 por ciento y el resto es leyenda, en ese ámbito yo me muevo con libertad -incluido el maravilloso lema que le atribuye- “ Que me odien pero que me teman”

Vigorra  analizó que encontraba códigos revertianos en el personaje, como los tenía Falcó o el propio Alatriste. El autor explicó que todos los marginados, o desterrados necesitan un código, algo a lo que agarrarse. En este caso, es la lealtad al rey Alfonso VI , pero que no responde a un vínculo moral, o de vasallaje. -En esta línea, no abordó la acusación de leyendanegrismo de su Cid  que vuela por las redes-   Cuando Vigorra le pidió que hablara del personaje que sale peor parado, un“ malaje” catalán para más señas, el Conde de Barcelona, Reverte aclaró que esta libre de toda sospecha anticatalanista porque es un personaje rigurosamente histórico.

Uno de los momentos que más gustaron al público fue una segunda lectura, en el que el propio Reverte tomó en su voz la personalidad del propio Cid enfrentándose a uno de los suyos, interpretado por Vigorra, que estaba a punto de ser condenado a muerte sin remisión posible. Recibieron por ello  una gran ovación. Tras ella,  Vigorra  habló de que el escritor "que se entregaba a sus miles de lectores en cada obra nueva",  pero Pérez Reverte matizó que se consideraba sobre todo novelista,  "Yo cuento historias, y la novela debe ser un artefacto que funciona de forma eficaz".. "Seguiré escribiendo novelas, si puedo, hasta que muera".

De Stendhal a la Ilíada, los westerns de John Ford o el Credo Legionario 

De Stendhal a la Ilíada, los westerns de John Ford o el Credo Legionario fueron citas que hicieron  el evento erudito y ameno pero fueron algunas de las reflexiones finales las que hicieron las delicias del auditorio, el azar, la fatalidad, la aceptación de la muerte, la deslealtad, ..El Reverte más negativo y crítico salíó con una brutal denuncia al sistema educativo “está hecho para destruir la inteligencia y sus estragos son irreversibles” . Igual de demoledora fue su valoración de la España actual  "Siempre pensé que el pueblo español, seguía el “Dios qué buen vasallo si tuviera un buen señor” porque había tenido malos dirigentes, pero cada vez lo pienso menos. Dicen que los españoles no merecemos tener esos políticos, a cual más mediocre. Pero no estoy de acuerdo. Creo que realmente son los políticos que merecemos, porque nos representan. Encarnan lo que hemos sido, somos y pretendemos ser" @mundiario