Buscar

MUNDIARIO

Pepe Pelayo presenta Breve Diccionario del Humor

El escritor, actor, promotor de la lectura y colaborador de MUNDIARIO lanza lo que considera su obra más ambiciosa, que le ha llevado 15 años de estudio y recopilación, para disfrute de los interesados en conocer el fascinante mundo del humor.

Pepe Pelayo presenta Breve Diccionario del Humor
Pepe Pelayo, escritor cubano-chileno y colaborador de MUNDIARIO. /  Mireya Silva
Pepe Pelayo, escritor cubano-chileno y colaborador de MUNDIARIO. / Mireya Silva

Firma

Francisco Puñal Suárez

Francisco Puñal Suárez

El autor, FRANCISCO PUÑAL SUÁREZ, es colaborador de MUNDIARIO. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista y fotógrafo. @mundiario

La investigación y el humor corren por las venas del artista cubano-chileno Pepe Pelayo y su nuevo libro así lo demuestra una vez más. Breve Diccionario del Humor, recién publicado por la Editorial Verbum, de Madrid, con mil ciento setenta y siete (1,177) entradas, es sin lugar a dudas el más importante de los 54 que ha publicado, y que sepamos, no existe en idioma español un diccionario como este.

Son casi 400 páginas de términos relacionados con la creación artística-humorística,  de nombres de humoristas de todas las modalidades: escénicas, literarias, gráficas, audiovisuales, musicales, etc., vivos o fallecidos y de todas las épocas, con un resumen de su carrera, sus premios, y por supuesto, sus principales obras.

Este Diccionario no sólo es breve por el espacio dedicado al significado de cada término, sino también porque es imposible que estén presentes en esta selección todos los humoristas  del mundo. La vida no le hubiera alcanzado a Pelayo para eso. Serían necesarios varios volúmenes para abarcar todos los personajes posibles, pero sin lugar a dudas es  una obra descomunal y ambiciosa, y que obviamente  es un trabajo abierto al enriquecimiento constante. Breve Diccionario del Humor es de utilidad para estudiosos e investigadores  del tema, profesionales, críticos, periodistas y estudiantes.

Portada del Breve Diccionario del Humor /  Pepe Pelayo

Portada de Breve Diccionario del Humor, de Pepe Pelayo. / Mundiario

“Este no es el diccionario de una institución –explica Pelayo- que financia y acoge a un gran equipo de especialistas. Es el trabajo de una sola persona que simultáneamente hace otras labores: publica libros, hace campaña de motivación lectora a través del humor en las escuelas chilenas, crea fotomontajes humorísticos, estudia la teoría, etc., sin contar la vida familiar y social. No es una justificación, pero lo explico para que se entienda el por qué pueden existir ausencias de ciertos humoristas conocidos que se me escaparon injustamente (les pido perdón). Sin contar otro gran grupo de ellos que no los seleccioné, porque entendí que no debían estar por su relativa calidad. Ya sé que es una decisión con una base muy subjetiva, pero es mi proyecto personal.  Y por último, en las próximas reimpresiones (soy optimista) puedo ir incorporando esas figuras con mérito para estar en mi diccionario”.

El humor,  destructor de estereotipos, ejercitador de la mente, capaz de señalar sorpresivamente  las incongruencias, explorar las desviaciones,  con un ángulo de visión abigarrado y proteico, con  su carácter de inventiva y su imperiosa necesidad, sufre hoy, aunque parezca increíble, nuevos castigos, y muchos de sus representantes son represaliados y despedidos de su trabajo, en el mejor de los casos. También en eso pensamos cuando leemos Breve Diccionario del Humor, de Pepe Pelayo.

Ahora que la censura, el dogmatismo, la intolerancia, el criterio único, la adoración ciega y lo “políticamente correcto” tratan de imponerse contra el humor, la sátira y la libertad de expresión,  este libro se convierte en un arma poderosa que demuestra cómo, en todos los tiempos y sociedades,  la creación humorística, como categoría estética movilizadora,  no puede tener bozal porque deja de ser esa herramienta de alerta que precisa la sociedad.

Pelayo nos explica cuál fue el origen de este proyecto, que venía avalado por quince años de  investigación y estudio, cuando comenzó a recopilar términos relacionados con el humor y la risa, y que al principio no tenía mucha idea de para qué hacía todo eso. Sabía que hacer un diccionario  sería muy difícil, y entonces creó en el 2013, con la ayuda de su hijo Alex,  un sitio de consulta para todos los interesados en el humor. Y ahí se concretó el diccionario que ya venía recopilando, también con el Salón de Humor de la Fama, donde cabían los humoristas que ya poseía, más muchísimos datos  sacados de sus archivos personales, con los que inauguraron la página humorsapiens.com

“Entre mis grandes ídolos –dice Pelayo-  de adolescencia y juventud estaba Enrique Jardiel Poncela, humorista literario, escénico y audiovisual español, fallecido en 1952, el mismo año  en que nací. Mi sentido del humor le debe mucho a su obra. Pues hace cinco años, más o menos, recibí un correo de un señor diciéndome que creía que éramos "gemelos en el humor". Era el nieto de mi ídolo, el señor Enrique Gallud Jardiel. Una maravilla de ¿coincidencia?”

“Nos hicimos amigos enseguida –continúa-  y decidimos escribir un libro entre los dos. Se publicó en el 2015 y se llamó "La ridícula historia universal". Después, la Editorial española Verbum le pide a él y a Esmeralda Carroza García  hacer una "Antología de la poesía humorística española" y Gallud Jardiel me pide un poema, porque cree que yo debía estar presente y le envié uno escrito por mi amigo Rubén Aguiar y por mí. Lo aprobaron. Tiempo después, la misma Editorial le solicita hacer un diccionario del humor, pero él decide no hacerlo por el enorme trabajo que tiene y les sugiere que yo debería realizarlo, porque sabía que yo llevaba tiempo trabajando en un proyecto similar y la Editorial aceptó”.

“Lo más difícil –manifiesta Pelayo- han sido dos cosas: una, conseguir las biografías de humoristas de países con poco acceso a información en Internet y dos, tomar la decisión de si un humorista, por la calidad de su trabajo podría estar o no en el diccionario”.

En el prólogo, Gallud Jardial subraya que "El presente libro es una obra magnífica. Su autor, Pepe Pelayo, es un adalid de lo cómico desde hace muchos años y ha peleado en muchos frentes diversos… Es una obra altamente satisfactoria que merecerá la aprobación y el agradecimiento del lector culto".

Luis Rafael Hernández Quiñones, director de la Editorial Verbum, expresa que “este libro fue encargado por nosotros al autor. Tenemos una colección de diccionarios raros, en la que pensamos que encajaría muy bien, pues es un libro original que podía atraer a los lectores. Es una temática de interés y el autor, un especialista que podía abordar el trabajo de forma seria”.   

La Editorial ha  publicado con el mismo prisma varias historias, entre las que destacan: "Filosofía para reír", "Historia cómica de España" e "Historia cómica de la música",  todos de Enrique Gallud Jardiel.

Ojalá que Pelayo pueda abordar en un futuro un diccionario que contemple ampliamente a los caricaturistas hispanoamericanos, aunque en este ejemplar aparecen una cantidad  de ellos. @mundiario