Buscar

MUNDIARIO

Pedro Barrié y Pastor, la Junta de Defensa de A Coruña y los dibujos jocoserios de Pablo Picasso

El apresamiento de los "finos cabecillas" y las máximas que colgaban en las galerías y los balcones y se escribían y pegaban en los escaparates de las tiendas, fueron las que con otros motivos condujeron a Pablo Picasso a crear sus revistas, jocoserias, en defensa de A Coruña.
Pedro Barrié y Pastor, la Junta de Defensa de A Coruña y los dibujos jocoserios de Pablo Picasso
Componentes de la Junta de Defensa de A Coruña, detenidos en el Cuartel de Santo Domingo, 1893. Entre ellos figuran Pedro Barrié y Pastor y el médico Ramón Pérez Costales; este último muy próximo a la familia Picasso y que con barba blanca aparece sentado en silla, sexto por la derecha.
Componentes de la Junta de Defensa de A Coruña, detenidos en el Cuartel de Santo Domingo, 1893. Entre ellos figuran Pedro Barrié y Pastor y el médico Ramón Pérez Costales; este último muy próximo a la familia Picasso y que con barba blanca aparece sentado en silla, sexto por la derecha.

Matías Membiela-Pollán

Profesor de economía.

Académico de la Gallega de Bellas Artes, capitalista y banquero, Pedro Barrié y Pastor fue el padre de Pedro Barrié de la Maza que contaba con tres años de edad cuando Pablo Picasso llega a la ciudad de A Coruña. A la larga don Pedro tuvo una influencia extraordinaria en las finanzas de la comunidad; su figura se debe definir como empresario más que como capitalista y propietario, dejando a un lado los bienes inmobiliarios y mobiliarios que consiguió. La familia Barrié, la familia Pastor y la familia Rodríguez Pastor está entroncada con varios linajes de A Coruña y las anécdotas de su historia familiar son tangentes a la familia real inglesa y a las que tuvieron su origen en Francia y a los hidalgos procedentes del Bierzo.

Don Pedro Barrié (hijo) fue amigo del general Franco y recibió el título de Conde de Fenosa, que hasta antes de ayer ostentaba su mujer Carmela Arias y Díaz de Rábago. Como amigo y contertuliano de Franco, participó en alguna conversación en la que salió a relucir la obra del Picasso parisien. El general, que no correspondía a la animadversión que le manifestaba el artista, con el que casi había coincidido durante su estancia en Galicia, y usando de embajador in pectore al torero Dominguín, invitó a don Pablo a visitar España.

Barrié y Pastor fue encarcelado junto con los demás componentes de la Junta de Defensa de A Coruña cuando el pueblo gallego tuvo la intención de amotinarse con objeto de impedir la marcha de la Capitanía General a la región de León.

Durante aquel verano de 1893 se pusieron de manifiesto los usos y costumbres de aquel siglo y de aquellos años que Pablo Picasso vivió en el noroeste de España. La lectura de los mismos, la crónica de los mismos repasada por una pluma aventajada, fueron y por lo demás serían una delicia; no más que: la referencia a los regalos que los prisioneros recibieron en su relajada prisión en Santo Domingo, la inspección que el arquitecto Ciorraga hizo del salón dormitorio para certificar su salubridad y estado, la comida que de forma gratuita les era enviada por varias fondas de la ciudad, las serenatas que algunas estudiantinas les plantificaron delante de su puerta, la visita que les hizo doña Emilia Pardo Bazán a la que dio el brazo don Ramón Pérez Costales que también se hallaba preso junto al abad de la Colegiata Ramón Bernárdez, el médico Rodríguez, el comerciante Marchessi y otros. Todo ello serviría para el story board de un corto y una serie limitada e intensa de cómics.

Durante la prisión de los cabecillas y el jolgorio de las masas amotinadas se colgaron de los balcones muchas banderas y sabanas en las que se escribían las aspiraciones y los gritos de guerra de los ciudadanos. Estas dos situaciones, la del apresamiento de los finos cabecillas y la de las máximas que colgaban en las galerías y los balcones y se escribían y pegaban en los escaparates de las tiendas, fueron las que con otros motivos condujeron a Pablo Picasso a crear sus revistas, jocoserias, en defensa de A Coruña. @mundiario