Buscar

MUNDIARIO

"Los héroes de Baler: La historia de los últimos de Filipinas" continúa su exitoso periplo

Comprender la gesta de Baler a través de sus protagonistas es el objetivo de la exposición. Valiosas intervenciones de Miguel A. López de la Asunción, máximo experto y autor de la obra de referencia, y de Juan Manuel Poyato, especialista en Sanidad Militar, en ciudades donde se conmemorará la efemérídes.
"Los héroes de Baler: La historia de los últimos de Filipinas" continúa su exitoso periplo
Cartel de la exposición Los héroes de Baler.
Cartel de la exposición Los héroes de Baler.

Firma

María Fidalgo Casares

María Fidalgo Casares

La autora, MARÍA FIDALGO CASARES, es Analista social y Crítica de arte y Literatura. Doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, es Académica de la Historia de Andalucía y escribe en MUNDIARIO . @mundiario

Este 2019 se cumplían 120 años de la capitulación de Baler. Una de las últimas gestas del ejército español de la que Azorín afirmaba que “no se había repetido heroicidad igual desde Numancia”. En Filipinas, Isla de Luzón, un destacamento de cincuenta españoles pertenecientes al Batallón de Cazadores Expedicionario nº 2, se atrincheraban en la Iglesia de Baler y permanecían totalmente incomunicados y desconocedores de “la derrota de 1898”. Cumpliendo su deber y no queriendo rendirse, presentaron una resistencia encarnizada y realizaron una proeza sobrehumana en circunstancias extremadamente adversas. Pese a que se ha escrito que eran soldados sin preparación, eran veteranos, con experiencia de combate y lucha  cuerpo a cuerpo. Algunos estaban condecorados por tomar puestos enemigos.

Durante casi un año permanecieron fieles a su patria y se infralimentaron con alimentos putrefactos,soportaron calor, lluvia y humedad, con escasa agua dulce para beber,  cayeron enfermos y heridos y muchos murieron. Sobrevivieron sólo treinta y tres. Algunos muy débiles fallecieron al poco de su llegada a España, otros volvieron mutilados o con enfermedades de las que jamás se recuperarían.

Escultura_Baler_Museo

Los héroes de Baler                       

El Teniente extremeño Martín Cerezo escribiría ‘El sitio de Baler: notas y recuerdos’, fuente directa de los sucesos acontecidos donde narró cronológicamente no sólo los hechos, sino las razones que les movieron a sus actos. Se tradujo al inglés en 1910 y fue lectura recomendada en West Point y en todas las academias militares de Estados Unidos, Sin embargo su gesta, no fue reconocida  por su país como hubieran merecido. Para España, sumida en el “ regeneracionismo”  y que abjuraba de su pasado colonial, eran unos héroes incómodos.

Sin embargo, sí merecieron el respeto de sus enemigos, antes y ahora. El 30 de junio, el presidente Emilio Aguinaldo, primer presidente tagalo, ordenaba que los miembros del destacamento, debido a su valor, fueran considerados y tratados como amigos y no como prisioneros. Una fecha que siguen celebrando  en el Día de la Amistad Hispano-Filipina, recordando el patriotismo de aquellos que fueron sus enemigos. Hoy, en la segunda década del siglo XXI, sepultada la herencia cultural española, sobreviven grandes lazos emocionales con la metrópoli y movimientos reivindicativos de la huella hispánica. Un afecto que contrasta con el devenir de una historia de independencia que les hizo caer en un imperialismo feroz norteamericano que ocasionaría una cruel represión y más de un millón de muertos los años posteriores. En la Segunda Guerra Mundial, la riqueza patrimonial de Manila quedaría devastada por “fuego amigo de los Estados Unidos ”.

Otros asedios famosos

 “Los héroes de Baler”, que mutaron su nombre por razones cinematográficas por el de “Los últimos de Filipinas“, protagonizaron uno de los asedios más impresionantes de la historia bélica mundial.  Si repasamos asedios míticos de su siglo, no hay comparación posible. Frente al de Baler que fue de 337 días, están los 13 del  famoso Sitio de El Alamo, la batalla de Camarón, donde la Legión Extranjera Francesa resistió doce horas  o Rorke’s Drift, la batalla más condecorada del ejército británico en la guerra anglo-zulú, en la que los asediados tan solo lucharon durante dos días. En 1900, en la guerra de los bóxers, las fuerzas occidentales resistieron los " peliculeros"  55 días en Pekín. Hoy, para nuestros estudiantes, Baler es un episodio desconocido en el mejor de los casos, y en el peor, juzgado con un presentismo histórico que no los valora en su justa medida, como demostró la reciente película al respecto que indignó a los historiadores por su carencia de rigor histórico y sobre todo por la carencia de empatía con nuestros compatriotas y ese “presentismo” que falseaba y denigraba la realidad.

Portada del libro López de la Asunción

Portada del libro López de la Asunción   

Un monumento en Madrid

Existía un monumento en el Parque del Oeste de Madrid, que quedó destruido durante la Guerra Civil española, por ello, uno de los hitos de este aniversario del asedio de Baler será la inauguración de una escultura del teniente al mando del destacamento, el extremeño  Saturnino Martín Cerezo que ha sido financiada en una campaña de mecenazgo. La pieza atesora los valores históricos, artísticos y documentales propias de las obras de su autor,  Salvador Amaya. máxima referencia actual en escultura histórica. La figura mide 6 metros de altura y se erigirá en Madrid en un sitio privilegiado que potencie toda su fuerza icónica y qué todavía está sin confirmar.

Ferrer Dalmau entrega el boceto al Regimiento Saboya 6.

Ferrer Dalmau entrega el boceto al Regimiento Saboya 6.   

Defensa organiza actos en memoria de Baler 

En su 120 aniversario y como recuerdo de su gesta, el Ministerio de Defensa ha patrocinado una serie de actividades y conmemoraciones entre las que se encuentra la  exposición «Los héroes de Baler: La historia de los últimos de Filipinas». La muestra está compuesta por documentos, cartas y objetos personales de los militares del asedio donados por sus familias, así como una serie de 165 piezas originales, pertenecientes a la colección del Museo del Ejército. Con ellas, el espectador puede profundizar en las fuentes directas y  tener una visión del episodio a través de los protagonistas. Una mirada humana sobre los hombres que permite comprender mejor el singular episodio bélico. Salvador Amaya  ha cedido una réplica en madera  de su escultura incorporada a la exposición 'Héroes de Baler' 

Finalizado el tiempo asignado en el Museo del Ejército de Toledo, la muestra se  ha convertido en itinerante. Tras Pamplona y Palma, será Badajoz del 3 al 26 de Ocubre, la que  sea su escenario. Badajoz, que en breve inaugurará oficialmente la colosal escultura del General Menacho de Salvador Amaya, se está posicionando como referente cultural en el país. Además, el boceto en el que se ha inspirado la escultura, quedará allí ya que ha sido entregado por Ferrer Dalmau, “ el pintor de batallas” al Coronel del Rgto.“Saboya” nº 6 perteneciente a la Brigada de Infantería Mecanizada 'Extremadura XI', como reconocimiento a ser la unidad que más ha contribuido para erigir la escultura.

                             Seviilla

Miguel A, López de la Asunción y  Juan M. Poyato Galán, platos fuertes de los actos

Dentro de las actividades más interesantes relacionadas con la efemérides destacan las conferencias de Miguel López de la Asunción, máximo experto en el tema y autor del libro de referencia en la materia, "Los últimos de Filipinas" Mito y realidad del ´sitio de Baler" de la Editorial Actas, ya consagrado para la posteridad como “ la obra definitiva”. También es de destacar  la  intervención de uno de los máximos expertos mundiales en Sanidad Militar. Juan Manuel Poyato Galán  (17 de Septiembre en Palma)  Ambos repetirán intervenciones en la exposición de Sevilla organizada por el Museo Histórico Militar de la ciudad, centrada en Vigil de Quiñones y que promete ser uno de los eventos culturales más importantes del otoño.

Este proyecto cultural del Ministerio de Defensa de celebrar la efemérides de Baler, está presentando un balance muy satisfactorio. Pero queda pendiente la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando  individual al  prodigioso médico Rogelio Vigil de Quiñones, entre cuyos méritos está el haber buscado un antídoto para el beriberi y la Laureada colectiva a la tropa que cerró con una derrota, pero con valor, honor y lealtad, cuatrocientos años de presencia española  en un archipiélago casi a las antípodas de la patria. Poco a poco, tal vez a aquellos hombres de antaño que lucharon por España con sacrificio y abnegación- valores del ejército actual,- se les irá dando el reconocimiento que merecieron y que la  España de entonces muy injustamente les negó. @mundiario