Buscar

MUNDIARIO

El olvidado centenario del nacimiento del escritor José María Gironella

A pesar de que el escritor ampurdanés José María Gironella Pous, tiene ocho apellidos catalanes, ha sido olvidado por la Generalitat catalana, por no ser independentista, sino nacionalista.

El olvidado centenario del nacimiento del escritor José María Gironella
Dibujo de José María Gironella / Palmeral.
Dibujo de José María Gironella / Palmeral.

El prolífico escritor José María Gironella nació hace cien años en el pueblo de Darnius de la comarca del Ampurdán (Gerona) el 31 de diciembre de 1917. Es autor de treinta y seis libros publicados, y es famoso por su trilogía sobre la Guerra Civil: Los cipreses creen en Dios (1953) que ganaría el Premio Nacional de Literatura en 1955 (un best-seller que ha vendido doce millones de ejemplares e hizo a rico a José Manuel Lara propietario de Planeta), que se complementa con Un millón de muertos (1961), y Ha estallado la paz (1966). Anteriormente en 1946 ganó el Premio Nadal de novela con Un hombre. Años después ganaría el Planeta con la novela Condenados a vivir en 1971.

Expuesto y visto estos antecedentes literarios, propios de haber merecido un Premio Nobel de Literatura, nos preguntamos por qué la Generalitat de Cataluña se olvida de hacerle un congreso, un seminario o un curso de verano, y por afinidad la Editorial Planeta (que tiene su sede ahora en Madrid). Nuestras consideraciones son varias debido a la costumbre de encasillar a los escritores por su afinidad política; pues bien Gironella luchó al lado de los nacionales, y por lo tanto tachado de franquista, y además no escribía en catalán, sencillamente, como dijera él, el catalán era un idioma localista, y por lo tanto su obra no iba a tener la repercusión nacional e internacional que buscaba, y le pudiera facilitar al escribirla en español o castellano.

Actualmente la Generalitat catalana está intervenida y sin gobierno, después de la obligada aplicación por el Senado del art. 155 de la Constitución, y a espera elecciones autonómicas el 21 de diciembre, que podría dar estabilidad y la sensatez a las instituciones.

Pero retornando a la biografía de José María Gironella, que es el tema principal del presente artículo (porque en estos tiempos en cuento hablamos de los separatistas catalanes se no va la olla). Como el primer libro de Gironella premiado en el Nadal, Un hombre no tuvo éxito, apenas se vendieron 800 ejemplares, le hizo caso a Ortega y Gasset y en 1949 se fue con su mujer a París, a conocer mundo. El texto de Los cipreses creen en Dios lo escribió en Paris, y lo reescribió cinco veces durante cuatro años, porque no le gustaba cómo quedaba. El original se lo vendió a una editorial francesa. Estando un día en Madrid, conoció el editor José Manuel Lara, de Planeta y tuvo la idea de dejarle  la novela a la esposa de Lara, María Teresa Bosch, que era ampurdanesa como Gironella. Para editarla en España tuvo que hablar con el censor llamado Florentino Pérez, que era del Opus Dei, consiguió pasar la censura. El propio Franco leyó la trilogía y llego a decir “Esto sí fue la guerra”.  Gironella había vivido la guerra porque cuando empezó en 1936 se marchó a Francia, y desde aquí pasó a San Sebastián donde se uniría al Ejército Nacional. Falleció en Areys de Mar (Barcelona) el 3 de enero de 2003). No ingresó en la Real Academia de la Lengua Española.

Conclusión, Gironella se quedará sin un merecido congreso por su centenario, porque mucho ha de cambiar la política catalana hasta final de año para que, al menos, el años próximo se acuerden de él, porque en esta Cataluña politizada hasta la rotura, impera más las ideas políticas que la calidad literaria de un escritor. @mundiario