Las nubes de El grito pueden estar inspiradas en un fenómeno real

El Grito, cuadro Edvard Munch
El Grito, cuadro. / Edvard Munch

Según una hipótesis, estas nubes pueden representar las nubes estratosféricas polares.

Las nubes de El grito pueden estar inspiradas en un fenómeno real

El cielo del famoso cuadro El grito podría significar algo más que una metáfora del pintor. De hecho, una teoría indica que las nubes podrían estar inspiradas en un fenómeno natural que Edvard Munch pudo haber visto.

Según la hipótesis planteada por investigadores noruegos, las nubes rojas y naranjas pueden representar las nubes estratosféricas polares que habrían cubierto el cielo de Oslo en el siglo XIX conocidas como madreperlas o nubes nacaradas.

"Existe información científica de que en esa época hubo nubes nacaradas en el área de Oslo y él seguramente nunca las había visto. Como artista, no cabe duda de que pudieron haberle causado una gran impresión", sostiene Helene Muri, una de las autoras del estudio.

Estas raras nubes se dan cuando las temperaturas gélidas de la estratosfera alcanzan al menos los menos 80°. Cuando atardece, la luz cruza los cristales del hielo suspendido a esas alturas de las regiones polares por lo que el fenómeno se puede divisar.

Anteriormente, se sugirió que las nubes representaban la erupción volcánica en Krakatoa. Sin embargo, los autores de la investigación descartan esta hipótesis porque no se ajusta al tipo de nubes. "La visión de miedo de Munch era aparentemente una experiencia única, tal como lo describió en su diario", puntualiza la investigadora.

Las nubes de El grito pueden estar inspiradas en un fenómeno real
Comentarios