Los negros y las mujeres en El señor de los anillos: Los anillos de poder

Elfo negro en Los anillos de poder. / IMDB
Elfo negro en Los anillos de poder. / IMDB
La obra del sudafricano Tolkien dejó una ingente cantidad de seres fantásticos representados por enanos, hombres, elfos, mujeres, orcos, etc. algunos negros, otros blancos. La serie procura reflejar este mundo aunque en algunos casos se pasa de frenada. Eso sí, la producción es fantástica.
Los negros y las mujeres en El señor de los anillos: Los anillos de poder
El señor de los anillos: Los anillos de poder se ha convertido en el mayor y mejor estreno de Amazon.com Inc en su plataforma de streaming Prime Video, según comunicado de la compañía que concede un visionado a su primer capítulo de 25 millones de cuentas de usuarios en todo el mundo.

La serie se estrenó a nivel mundial el viernes 2 de septiembre y la plataforma colgó dos capítulos, los dos primeros dirigidos por el español J.A. Bayona. A partir de ahí, se estrenará uno nuevo cada viernes hasta su fin que será el 14 de octubre.

Amazon ha invertido unos mil millones de dólares en la serie El señor de los anillos: Los anillos de poder a sumar los 250 millones de dólares pagados en concepto de derechos de la franquicia. Unas cifras de grandes superproducciones de cine que se reflejan en el impecable resultado final de la producción, digna de verse en pantalla extra grande.

Sin embargo, El señor de los anillos: Los anillos de poder no se ha escapado a las críticas durante su fin de semana de estreno, principalmente por una cuestión: hay demasiados negros. Aunque también ha habido dardos hacia el exceso de papeles femeninos cortados con el mismo patrón: valerosas féminas y aventureras, algunas incluso capaces de cortar la cabeza a un orco, aunque se dediquen a hacer remedios con plantas y lo suyo no sea la lucha.

Las plataformas como Prime Video y Netflix nos tienen tan acostumbrados, a la par que mosqueados, a introducir en sus series sesgos ideológicos supuestamente progresistas y cuotas de razas y/o de atracción sexual, aunque a veces resulte llamativamente innecesario en las historias tales anclajes, que los espectadores ya acceden a los grandes estrenos con el cuchillo en la boca y el teclado afilado, procurando encontrar la papilla ideológica por doquier.

Por qué tanto negro en Los anillos de poder

Los pelosos

En El señor de los anillos: Los anillos de poder tenemos al grupo de los pelosos. Los fanáticos de Tolkien ya lo saben, así que esto va para el resto. Este grupito de personajes son hobbits, sí, pero una variedad más pequeña en la obra de J.R.R. Tolkien, quien escribió sobre tres tipos de hobbits: los pelosos, un hobbit de tamaño diminuto, piel oscura, pelo rizado y pies peludos; los albos, menos numerosos, los más altos de su raza, rubios y de tez clara; y los fuertes, el que más se asemeja a los humanos y que usan calzado y tienen pelo facial. Por tanto, los representados en esta serie, los pelosos, sí pueden ser negros si nos guiamos por las descripciones de Tolkien.

Los elfos

En El Silmarillion, Tolkien dotó de vida y de contexto a más de 40 razas, naciones y ciudades-estados de los elfos.

Si bien la palabra “elfo” quiere decir blanco y se sabe que Tolkien se fijó en la mitología nórdica para la historia de sus elfos, no todos los descritos por el autor se corresponden a esta definición.

Cuenta el ilustrador Victor Ambrus en El mundo ilustrado de Tolkien que “en la mitología nórdica hay referencias tanto a los elfos de la luz de Alfheim (“Hogar de los elfos”) como a los elfos oscuros, bastante siniestros, del reino subterráneo de Svartalfheim (“Hogar de los elfos negros”). Tolkien aprovechó esta división y la usó para crear el primer acontecimiento importante en la historia de sus elfos: la “Separación de los Elfos” que tuvo lugar tras su despertar a orillas del lago Cuiviénen, entre los Calaquendi (Elfos de la luz), que viajaron hasta Eldamar (Hogar de elfos), y los Moriquendi (Elfos oscuros), que se negaron a realizar el viaje y permanecieron bajo la luz de las estrellas en el este de la Tierra Media”.

En el Bestiario de Tolkien ya se pueden ven representados los elfos que imaginó Tolkien: desde los pacíficos elfos claros de los Vanyar con cabellos dorados, hasta los morenos y belicosos elfos de los Noldor o los elfos del mar de los Teleri, navegantes y aventureros. Morenos podría tener referencia solo al color de su pelo, pero en la serie han preferido también alargar la descripción al color de la piel.

Enanos en Los anillos de poder. / IMDB
Enanos en Los anillos de poder. / IMDB

Los enanos

En las obras de Tolkien solo podremos encontrar una enana: Dis, hermana de Thorin.

Aquí, definitivamente, los creadores de la serie, J.D. Payne y Patrick McKay, quienes se acercan por vez primera de manera profesional al universo de Tolkien y se nota, se han echado la manta a la cabeza y pecado en exceso al otorgar a todos los habitantes del mundo Tolkien de presencia femenina.

Los enanos son una raza atormentada de personalidad fatalista, orgullosos, guerreros, artesanos y comerciantes. Con gran sentido del honor y de la lealtad, además de un gran amor por el oro y los tesoros, pero no hay en la obra del escrito sudafricano enanos negros ni mujeres enanas.

Los hombres

Al menos hay tres tipos de hombres en la obra de Tolkien: los Hombres del Este, de piel y cabello morenos. Su cacique es Ulfang el Negro, aliado secreto de Morgoth.

Los hombres mortales, los Edain, de aspecto nórdico, es decir piel blanca. Y por último, los númenóreanos negros, corrompidos por Sauron.

Más negros. Para quien le disguste este color, aún va a tener que ver mucha piel negra en esta serie.

En cuanto a las mujeres, es genial que se quiera dar mayor protagonismo a una de las capacidades que tenemos las chicas: el de ser valerosas. Pero aunque haya mentes obtusas que piensen que esto es algo nuevo, les invito a ver la saga Alien en la que desde el año 79’ hasta el 97’ Sigourney Weaver estuvo repartiendo mucha estopa en el espacio. O que miren a Demi Moore en 1997 como la terca y valiente teniente O’Neil; a Milla Jovovich que desde el 2002 al 2017 se enfrentó a mutantes y zombies en la saga Resident Evil como toda una luchadora. Hablando de luchadoras, en 2004 Hilary Swank se llevó el Oscar a mejor actriz por su interpretación de la boxeadora Maggie Fitzgerald. ¿Han olvidado a la Tom Raider de Angelina Jolie? ¿a las Thelma y Louise del año 91' protagonizadas por Geena Davis y Susan Sarandon? ¿Ya no recuerdan a la Sarah Coonor de Terminator en los años 90? ¿a Uma Thurman matando con mucho estilo en Kill Bill de Tarantino? ¿A Joan Crawford empoderada, arma en mano, en Johnny Guitar (1954)? Y así podríamos hacer interminable este artículo. Todo aquel que nos quiera vender que las mujeres necesitamos representación femenina con aptitudes valerosas en las pantallas es porque  no tiene N.P.I. de cine. @opinionadas en @mundiario

 

Los negros y las mujeres en El señor de los anillos: Los anillos de poder
Comentarios