Buscar

MUNDIARIO

Música clásica, música eterna: óperas, zarzuelas y sinfonías (II)

La música clásica es interpretada por una orquesta sinfónica o filarmónica compuesta por un director y alrededor de 80 músicos-profesores, en un teatro con sonoridad adecuada.

Música clásica, música eterna: óperas, zarzuelas y sinfonías (II)
La Sinfónica de Galicia en el Palacio de la Ópera de A Coruña. / JRB
La Sinfónica de Galicia en el Palacio de la Ópera de A Coruña. / JRB

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

El autor, JUAN RAMÓN BALIÑAS, es colaborador y analista económico de MUNDIARIO, donde también escribe sobre el Camino de Santiago. @mundiario

La palabra griega orquesta significa ”lugar para bailar”, un lugar delante del escenario. Actualmente una orquesta son los músicos y los instrumentos que tocan. La orquesta sinfónica en la música culta es una agrupación instrumental que utiliza instrumentos de cuerda, viento madera, viento metal y percusión, una actuación solemne para escuchar en silencio, que provoca emoción al escucharse y nos acerca al arte bello de la obra.

La colocación de los miembros de una orquesta sinfónica es igual en todas ellas, primero el director que se coloca delante de los músicos. Después (debido a la sonoridad más o menos fuerte y para escuchar mejor la suavidad de algunos instrumentos) se colocan los instrumentos de Cuerda: son 74 músicos como máximo. Cuarenta violines colocados de izquierda a derecha, los veinte primeros violines se colocan a la izquierda del director, los veinte segundos a la derecha del director. En el medio de ambos a la izquierda 12 violas y a la derecha 12 violonchelos. Detrás de los violines de la derecha se colocan 8 contrabajos. Arpa y piano detrás de los primeros violines. Detrás de la cuerda van los instrumentos de Viento madera: 16 músicos como máximo. Un flautín, 2 flautas, 2 oboes, 1 corno inglés, 2 clarinetes,  2 fagots, 1 clarinete bajo, 1 contra fagot y 4 saxofones. A continuación Viento metal: total 17 músicos. 5 trompetas, 6 trompas, 1 tuba, 3 trombones tenores y 2 trombones bajos. Finalmente Percusión: 3 músicos para tocar timbales, caja, platillos etc. Es decir, de 80 a 110 profesores músicos en función de la obra a representar. Pocas requieren más de 100 músicos. Los violines son instrumentos imprescindibles, pero muchos otros apenas aparecen en muchas obras.

A lo largo de la historia se han ido desarrollando las orquestas. Un antecedente es la música medieval, como la que tocan los 24 ancianos del Apocalipsis en el Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago, con los siguientes instrumentos: arpa,  salterio, fídula oval, fídula en ocho laúd y organistrum. En la época barroca, hasta 1650, se daba valor a la música vocal y poco a la instrumental, además utilizan pocos instrumentos.

En los inicios del siglo XVI aparece la ópera y para su representación se requiere un gran número de instrumentos de cuerda. Desde 1751, clasicismo, se desarrolla la música clásica, la orquesta toma la forma actual. Ya en el siglo XX los instrumentos logran una gran perfección musical.

En el inicio de la orquesta sinfónica se formaba con solamente 28 instrumentos, pero ya con W.A. Mozart y F.J. Haydn, años 1750-70 se empezaron a utilizar nuevos instrumentos, con la música de L.V. Beethoven los instrumentos son más en sus cuatro clases.  En 1800 eran ya 60 los instrumentos presentes en la orquestas. En 1850 los instrumentos llegan a 90: 62 cuerda, 12 viento madera, 11 viento metal y 5 percusión. En el siglo XX el compositor Mahler escribió partituras para 100 instrumentos, aunque hay pocas obras que requieran tantos profesores.

(Continuará)