El Museo do Humor de Fene, una esperanza para la vida

Si es tan bueno, hará un buen fuego, segundo premio Coruxa Gráfica 2019. / Sandra Lodi
Si es tan bueno, hará un buen fuego, segundo premio Coruxa Gráfica 2019. / Sandra Lodi

Uno de sus promotores, Xaquín Marín, fue su director durante 25 años. Atrás quedan 35 años de vida de este museo.

El Museo do Humor de Fene, una esperanza para la vida

El Museo do Humor de Fene (A Coruña) fue promovido por los dibujantes Xaquín Marin y Siro López, y se inauguró oficialmente el 25 de noviembre de 1984, siendo alcalde de Fene Xosé Rivera Arnoso, del BNG. Xaquín Marín fue su director durane 25 años.

La colección actual puede constar de más de cinco mil originales. Una feliz iniciativa que hizo el ayuntamiento de la época. Dispone de originales de los grandes creadores y artistas como Xaquín Marin, Siro, Patiño, Quesada,  Davila, etc. Además de tener salas de exposición permanentes, tiene exposiciones temporales, también en sus depósitos dispone de objetos curiosos en relación al humor, publicaciones de y sobre el humor como La Codorniz, El Jueves, etc. También celebra el premio Curuxa sobre dicha temática.

En 1985 se editó el Primer Catálogo de fondos del Museo, y se recibió el legado de “Agromán”, con originales de los grandes humoristas españoles: Mingote, Máximo, Mena, Chumy, etc. Durante este tiempo, ya 35 años, ha ido recibiendo legados de diversos artistas, colecciones, etc. Además dispone de una sala dedicada al humor negro y otra al cómic.

Museo do Humor, en Fene (A Coruña). / Mundiario

Museo do Humor, en Fene (A Coruña). / Mundiario

Hasta donde sé, es el museo del humor gráfico de España más antiguo y es también un museo abierto, con horario diario, que se ha ido ampliando con colecciones y exposiciones temporales. En tiempos difíciles y aciagos –dirían los clásicos que los estamos pasando, y añadirían otros, que todos los tiempos lo son, unos por unas razones, otros por otras–, este museo del humor es una esperanza de y para la vida, de la vida humana, es diríamos un monumento a la supervivencia y a la vivencia de la humanidad.

El humor, en todas sus formas, tiene diversidad, no solo de subgéneros, diversidad de temáticas, sino que es una “necesidad humana”. En estas semanas, diríamos de preocupación, incluso en las redes sociales, se envían de una forma y de otra, multitud de tiras de humor. Haría este museo, si se me permite esta sugerencia, y otros que existen en el país, ir recogiendo un poco de ese humor gráfico, diríamos de autores anónimos, que se reparte por las redes sociales. Que puede que se difundan mucho, pero que a las dos semanas se habrá perdido. Quizás, los autores los conserven en el vientre de sus móviles o de sus ordenadores.

Cuando hablo con algunos responsables de museos provinciales siempre les indico que un norteamericano, francés, alemán o ruso, no va a visitar una pequeña provincia y alguno de sus museos para visitar Picassos o Modiglianis o Braques o Mirós, que ya en sus países tiene, quizás en sus museos a docenas. Sería bueno que en los museos locales o provinciales tuviésemos obras de esos autores, pero les digo que tienen que mostrar lo que disponen, por lo general, autores locales, provinciales, regionales, o a lo sumo nacionales, raramente internacionales.

Tenemos que valorar más los museos locales y provinciales de los que disponemos. Porque estos son elementos de identidad. Por ejemplo, este Museo do Humor de Fene, que ya dentro de poco cumplirá su cuarenta aniversario, es un museo vivo, un museo en crecimiento, un museo por el que hay que darle la enhorabuena al ayuntamiento que tuvo la visión de abrir unas pequeñas salas, de dar promoción y creación a esta idea, que como todas las ideas empiezan por poco. Y, desde luego, a los creadores y promotores. @mundiario

El Museo do Humor de Fene, una esperanza para la vida
Comentarios