Mili Porta Siso, la primera directora de Orquesta de España

mili porta_opt
Mili Porta. / El País.
Nacida en A Coruña, Mili Porta se convirtió a los 16 años en la primera directora española de orquesta. Con 34 recibió la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X Sabio y a los 44 años obtuvo la primera cátedra de solfeo en el Conservatorio Real Superior de Música de Madrid. 
Mili Porta Siso, la primera directora de Orquesta de España

Si tuviésemos la suerte de que Mili Porta, Milagros Porta Siso en su DNI, viviese, hoy tendría unos maravillosos 102 años (nació en 1918) y sería honrada, reconocida y recompensada -aún más- por dar fe de todo su talento y virtuosismo.

Mujer temprana, valiente y apasionada por y para la música, emprendedora, segura y elegante. Todo es poco para para definir una gran referente musical en A Coruña, Galicia y España.

Admirada por su figura, su legado y su innovación como directora y compositora, está respaldada por una magnífica carrera, pero no solo como artista, sino también como educadora. Ella comienza a tocar el piano a una edad muy temprana, y también muy pronto en aprobar la carrera superior de este instrumento en el Conservatorio Superior de Música de Madrid, a los 14 años. Con los maestros García de la Parra y Conrado finaliza Estudios de Armonía y Composición. Vuelve a su ciudad natal y toca el piano con el Grupo Ofelia Nieto y a la vez trabaja como profesora de piano.

 El 21 de diciembre de 1934, a los 16 años, esta pionera da un paso más: dirige la Orquesta de Profesores de A Coruña actuando en el Teatro de A Coruña Rosalía de Castro con la zarzuela "La fama del tartanero", con la Agrupación Ofelia Nieto, a quien seguirá acompañando como pianista y directora durante los años siguientes.

Posteriormente, residió en Valencia y Barcelona para después establecerse en Madrid, a los 24 años. Es en la capital, en el Teatro Español, donde estrena la opereta infantil compuesta por ella y con letra de Fernando Navarrete Monteserín, su esposo, y Julio Ponte Malibú, "Los cerditos y tú"; y donde es nombrada asistente interino de Solfeo del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Inmediatamente, obtiene el puesto de maestra especial de Música y Declamación en el mismo centro, lugar que conjuga con la dirección del coro Alcalá de Vega y la composición de un lieder muy delicado como "Padrón", o de piezas corales como "Pazo de Vega" y otras.

Sus brillantes composiciones e interpretaciones y sus méritos didácticos, su trabajo de investigación y su contribución al desarrollo moderno de música gallega, justificó plenamente la concesión de la Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio con solo 34 años.

Actuó extensamente en España como pianista y directora de los coros Anaquiños d’a Terra, del Centro Gallego de Madrid, y Grupo de la Ópera de Madrid, y también del coro de voces blancas Iria Flavia, creado por ella y con la que da a conocer en la capital las cantigas de Martín Codax y de Alfonso X el Sabio. Grabó varios álbumes. Participó activamente durante años en las emisiones para América de Radio Nacional de España, junto a Pedazos de tierra.

Paralelamente a todo esto, continúa con su tarea docente, y en 1962 obtuvo, por oposición, el cargo de profesora de Solfeo de la Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Becada por la Fundación March. Viaja a Alemania, Bélgica y Francia a estudiar Acústica y Ritmo, lo que le permite mejorar su nivel didáctico y técnico de sus enseñanzas. Fallece el 9 de noviembre de 1971 y es protagonista de diversos reconocimientos en su tierra gallega y por sus numerosos alumnos. Deja algunas obras por estrenar, entre ellas la zarzuela gallega "A represa y el río", con letra de Antón de Santiago. Nito, que finalmente ve la luz en el Teatro Colón de A Coruña el 17 de enero de 1983 y, pocos días después, en Santiago  en la Plaza de la Quintana.

En 2016, en el 45 aniversario de su muerte, sus hijas, Mariví y Ana María Navarrete y su nieta participaron en un acto de homenaje en A Coruña, y aprovecharon para contar sus recuerdos, lo joven que era cuando falleció, con solo 53 años y para recordar a su madre paseando con su abuela por Madrid cuando fueron a buscar a la niña que tocaba el piano en la mesa del comedor. Recordaron con gran orgullo la temprana edad a la que terminó su carrera y lo joven que era su madre dirigiendo una orquesta con traje blanco, largo y vaporoso.

Privilegiadas, su infancia y juventud la disfrutaron rodeadas de la música. Las chicas recuerdan que, a pesar del arduo trabajo de los ensayos que había, nunca habían sentido falta de atención. Para contarles una historia, su madre comenzó tocaba algunas de las piezas de Grieg en el piano. 

Una mamá versátil e incombustible, llena de recursos para sus hijas y su familia. Todo un ejemplo de mujer. Maravillosos recuerdos que no podrían terminar de otra manera que con sus hijas dedicándose a la música. Mariví fue profesora del Conservatorio Amaniel de Madrid. Ana María, profesora del Conservatorio Superior de Música de Madrid, donde es la autora de los doce famosos libros de lenguaje musical, entonación y rítmica que todos los niños - yo misma cuando era pequeña- estudiaron y estudian en el Conservatorio. 

Junto a su trabajo, ellas, sus hijas, son el mejor legado musical de Mili Porta, una mujer de increíble mérito que logró la excelencia como pianista, compositora y directora de orquesta. @mundiario

Mili Porta Siso, la primera directora de Orquesta de España
Comentarios