María Fidalgo y Méndez Romeu, en el Congreso Internacional de Emilia Pardo Bazán

María Fidalgo y Méndez Romeu y el cartel del congreso. / Mundiario
María Fidalgo y Méndez Romeu y el cartel del congreso. / Mundiario
Expertos internacionales de 40 universidades, entre ellos María Fidalgo Casares y José Luis Méndez Romeu, colaboradores de MUNDIARIO, en el evento académico más renovador sobre Emilia Pardo Bazán.
María Fidalgo y Méndez Romeu, en el Congreso Internacional de Emilia Pardo Bazán

¿Estaba todo estudiado sobre la gran doña Emilia Pardo Bazán? En absoluto. Y así quedó de manifiesto en el Congreso Internacional Emilia Pardo Bazán en su Centenario. Literatura y vida en los siglos XIX, XX y XXI, que reunió en A Coruña, ciudad natal de la escritora, a una centena de investigadores de cuarenta universidades.  El poder de convocatoria de la figura de Pardo Bazán hizo que comparecieran no solo ponentes de universidades gallegas y españolas, sino también europeas y estadounidenses como Purdue, Cornell, Emory, Boston University, University College (Londres),  Amsterdam, París, Pisa, Bolonia (Italia) o incluso El Cairo. Entre los investigadores del importante evento, José Luis Méndez Romeu y María Fidalgo Casares, colaboradores de MUNDIARIO.

Del 22 al 25 de septiembre, a cien años de su muerte, la vitalidad de la obra y la fuerza de la biografía de la famosa escritora se impusieron con contundencia en las distintas ponencias presentadas. El objetivo de este congreso se consiguió con creces: no solamente escrutar la ingente obra pardobazaniana desde perspectivas historicistas, biografistas, filológicas o críticas, sino acercar la figura de Pardo Bazán al lector actual y al momento presente. Frente a la visión “momificada” de investigadores clásicos, en este congreso el legado humano y literario de Doña Emilia brilló con luz propia y con una modernidad tan rotunda que se demostró que su mensaje vital no ha perdido vigencia.

Brillante inauguración

El rector de la Universidad de A Coruña, Julio Abalde, estuvo acompañado en la inauguración por el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, el coordinador general del congreso, José María Paz Gago, y José Luis Ageitos, de la Real Academia Galega, que quiso homenajear al recientemente fallecido Xosé Ramón Barreiro, decisivo impulsor de los estudios pardobazanianos. Tras él intervino Carmen Riera, de la Real Academia Española.

El balance del Congreso Internacional Emilia Pardo Bazán en su centenario. Literatura y vida en los siglos XIX, XX y XXI no pudo ser más exitoso no solo por la calidad de las ponencias, sino también por la gran acogida de crítica y público.  Cuatro intensos días en los que los investigadores procedentes de universidades estadounidenses y europeas realizaron un completo recorrido por el poliédrico panorama creativo y vital de la autora coruñesa.  El congreso abordó los más diversos ámbitos, muchos de ellos inéditos y de una gran originalidad, desde su ideología o su feminismo a su producción literaria, los viajes, la moda las artes o la gastronomía.

20210924_170738

Los doctores María Fidalgo y Sánchez García. / Mundiario 

Ponencias de Méndez Romeu y María Fidalgo 

En relación con la música destacó José Luis Méndez Romeu, exconselleiro y exconcejal de Cultura en A Coruña con una ponencia titulada La mirada de Emilia Pardo Bazán en sus críticas musicales. Explicó que Doña Emilia había publicado más de dos mil artículos en unas ciento diez revistas y diarios. De entre ellos, un número significativo trataban sobre música y en especial sobre ópera. Aclaró que, aunque la escritora apreciaba la música religiosa y la música popular, en especial amaba las óperas de Wagner. Abonada al Teatro Real, la insigne autora comentaba los estrenos, el ambiente entre el público, las escenografías y  el desempeño de los cantantes. Méndez Romeu afirmó que la autora sentía menos interés por las óperas italianas y fue crítica con las óperas españolas. Sus crónicas reflejan varias décadas de vida musical e indican sensibilidad estética, amplios conocimientos sobre los antecedentes literarios de las óperas y opiniones avanzadas.

Por su parte María Fidalgo Casares hizo un original y completo  análisis de la importancia del abanico en la obra de la escritora desde poliédricos puntos de vista nunca antes estudiados. La investigadora, con relación familiar con la escritora, valoró su colección de abanicos haciendo especial hincapié en el abanico del Museo de Bellas Artes de A Coruña y como experta en iconografía bélica, quiso detenerse en la pieza dedicada al General Prim en la Batalla de Castillejos, regalada por Blanca Quiroga, hija de Doña Emilia y viuda de Cavalcanti, héroe del Taxdirt, que conserva el Museo del Ejército. 

El Paraninfo de la Universidad de A Coruña y  la Fundación Barrié fueron escenarios del desarrollo de las jornadas. El Congreso ha supuesto el evento más profundo y renovador jamás realizado en relación a la escritora gallega. Una revisión del programa de participantes deslumbraba, tanto por la calidad investigativa de los ponentes, como por las parcelas abordadas. Aún así todas las ponencias dejaron con “ganas de mas” y pusieron de manifiesto la necesidad de una revisión continua de su legado que justificaba con creces, entre otros motivos, la creación de un Instituto de Estudios Pardobazanistas, ubicado como no podía ser de otra manera en el recientemente recuperado Pazo de Meirás. Las Torres de Meirás, su nombre original, fueron el centro vital y creativo de la autora.

En esta línea, la intervención  del profesor de la University of Amsterdam Germán Gullón, que cerró las jornadas, recalcó: “La figura de Emilia Pardo Bazán ha permanecido ensombrecida por la misoginia y capas críticas, ha llegado la hora de realizar una intensa restauración literaria de Emilia Pardo Bazán, y qué mejor que traerla a su casa, las Torres de Meirás y profundizar en  su trascendencia y aportación”. @mundiario

María Fidalgo y Méndez Romeu, en el Congreso Internacional de Emilia Pardo Bazán
Comentarios