MasterChef España: un concursante es eliminado por un platillo ‘a lo Ikea’

Yannick, aspirante eliminado de MasterChef España 10. / TVE
Yannick, aspirante eliminado de MasterChef España 10. / TVE

Yannick es expulsado de las cocinas tras fallar en la elaboración de un emblemático plato francés que se cocina en el interior de una vejiga.

MasterChef España: un concursante es eliminado por un platillo ‘a lo Ikea’

Yannick se ha quedado fuera de MasterChef 10 después de que fallara al elaborar un antiguo plato francés que antecede al cocinado al vacío. El mitad belga y mitad murciano es expulsado tras una compleja eliminación que incluso tuvo a Jordi Cruz dando tumbos, después de que se lanzara al reto de cocinar un ave en su propia vejiga.

Tras un receso de una semana por el debate electoral en Andalucía, transmitido por TVE, la décima temporada de MasterChef España regresa con todo. Una durísima prueba de eliminación tuvo a los participantes al borde de la expulsión.

Con la visita sorpresa del humorista ‘Flo’ Florentino Fernández (MasterChef Celebrity 5) y del chef Albert Boronat, los delantales negros se enfrentaron a cocinar un ‘poulet de Bresse en vessie’, un plato donde cocieron la proteína y elaboraron cuatro guarniciones, empleando una técnica llamada ‘vessie’, en la que el ave es cocinada en su propio jugo en el interior de su vejiga.

Ante las miradas desconcertadas de los aspirantes por el reto de Pepe Rodríguez, Jordi decidió ponerse la chaquetilla y encender los fogones. No la tuvo fácil, la vejiga se le rompió y debió repetir sus elaboraciones. Una prueba tan difícil para un jurado se convirtió en una tortura para los que estaban en el ‘foso’ y que se jugaban su permanencia en el reality.

Una prueba muy complicada

Como el cocinado de exteriores en Cáceres no dio a ningún equipo como ganador, Yannick, María Lo, Verónica y Claudia fueron directo a la prueba de eliminación con base en el desempeño en la prueba por equipos. Los cuatro delantales hicieron lo que pudieron, pero la peor parte se la llevó María Lo, que terminó con el brazo quemado al introducir su presa en la olla, y perdió tiempo mientras la curaban.

A pesar de ello la gaditana consiguió recuperarse, cocinando con seguridad y eficacia que fue elogiada por Samantha, Jordi y Pepe. “El plato está muy por encima de lo que te he visto trabajar. Está muy rico y jugoso”, señaló Pepe. Por su parte, Verónica y Claudia no cumplieron las expectativas, al pasarse de cocción con esta técnica.

A Verónica le llovieron críticas por no querer desprenderse de su pin de la inmunidad. Pese a que podía salvarse de la eliminación empleando su comodín, Verónica confió en su plato, pero se terminó llevando un varapalo cuando Jordi le criticó en la gala final, diciendo: “Esto no es minimalismo, es mínimo”. Claudia se llevó un fiasco similar, cuyo platillo fue catalogado de “insípido y descafeinado”.

Pollo ‘a lo IKEA’

Al momento de juzgar el platillo elaborado por el concursante belga, él mismo decidió dedicar su ‘Pollo sueco’ a la famosa compañía de muebles en la que trabaja. "Has hecho bien en brindar este plato a la empresa sueca, porque todos los elementos están sin encajar”, criticó Pepe Rodríguez.

“O me das las instrucciones, o estoy perdido: el pollo no sabe a nada, le falta mantequilla y trufa, al puré le falta mantequilla y leche, para saber a puré, y no me gustan las salsas", le dijo Pepe Rodríguez. Jordi coincidió en esos aspectos y además se encargó de informarle de que el plato tenía demasiada sal.

La clara vencedera fue María Lo, quien subió a la galería a encontrarse con Adrián, Luismi, Patricia, Jokin y David. Por un pelo se salvaron las otras dos cocineras, de quienes los jueces elogiaron aspectos de sus respectivas guarniciones y salsas. "Has aprovechado el tiempo de la cocción del pollo para hacer cuatro guarniciones, pero ninguna estaba rica. Y el pollo estaba pasado”, ha sido el veredicto antes de nombrar a Yannick como el noveno eliminado de esta edición.

"Prefiero tomarme todo lo positivo que he ganado aquí, que centrarme en lo que no pudo ser", dijo Yannick en su despedida, asegurando que el programa le ha cambiado la vida y que se lleva los conocimientos y la experiencia. "No todo sale siempre bien y no pasa nada, como persona nunca dejas de aprender. La cocina es muy bonita y me gustaría dedicarme a ella en algún momento", afirmó el belga colgando su delantal.

Una mala noche

El programa 8 de MasterChef comenzó mal para el belga. Desde el inicio no destacó en ninguna de las primeras pruebas, ni siquiera en la que se supone es su punto fuerte: la repostería. Con la ganadora Ana Iglesias (MasterChef 8) que vino a celebrar su matrimonio, y con la visita de Amelicious (MasterChef 9), los aspirantes debían complacer a cinco parejas comprometidas replicando el pastel de bodas de sus sueños.

El desastre llegó por todos los extremos en una prueba por parejas que puso de nervios a todos los concursantes. Entre los gritos de Patricia, el desmoronamiento de los bizcochos de María Lo y David y el papel de cocina que quedó en el interior de la tarta nupcial cruda que sirvieron el ahora expulsado y la exaspirante, los jueces lamentaron el desastre. “Lo que habéis hecho, no tiene nombre", espetó Jordi al valorar la primera prueba

Tenían que hacer tartas sin azúcar, sin gluten, una vegana, y dos con fondant para hacer decorados mexicanos y de superhéroes. La diversidad no vino de la mano cuando, en redes sociales, usuarios reaccionaron a que TVE haya invitado a cinco parejas heterosexuales como jurados de la cata, pero ninguna de la comunidad LGBTIQ+, en plenas celebraciones del Mes del Orgullo.

En la prueba de exteriores la cosa tampoco pintó bien. Habiendo quedado en el equipo azul, Yannick quedó atrapado entre la pelea de Patricia y de Claudia, y los jueces le reprocharon su lentitud a la hora de trabajar en un cocinado capitaneado por Pepe y Jordi a ciegas, por lo que el camino de Yannick en las cocinas de MasterChef ha terminado. @mundiario

MasterChef España: un concursante es eliminado por un platillo ‘a lo Ikea’
Comentarios