MasterChef 10: una apasionada participante se queda a las puertas de la semifinal

Claudia, undécima expulsada de MasterChef. / TVE
Claudia, undécima expulsada de MasterChef. / TVE

Claudia ha sido expulsada de los fogones, por muy poco, a nada de entrar a los cinco mejores aspirantes, en medio de una complicada prueba dedicada al food pairing.

MasterChef 10: una apasionada participante se queda a las puertas de la semifinal

Tras la emocionante despedida de Jokin la semana pasada, MasterChef 10 se ha cobrado una nueva víctima. La competencia, en su punto más duro, ha despedido a Claudia, quien se convierte en la última expulsada de las cocinas. La joven catalana de 28 años es eliminada a las puertas de la semifinal, que será el próximo lunes y de donde podremos conocer quiénes se enfrentarán por el título de vencedor.

La novedosa técnica científica del food pairing le ha costado a Claudia, por poco, la permanencia en los fogones. La dura prueba de eliminación a la que se enfrentaron también Adrián y David consistía en dejar de lado la teoría y aplicar la práctica, combinando ingredientes en función del aroma, dado que el olfato y el gusto están estrechamente relacionados entre sí.

De esa prueba cada aspirante tenía un alimento base, Adrián unas costillas de cerdo, David las alcachofas y en el caso de Claudia, aguacates, algo que le emocionaba particularmente. Cada uno debía, en un pizarrón, seleccionar otros ingredientes que pudieran mezclar de manera no convencional, utilizando sus conocimientos para determinar si, por aromas, podrían llevarse de la mano con lo que los chefs les habían asignado.

Los aspirantes se zambulleron en el desafío, adivinar los siete ingredientes que mejor combinan para según esta técnica, pero ninguno ha dado en el clavo. Adrián descubrió cuatro, mientras que David tres y Claudia cero. A la misión se les unió Pepe Rodríguez, juez favorito de la más reciente eliminada, que se atrevió a mezclar queso manchego con otros ingredientes, bajo la atenta mirada del invitado especial de la noche: el chef Toño Pérez del restaurante Atrio.

Una prueba muy difícil

El reto fue asumido, los delantales negros cocinaban por las últimas dos plazas en la semifinal. En el penúltimo cocinado por equipos María Lo, Patricia y Verónica habían conseguido clasificarse después de que los jueces valoraran mejor su participación que la del equipo rojo y la de Adrián, quien sufrió el agobio de la doble capitanía en un desafío de exteriores muy rockero.

Los jueces habían sido bastante claros, a estas instancias de la competencia hasta el más mínimo error podía dejar a cualquiera con un pie fuera de las cocinas. Pepe ha sido quien presentó primero su plato, el chef dejó a los televidentes con la boca abierta después de que construyera su obra a partir de un queso manchego que mezcló con fresas, moras, agua de coco, rosas o champán.

Adrián continuó en la línea que le hizo ser el mejor aspirante del primer cocinado, presentando un plato que gustó a los jueces, estuvo “rico” y equilibrado, además. Pero sus rivales no pasaron con tan pocas pegas como el vasco. Con David detectaron defectos de ejecución que demostraban “miedo”, mientras que con Claudia la sobrasada terminó eclipsando el protagonista de la noche: el aguacate.

Según los jueces, lo que le ha le faltado al plato ‘Tropical Ibericus’ ha sido la proporción y el equilibrio entre los ingredientes, algo que diferenció el platillo presentado por David, pero por muy poco.  “Le estoy pillando un asco al aguacate… Me lo he pasado muy bien durante la prueba, pero ahora con el resultado final delante tengo que reconocer que ha sido dura e intentas”, dijo Claudia durante su valoración.

Claudia y Verónica hacen las paces

La primera prueba de la noche consistió en una puja de casquería que les restó a todos los participantes bastante tiempo de sus cocinados, de la cual tan solo Adrián y María Lo consiguieron destacar. La actriz Raquel Meroño (ganadora MasterChef Celebrity 5), llegó a ayudarles, pero los platos de Patricia y de David no pudieron ser salvadas. “Tus ancas de rana y las patas de conejo de David podrían hacer una carrera. ¡Están vivas!”, ha bromeado Pepe.

El vasco fue coronado como vencedor de la primera prueba, ganándose todos los beneficios y poniéndose bajo el reflector en el cocinado de exteriores, literalmente. Adrián fue el protagonista de la visita a WAH, un espacio que aúna una experiencia gastronómica con una musical en Madrid.  La capitanía doble le sintió mal, pero aun así consiguieron sacar todos los platillos para los 60 comensales, artistas del local.

Otra de las sorpresas de la noche fue descubrir que Verónica y Claudia habían limado asperezas, la semifinalista lloró por la expulsión de su ahora amiga con quien empezó una relación con muy mal pie, pero ahora son hasta capaces de compartir su amor por Pepe. “Verónica y yo podemos compartir porque estoy muy en la línea de Verónica”, comentaba Claudia a los jueces. “El poliamor, el poliamor…”, contestaba Samantha Vallejo Nájera. “Pues la verdad es que sí, la he conocido, creo que tenemos muchas cosas en común”, remata Claudia.

“Le metes un disfrute a todo, al programa, a nosotros, especialmente a mí”, dijo Pepe Rodríguez, quien se despidió de su pupila favorita en la temporada. Por ahora, se viene la semifinal, donde Adrián, David, María Lo, Patricia y Verónica se jugarán todo o nada por las chaquetillas y la plaza en la final. @mundiario

MasterChef 10: una apasionada participante se queda a las puertas de la semifinal
Comentarios