Buscar

MUNDIARIO

María Peña Coto gana el premio de serie fotográfica en el concurso Viaxarte 2017

Las tres fotos  captan momentos de la vida en la aldea de Wae Rebo, de la cultura Manggaraian, en la Isla de Flores, Indonesia.

María Peña Coto gana el premio de serie fotográfica en el concurso Viaxarte 2017
María Peña Coto, artista asturiana, junto a su serie ganadora en Viaxarte 2017. / Francisco Puñal Suárez
María Peña Coto, artista asturiana, junto a su serie ganadora en Viaxarte 2017. / Francisco Puñal Suárez

Firma

Francisco Puñal Suárez

Francisco Puñal Suárez

El autor, FRANCISCO PUÑAL SUÁREZ, es colaborador de MUNDIARIO. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista y fotógrafo. @mundiario

“Viajar, para mi, es acercarme a las personas y a las culturas. No es sólo ver y sacar fotos sin más. Mi mirada es de aproximación a un modo de vivir, y sus dificultades.  Me gusta viajar con una implicación, hablar con la gente local, y adentrarme en cómo  desarrollan su vida” – expresa la joven artista asturiana María Peña Coto (http://www.mapecoo.com) , que ha ganado el premio a la mejor serie fotográfica en la XIV edición de “Viaxarte”, concurso que organiza la Concejalía de Participación e Innovación Democrática, del Ayuntamiento de A Coruña.

Al recientemente otorgado Primer Premio Asturias Joven de Artes Plásticas, por su trayectoria, ahora María recibe este nuevo estímulo y apoyo a su creación artística, cuestión que agradece.

La serie ganadora, de  gran valor antropológico, lleva por título: “Wae Rebo. Un reencuentro con el pasado y con la tierra”, y para llegar a ese pequeño y remoto poblado de la cultura Manggaraian, ubicado entre montañas, en el interior de la Isla de Flores, en Indonesia, María tuvo que viajar cuatro horas en moto, y después otras cuatro horas caminando, todo un reto.

Aldea de Wae Rebo, Isla de Flores, Indonesia / María Peña Coto

Aldea de Wae Rebo, Isla de Flores, Indonesia. / María Peña Coto

 

“Una vez allí –explica María – tocan con un bambú para avisar que ha llegado gente extranjera, y el jefe de la comunidad te recibe y autoriza que  puedes permanecer y  quedarte a dormir. Este es un poblado con condiciones de vida muy difíciles,  son autosostenibles, cultivan arroz y tienen gallinas. Cuando necesitan algo van a otros poblados, caminando descalzos. Tienen unos pies anchos, con la piel dura, por caminar en esas condiciones entre la selva. Mis tres fotos reflejan cómo viven esos pobladores y momentos de sus vidas. Sus gentes amables son la decimonovena generación de quienes fundaron este poblado hace unos 1000 años”.

María estuvo cuatro meses en Indonesia en el 2015 gracias a  una convocatoria que hizo el gobierno de ese país a jóvenes artistas,  por internet.

Jefe de la aldea de Wae Rebo, Isla de Flores, Indonesia / María Peña Coto

Jefe de la aldea de Wae Rebo, y una de sus nietas,  Isla de Flores, Indonesia. / María Peña Coto

 

“Con este viaje –dice – adquirí un punto de vista sobra la vida y el  mundo, muy rico. Indonesia es un país integrado por más de 17 mil islas. Poseen culturas y religiones que no tienen que ver la una con la otra. Aunque yo estaba con la base en Bali, pude viajar a la isla de Flores, Java, Borneo, y cada sitio era diferente, una zona era cristiana, otra musulmana, otra hinduista, etc”

“El viaje tenía como objetivo –añade-  exponer lo que habíamos aprendido allí en ese tiempo, y yo estaba aprendiendo danza balinesa y a tocar un instrumento musical que se llama gamelan, un xilófono metálico que se toca con un martillo, y al final actuamos para un canal de televisión de ese país”.

Generación tras generación, en la aldea de Wae Rebo, Isla de Flores, Indonesia / María Peña Coto

Generación tras generación, en la aldea de Wae Rebo, Isla de Flores, Indonesia. / María Peña Coto

 

María Peña Coto es licenciada en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid (2007 – 2013); en ese mismo centro de altos estudios hizo un Máster en Cooperación Internacional para el Desarrollo (2013 – 2014) , y completó estudios en la  Escuela de Comunicación y Artes Visuales de la Universidad de Sao Paulo. (Beca Iberoamericana del Banco Santander 2011)  y  en The University of Arts of London, Beca Erasmus. Londres 2012.

Ha realizado  ya ocho  exposiciones personales, y ha participado en doce colectivas.  Ha viajado a China, y  New York , donde ha puesto de relieve su valor creativo en  importantes obras.

La obra de María abarca múltiples facetas de las bellas artes: pintura,  escultura, instalación, y  fotografía, y el reciente  Primer Premio Asturias Joven de Artes Plásticas le ha dado la posibilidad de exponer en Oviedo, Avilés, Gijón, y muy pronto en Madrid.

Esta artista autónoma tiene una gran implicación en proyectos sociales que ha desarrollado en Haití;  Sao Paulo, Brasil; Formosa,  Argentina, en Cañada Real, Madrid; con diferentes actividades artísticas y culturales,  para  mejorar  la autoconfianza de los jóvenes y acercarles el arte como medio alternativo para expresarse, comunicar y divertirse.

“Me inspiro en las personas y en los viajes, con una fuerte conexión social, en los retos que afrontamos en la actualidad” – finaliza.

El premio en foto individual de “Viaxarte 2017” lo obtuvo David Varela Ramos, con “Una mirada un suspiro”, tomada a dos mujeres en Marruecos. Y la exposición, con numerosas imágenes que participaron en esta edición, puede verse en la sala Plataforma 14, del Forum Metropolitano, en A Coruña.