Buscar

MUNDIARIO

La literatura como refugio y escapismo en la escritora romántica Anna Soler

Asegura Anna Soler que: "Escribir lo es todo, es mi casa, mi refugio, mi mejor amiga (también me enemiga) es totalmente una liberación".
La literatura como refugio y escapismo en la escritora romántica Anna Soler
Portada de Al límite de la pasión./ Anna Soler
Portada de Al límite de la pasión./ Anna Soler

Anna Soler busca en sus novelas románticas una forma de escape y de reconciliación personal con la realidad.

El crecimiento de escritoras románticas y del género erótica se multiplica en plataformas como Amazon cada año. Se confirma así una tendencia al consumo de este serie de libros que alcanza a un mayor número de lectores según aumenta el número de obras.

La autoedición ha facilitado que escritoras como Anna Soler encuentren en la novela romántica y en Amazon una forma de expresar sus sentimientos, afectados por la necesidad de evadirse de un mundo que, en ocasiones, le ha resultado incomprensible y hostil.

En la siguiente entrevista, Soler responde a preguntas en torno a esa relación íntima entre lo vital y lo romántico:

-¿Cómo nació en ti esta afición por la literatura?

-Digamos que fue una “llamada” una necesidad de escapar del dolor y la soledad.

No tuve una infancia fácil. Sufrí bullying, y eso en parte me marcó profundamente. En esa época supongo que fue cuando más me refugié en las letras, en la escritura. Me encantaba evadirme de todo, coger la lápiz y libreta, e imaginar mis propias historias y personajes a los que moldeaba a mi semejanza.

A medida que fui creciendo comprendí que aquel mundo de las letras era mi mundo, y desde ese día no he dejado de escribir. Mis primeros escritos fueron relatos y poesía, y con catorce años, terminé mi primera novela romántica, la cual la conservo en un baúl, a la espera de publicarla algún día.

Creo que no elegí empezar a escribí, la escritura vino a mi como mi salvación.

- ¿Qué historias se focalizan en tus novelas?

-Principalmente el amor.

No imagino ni una solo de mis novelas sin profundizar en ese sentimiento.

Soy una romántica empedernida. Por eso, cuando me formo la idea de como serán los personajes, la trama, y demás, el fondo del telón, debe ser el amor.

También la amistad, el cariño o la pasión, evidentemente.

Pero para mi no puede faltar el amor. Soy muy sentimental a la hora de focalizar, pues para mí es una manera de expresarme, de mostrarme tal cual soy mediante el amor que puedan transmitir mis letras al lector.

Si logro emocionar y que sientan mis mismas emociones, habré conseguido mi único objetivo de empatizar con el lector.

-¿Por que optaste por las plataformas digitales?

-En un principio confieso que no fue mi primera opción. Cuando en 2014 publiqué mi primera novela, lo hice de la mano de una editorial (por llamarla de alguna manera), pero la cosa no funcionó. Ese mismo año varias editoriales se interesaron en mis manuscritos, pero preferí no aceptar sus ofertas, y en 2016 decidí tomar las riendas, y me lancé a la autopublicación.

Me hice autora indie, cansada de la burla estafa de las mediocres editoriales, quería volar por libre y tener yo el control de mis publicaciones, y sobre todo sinceramente, de mis ganancias, ¿por qué no decirlo?

Publicar en las plataformas digitales me dio confianza y seguridad, y poco a poco fui evolucionando en ese desconocido terreno.

Fue digamos, mi trampolín, y no me arrepiento a día de hoy de mi decisión. La autopublicación te da libertad, esa independencia que te obliga a cometer locuras. Amo esa libertad y, si ahora viene Planeta, y me dice “¡Ostras, queremos qué formes parte de nuestro equipo de escritores!” seguiría pensando lo mismo, “No, gracias”. De momento solo contemplo publicar en plataformas digitales, aunque como dice el dicho “nunca digas de este agua no beberé”.

-¿Qué lecturas han inspirado tu creación literaria en este tiempo?

-Si te refieres a mis gustos literarios son varios. Me gusta leer de todo un poco. Es bueno educar a la mente con distintas lecturas.

Me gusta Megan Maxwell, como autora de romance y erótica, pero también me decanto por los clásicos de Miguel Cervantes, o Unamuno. Jane Austen me enseñó a amar la novela de época, con Orgullo y prejuicio. Me apasiona leer historia, pero también aventura, y sobre todo romántica, antes mencioné a Megan Maxwell, pero Virginia Woolf o Rosamunde Pilcher, son mis favoritas.

También me inspira la poesía de Bécquer, o William Shakespeare.

Cómo te digo en ese sentido soy algo versátil. Soy una especie de biblioteca andante, aunque no te voy a mentir, últimamente no saco tiempo para la lectura como querría.

- Para ti, ¿escribir es una liberación o un oficio?

-Es una liberación. Pero, claro, en estos tiempos que corren, también es un oficio, del que desgraciadamente no todo el mundo puede vivir.

Siendo sinceramente realista, nadie vive de la literatura. Decir otra cosa es engañarse.

Pero para mí no deja de ser esa liberación que necesito, ese fluido de libre pensamiento que dejo escapar como un desahogo a mis miedos, a mis inquietudes, o mi felicidad.

Escribir lo es todo, es mi casa, mi refugio, mi mejor amiga (también me enemiga) es totalmente una liberación, mi válvula de escape del mundo, una forma de poder evadirme y sentir que puedo ser yo, sin mentiras, sin un disfraz.

-Gracias

-Ha sido un verdadero placer. Gracias a ti. @mundiario