Buscar

MUNDIARIO

El legado de Ennio Morricone: más de 500 bandas sonoras

El maestro italiano falleció a los 91 años de edad tras más de seis décadas de trayectoria en el mundo de la música.
El legado de Ennio Morricone: más de 500 bandas sonoras
Ennio Morricone en el Slovnaft Arena de Bratislava . / Web de Ennio Morricone
Ennio Morricone en el Slovnaft Arena de Bratislava . / Web de Ennio Morricone

María Recondo

Colaboradora.

A Morricone le debemos bandas sonoras tan icónicas como la de Cinema Paradiso, Érase una vez en América, El bueno, el feo y el malo o Los intocables de Eliot Ness. Se había retirado de los escenarios en 2019 precisamente porque los achaques de la edad eran ya muy notorios, y lo hizo con una última serie de conciertos por Europa. Esta vez, nos dice adiós de manera definitiva, aunque su música será siempre parte de la historia del cine.

Además de otros muchos galardones recibidos durante su carrera, el compositor italiano iba a recibir en octubre de este mismo año el premio Princesa de Asturias de las Artes junto a su compañero de gremio John Williams, ambos grandes compositores con reconocimiento a nivel internacional por su inmensa aportación a la gran y pequeña pantalla. Entre otras muchas estatuillas obtenidas durante su carrera, que incluyen varios BAFTA, Grammys y Globos de Oro, Ennio Morricone fue homenajeado con el Óscar Honorífico en 2006, habiendo sido nominado previamente en 5 ocasiones, y ganando finalmente el Óscar a Mejor Banda Sonora en 2016 por Los odiosos ocho, de Quentin Tarantino.

Aunque también era director de orquesta y compositor de música clásica, siempre fue más reconocido por sus trabajos en cine. Esta faceta de su carrera fue propulsada al estrellato en 1967 al introducirse en el mundo de los spaghetti western con Por un puñado de dólares, que fue, de hecho, una coproducción entre Italia, Alemania y España. Entre las declaraciones hechas tras su muerte por figuras de la política italiana tales como el Ministro de Cultura del país, le agradecen, no solo su inmenso trabajo, sino también cómo éste ayudó a consolidar el prestigio del cine y la música italianos, y reconocen su obra como “orgullo nacional”.

Ennio Morricone fue descrito, con razón, como una de las personas más influyentes en su campo del siglo XX; sus piezas no se vieron nunca limitadas por el género de la obra audiovisual, y la crítica coincide en que son capaces de transmitir acompañando a la narración, complementando la historia y a la vez trascendiendo por sí mismas. Cuando él compone, la música tiene tal presencia que es un personaje más y no un ambiente. Su versatilidad en cuanto a melodías, géneros y respecto al uso de instrumentos estuvo siempre al servicio de la emoción, un compromiso firme que elevó su obra, consolidándolo como un referente para sus contemporáneos y para todos los compositores que lo siguen. @mundiario