Buscar

MUNDIARIO

Laura Crespillo o la versatilidad de los géneros a través de la autoedición

"El día que deje de escribir dejaré de ser yo. No he nacido para ser solo la mamá de Adrián, la mujer de David o la profe de lengua", comenta Laura Crespillo. 
Laura Crespillo o la versatilidad de los géneros a través de la autoedición
Portada de El Príncipe de Hammurabi: el libertador de Oriente./ Amazon
Portada de El Príncipe de Hammurabi: el libertador de Oriente./ Amazon

Como en otras ocasiones, desde Mundiario, os presentamos uno de esos autores que han optado por la labor de autoedición.

Sin duda, el auge de publicaciones digitales y la creación de centenares de foros y grupos en Facebook han hecho que el estudio de lo literario se contemple desde otra visión mucho más abierta. La interacción entre autores y lectores, los sorteos, las promociones y la aparición de nuevos escritores es un flujo constante en nuestro idioma.

Es el caso de Laura Crespillo, cuya trayectoria literaria caracterizada por su naturaleza miscelánea ha encontrado su difusión a través de las redes y las plataformas digitales.

Su obra diversa y con una ilusionante perspectiva de adaptación al género para lograr que su lenguaje llegue al gran público indica que su labor no es exclusiva, sino que forma parte de ese universo multifacético donde pseudónimos y heterónimos encajan a la perfección a través de Amazon.

El príncipe Hammurabi: el Libertador de Oriente es la última novela escrita por David Plaza y Laura Crespillo. Está dirigida especialmente a jóvenes y a lectores de novela histórico- fantástica. Es la primera vez que David Plaza pasa de ser lector a ser escritor, pero Laura Crespillo lleva escribiendo desde bien pequeña.

A los cuatro años, terminó su primer libro y, a los once, escribió un relato de miedo que tuvo gran éxito entre todos sus compañeros de clase y, a partir de entonces, ha publicado obras de teatro como Las sanas Pi, adaptaciones de obras clásicas para niños (Hamlet, La vida es sueño y El avaro), relatos  como "Margaritas azules", libros de consulta como Estoy embarazada y muchos cuentos infantiles.

Esta polifacética autora también lleva años escribiendo criticas teatrales (su paso por la RESAD dejó mucha huella en ella) y artículos de investigación en diversos medios, sobre todo cuando trabajó en el CSIC.

Ahora se dedica a la enseñanza y prefiere escribir textos divertidos y didácticos que podemos encontrar en Amazon.

-¿Por qué te has decidido a escribir de manera conjunta este libro El príncipe Hammurabi. El Libertador de Oriente?

-Por diversión y por repartirnos el trabajo. David hace todo el trabajo grueso de investigación y Laura "lo pone bonito" e introduce esa literariedad a sus historias.

Después, discutimos tumbados en la cama y en el coche sobre lo que les va a pasar a nuestros personajes. A veces, tenemos auténticas peleas porque no nos ponemos de acuerdo. Es lo que tiene trabajar con tu pareja. Recuerdo -dice Laura- que le cogí bastante manía al personaje de Freia y quería matarla a la mitad de la novela, pero David no me dejaba hacerlo. Llegamos a discutir por el tema. A veces, pierdes la perspectiva y crees que tus personajes son reales. Lo cierto es que me sigue cayendo fatal la " rubia mística".

-¿Qué tipo de lector consume estas novelas histórico fantásticas?

-Desde adolescentes hasta adultos con ganas de vivir aventuras y disfrutar de la magia de la juventud. Ten en cuenta que esta novela combina elementos históricos del siglo XVIII a.C. con amor, magia, amistad y guerra.

Es una lectura muy ágil que recrea muy bien los ambientes y avanza rápidamente por lo que se hace una lectura amena para cualquiera. Lo que más nos han comentado nuestros lectores ha sido lo variada que es y lo rápido que se leen los capítulos. Son muy cortos e intensos.

-Laura, tú eres una escritora que has trabajado también el relato infantil. A muchos sorprenderá esa facilidad para moverte en diferentes géneros. ¿Cómo lo consigues?

-Depende de mis horas de sueño y de lo que haya comido. Es broma. Ahora, en serio, me encanta cambiar de registros y de géneros. Eso mantiene mi mente fresca y activa.

De hecho, suelo escribir varias cosas simultáneamente. Lo increíble es que las termino. Escribir hace que mi vida sea más interesante y rica. El día que deje de escribir o inventar dejaré de ser yo. No he nacido para ser solo la mamá de Adrián, la mujer de David o la profe de lengua.

Necesito tanto mis libros como el respirar y me encanta compartirlos. De hecho, suelo regalar muchos, si tengo la certeza de que se los van a leer.  Me encanta el trato con los lectores. Escribidme, proponedme temas o historias, dadme vuestra opinión... Os dejo aquí mi mail, incluso, [email protected]

-¿Por qué habéis optado por la autoedición y por plataformas como Amazon?

-Por la libertad que te da publicar libros exactamente como uno quiere sin tener que supeditarnos a las exigencias de las editoriales, a las presentaciones que ahora con nuestro bebé no podríamos hacer,  al escaso margen de beneficio, a que tu novela sea una más entre muchas...

Por supuesto, sabemos que esto trae también consecuencias negativas como la falta de visibilidad en el mercado, pero por suerte contamos con gente implicada como vosotros que nos apoya. 

-¿Qué referentes literarios tenéis a la hora de escribir?

David tiene sobre todo El señor de los anillos y la colección de Descubre tu propia aventura. También lee mucha novela biográfica y bélica. Laura tiene más referentes clásicos del tipo La Iliada, La Odisea, El asno de oro... Y su querido Don Quijote. Además, es una apasionada de las obras de teatro. Adora leer teatro, en especial de Lorca, Beckett, Ionesco, Arrabal, teatro griego, ....

-Vivimos en tiempos complejos. ¿Crees que la literatura fantástica es una forma de evasión?

-Claramente sí. Leer este tipo de libros hace que tu mente se libere y deje por un momento los problemas aparcados. Si hubiese más fantasía y aventuras en nuestras vidas, y por supuesto más lecturas seríamos todos mucho más felices.

Gracias, Laura. @mundiario.com