La pasión entre el cine y la Toscana con maldición incluida

Belleza robada.
Belleza robada.
Selección de cinco películas rodadas en la región de la Toscana, Italia, en las que su monumental belleza son el marco que lo envuelve todo.
La pasión entre el cine y la Toscana con maldición incluida

Tomando como excusa el estreno de la comedia dramática Una villa en la Toscana en la que James D’Arcy se estrena en la dirección y guión de largometrajes dirigiendo a Liam Neeson, recordaremos 5 películas en las que esta región del centro de Italia sirve de inspiración y marco para contarnos otras historias; todas ellas comedias dramáticas donde el amor, la pasión y la naturaleza son los denominadores comunes para atraer al espectador a la pantalla.

Si bien son muchas las películas que han hecho fluir su trama en Florencia, capital de la Toscana, nos alejamos del centro urbano para disfrutar de las zonas más rurales donde los viñedos parecen marcar las líneas geográficas del terreno y las puestas de sol derramándose sobre los sutiles montes estremecen al más terco.

Belleza robada

En 1996, el italiano Bernardo Bertolucci colocó al frente de este drama romántico a una jovencísima e inexperta Liv Tyler que con solo 18 años acaparó cada resquicio de esta sensual estampa que Bertolucci nos mostró de la Toscana. Prados de flores silvestres, viñedos, jóvenes ávidos de experiencias sexuales y arte sudando por cada piedra de este paraje rural en el que el personaje de Tyler veranea tras el suicidio de su madre.

Bajo el sol de la Toscana

En 2003 se estrenaba esta comedia dramática estadounidense dirigida por Audrey Wells quien escribe también el guión, una adaptación de la novela biográfica de Frances Mayes, novelista estadounidense que en este auténtico best seller cuenta sus vivencias desde el momento en que compra, junto a su pareja, una casa de campo en la Toscana.

Wells elimina la relación de pareja de inicio para presentarnos a una Diane Lane interpretando a una escritora recién divorciada que vive una auténtica crisis creativa. Su mejor amiga, interpretada por Sandra Oh, le regala una semana de vacaciones en un pueblecito de la Toscana, pero esa semana acabará convirtiéndose en mucho más cuando Lane decide adquirir una vieja casa y reformarla.

De nuevo maravillosos parajes, el arte, en este caso literario, representado en el personaje de Lane (en el caso de Belleza Robada el arte principal era la pintura) y romances que irán surgiendo a medida que avance la trama. Una película que contó con 18 millones de dólares de presupuesto y recaudó 59 millones.

El tirón de la Toscana acababa de empezar para mal de los directores que se han atrevido a rodar sus comedias romántica allí, puesto que todos ellos, empezando por esta Audrey Wells, han visto como sus incipientes carreras como directores de cine prácticamente nacían y morían en la bella Toscana.

En un rincón de la Toscana

En el 2005, Brad Mirman firmaba el guión y dirigía esta comedia romántica británica para después desaparecer del mundo del largometraje como director.

Protagonizada por Joshua Jackson, de nuevo el arte literario sustenta la trama de la película en la que un aspirante a escritor y joven editor viaja a la Toscana con el fin de convencer a un exitoso novelista para que vuelva a escribir.

Jackson saltó a la fama con la serie Dawson crece (1998-2003), tiempo que aprovechó para hacer algunas películas interesantes como Rumores que matan (2000), The Skulls: sociedad secreta (2000), La maldición (Cursed) (2005). Pero fue otra serie, Fringe (2008-2013), la que le devolvió al lugar que este actor merece y tiempo después otra serie, The Affair (2014-2016).

Cartas a Julieta

Año 2010. El estadounidense Gary Winick dirige esta nueva comedia romántica ambientada en la Toscana con Amanda Seyfried como protagonista. Tras este filme, Winick no tuvo oportunidad de rodar más películas; muere meses después con 49 años.

Esta película vuelve a repetir el esquema de las anteriores: protagonista apegada a carreras profesionales artísticas o creativas, en este caso una joven que trabaja en la prestigiosa revista The New Yorker se va de vacaciones con su novio, un chef interpretado por Gael García Bernal, a Verona, Italia. Allí descubre una carta dirigida a una tal Julieta. La remitente es Claire (Vanesa Redgrave) una mujer que trata de localizar a Lorenzo (Franco Nero) un hombre con el que vivió una aventura en Italia durante su juventud. Sophie decidirá buscar a este antiguo amor por la Toscana.

Edulcorada historia de amor con bellos y rurales parajes italianos. Una más a sumar a la lista de “películas en la Toscana” que también triunfó en taquilla.

Un atardecer en la Toscana

La última seleccionada es esta película polaca dirigida por Jacek Borcuch, quien, por ahora, y tras el estreno en 2019 de este film, no ha estrenado ningún nuevo trabajo.

La película recibió el premio especial del jurado en el Festival de Sundance de 2019 y se centra en una mujer, ganadora del Premio Nobel de Literatura, de nuevo la seña de identidad de estas películas: el arte, el aspecto creativo. Toscana y creación parecen ir al compás en todos los relatos.

En este drama, nuestra protagonista vive en la Toscana junto a su familia pero también mantiene un affaire secreto con un joven egipcio. Tras una cruel suceso ocurrido en Roma y un controvertido discurso pronunciado por la escritora al recoger un premio días después, el caos personal y social estalla.

La Toscana y su monumental belleza natural son, de nuevo, en esta película, el marco que lo envuelve todo.

Disfruten del verano y de las vistas a las praderas italianas, aunque sea desde el sofá de su casa y la ventana íntima y voyerista que proporcionan las películas. @opinionadas

La pasión entre el cine y la Toscana con maldición incluida
Comentarios