Buscar
SEMrush

Juan de Mairena: Diálogo con Juan de Portoplano

Se intenta encerrar en unas cuantas palabras, en una frase, una cuestión o un tema, una pregunta o una posible solución, un argumento o una razón.

Juan de Mairena: Diálogo con Juan de Portoplano
Portada de Juan de Mairena.
Portada de Juan de Mairena.

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

El autor, JESÚS MILLÁN MUÑOZ, escribe en MUNDIARIO. Es licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’. @mundiario

Pero siempre que se sepa, que pueden existir otros argumentos y otros datos y otras razones, que sean superiores, más verídicos, más verdaderos, más bellos, más útiles, más racionales, más prudentes… Estas palabras no contienen en sí la máxima sabiduría del universo, pero quizás tampoco la mayor cantidad de errores del mismo. Solo quieren ayudar a razonar, a observar, a pensar, a analizar mejor. De vivir hoy Baltasar Gracián creo que le agradarían estos fragmentos. Usted debe completar y complementar estas posibles soluciones y preguntas.

Hay personas que parece que siempre le está rodeando el mal, para que abdiquen y abandonen el bien. Pueden ser personas normales y rutinarias, nadie de alrededor ser consciente de ello, pero parece que siempre el mal está intentando tumbar a esa persona, que sin ser perfecta, intenta ser buena persona, a nivel moral y a nivel espiritual.

Puede que alguien soporte a su hermano o a su padre, porque considera que es mejor persona que él o ella, o tiene más cultura o por cualquier otro motivo, pero no soportará por el mismo motivo, a un conocido, a un hipotético amigo o amiga, a un cuñado, a un suegro, etc.

Cada uno ha tomado un camino, y ya no sabe ir hacia atrás, sino que tiene que continuar adelante, y se irán bifurcando otros caminos, y tendrá que ir escogiendo unos u otros.

Seas quien seas, deseo que estas palabras, te susurren al oído, y al menos, te procuren un poco de sosiego, sin negar que al mismo tiempo, te hagan profundizar en las grandes preguntas.

No soy mejor que usted, pero usted tendrá su oficio y profesión y vocación, y yo, el mío. Dentro del mío está el observar, el pensar y el escribir… algo de este plato de la nueva cocina le ofrezco.

No te dejes engañar, no puedes tener todo, nadie tiene todo…

Si hablas demasiado deprisa, la otra persona, no la dejarás pensar y rumiar, lo que interpretará que quieres engañarle o lo estás mintiendo…

Aunque lleves una enorme herida en tu corazón, intenta curártela, y una forma de ella, es intentar sonreír, porque además de tu herida también existen muchas cosas buenas en la vida…

Hay quienes alaban el mundo clásico de Grecia y Roma, y desearían haber vivido en esos mundos, y no están contentos con el vivir de hoy y del hoy, y no saben, que quizás en ese mundo habrían sido esclavos, y desde luego, no habrían tenido tantos derechos como ahora tienen…

Muchos se dicen, que les gustaría haber estado y hablado con Platón o Kant, o Miguel Ángel o Leonardo, o Einstein o Copérnico, pero quizás tienen un pequeño Aristóteles, un pequeño Picasso o un pequeño Faraday al lado de su casa, y quizás lo desprecien, ni siquiera lo valoren…

Robar la fama de otra persona, sin razón y sin necesidad y sin verdad, quizás sea uno de los mayores males que unos seres humanos se infringen unos contra otros.

Teme a la persona que sin razón, necesidad, motivo suficiente habla mal de otra persona, porque cuándo ésta persona hace esto, posiblemente ya tendrá alguna supuesta razón para hablar mal de ti.

Debes ser consciente que cada día que pasa, cada semana, cada año que existes es un año o mes o semana o día menos en esta vida. Por consecuencia, intenta guiarte por la antorcha del mayor grado de verdad, bondad, racionalidad, utilidad, sentido común, prudencia, etc.

Somos unos ignorantes, realizamos multitud de actos, sean sociales, económicos, políticos, afectivos, etc., sin comprender las razones y causas de ellos, sin saber, un mínimo de la racionalidad real y científica…

En todo, buscar el equilibrio entre la temeridad y la desidia, es decir, ese término de prudencia entre hacer y no hacer, entre hacer mucho y hacer poco…

Demasiadas veces, a la persona que ha aguantado con nosotros a nuestro lado, los males y los bienes, y que siempre nos ha tratado bien, es a la persona que menos valoramos.

Puede que tu cónyugue te trate mal, y por tanto, debes defenderte según la legalidad y la moralidad y la religiosidad de ese mal, pero puede que te trate bien, y tú, creas que te trata mal, o te trata bien y tú le tratas mal.

Miles de millones de seres humanos han pasado por la tierra, insertos en distintos tiempos, culturas, sociedades, metafísicas, realidades…, pero me pregunto cuántos han sido respetuosos y se han amado correctamente a si mismos…

Uno, uno de los mayores problemas es que la mayoría de nosotros, de nosotros no nos amamos de forma correcta y adecuada, con racionalidad y con prudencia y con saber ortodoxo y moral correcta. @mundiario