Buscar

MUNDIARIO

Jesús (VI)

Jesús acepta la copa que su Padre le da a beber y en el huerto de Getsemaní es capturado para ser juzgado. / Relato literario

Jesús. / RR SS
Jesús. / RR SS

Firma

Eugenio Tórrez

Eugenio Tórrez

El autor, EUGENIO TÓRREZ, es colaborador de MUNDIARIO. Es docente y decano de la Universidad UPONIC. Escribió una novela corta para el Miami Herald y ganó un concurso de cuento. En los años 90 comenzó a escribir para la prensa de Nicaragua y en la revista Ángel Pobre de la Universidad Centroamericana. @mundiario

Jesús se retiró un momento y dirigiendo su mirada al adusto cielo dijo: Padre ha llegado la hora, glorifica a tu hijo, para que tu hijo te de gloria, porque me has dado autoridad sobre los hombres para salvarlos y para darles vida eterna a cuantos me has confiado, Jesús por su parte ya había dado gloria al Padre cumpliendo con la tarea que le había encomendado, las palabras del Padre él las había comunicado y muchos habían creído, por eso ahora Jesús le encomienda a su Padre a sus discípulos pidiéndole que los cuide y los guarde del mundo y del maligno, ninguno se había perdido excepto el destinado a la perdición para cumplimiento de la Escritura,  le pide a su padre que sus discípulos sean uno como él y su Padre son uno y además le pide que ellos sus discípulos estén con él donde él va estar para que puedan contemplar su gloria, plenitud y poder, por último le pide que el amor con que lo ha amado este en sus discípulos y él a su vez también en ellos, luego de esto Jesús queda a merced de su destino, se digirió en silencio con sus discípulos al huerto del otro lado del Torrente Cedrón.

Judas conocía bien ese lugar, porque Jesús se había reunido varias veces en ese lugar con todos ellos, entonces Judas luego que el maestro se retira a orar al huerto de Getsemaní, se fue al templo a vender a su maestro  por treinta monedas y luego se dirigió a ese huerto con un destacamento de empleados de los fariseos y sumo sacerdote,  con antorcha, linterna y armas, Jesús cuando terminó de orar y sabiendo lo que iba a pasar nos dice el evangelio de Juan, se adelantó y cuando llegaron les preguntó que a quién buscaban, ellos le respondieron a Jesús de Nazaret, Yo Soy , les respondió y todos al unísono cayeron al suelo , pero Jesús al verlos perplejos, le volvió a preguntar cuando se incorporaron, a quién buscan,  y ellos le respondieron a Jesús el Nazareno, y Jesús les respondió, ya les dije que yo soy, y agregó, si me buscan a mi dejen a ir a estos, para que se cumpliera lo escrito, ¨no he perdido a ninguno de los me has confiado¨, pero Pedro que andaba armado desenvainó su espada contra uno de los sirvientes del sumo sacerdote llamado Malco, cortándole la oreja derecha, Jesús reprendió  a Pedro preguntándole ¿acaso no he beber la copa que me ofreció mi Padre?, luego nos relata el evangelista Juan que Jesús fue conducido donde el suegro de Caifás, conocido como Anás, de largo seguían a Jesús Pedro y otro discípulo, nos dice el  evangelista, y uno puede inferir que se trata de Judas el Iscariote, porqué cuando llegan al lugar Pedro no logra entrar donde el sumo sacerdote en ese momento, pero  luego este discípulo sale y le ordena a la portera que deje entrar a Pedro, y fue precisamente esta portera la que primero le pregunta a Pedro que si no era él también discípulo de ese hombre, y Pedro de inmediato le respondió , no lo soy.

La gélida noche que capturaron a Jesús, Pedro al estar dentro del palacio del sumo sacerdote se miró obligado a protegerse del frío en una fogata que los sirvientes y los guardias habían encendido, y al estar ahí, Anás interrogó a Jesús sobre sus discípulos y su enseñanza y Jesús le responde claramente que siempre ha hablado públicamente en sinagogas o en el templo o en cualquier lugar donde se reunían  los judíos y que nunca ha dicho nada en secreto, le dice que más bien debería de interrogar a los que lo han escuchado, pues ellos saben lo que les dijo, en ese momento nos relata Juan que un guardia le dió una bofetada diciéndole ¿así respondes al sumo sacerdote?, pero Jesús le responde mansamente que si había hablado mal que le dijera la maldad de sus palabras, pero si había hablado bien ¿por qué me  golpeas?, en aquel momento Anás decidió enviarlo donde Caifás, mientras Pedro se encontraba escuchando todo junto al fuego, y en ese momento de nuevo uno del grupo le preguntó si no era él discípulo de Jesús y Pedro lo volvió a negar, y de inmediato un sirviente y pariente de Malco al cual Pedro le había cortado la oreja en el huerto le dijo, no eres tú acaso el mismo que estaba con él en huerto ¿acaso no te miré con él en el huerto?,  Pedro de nuevo lo negó y en aquel preciso instante el gallo cantó tal y como Jesús ya se lo había predicho.

Nos dice además el evangelista que llevaron a Jesús de casa de Caifás quien buscó la manera para acusarlo, y luego de esto se lo llevaron atado de manos al cuartel donde Pilato, era temprano, y Pilato al verlo les dijode que acusaban a ese hombre, los judíos le respondieron que si no fuera malhechor no lo traerían donde él, Pilato entonces le dijo que lo juzgaran ellos según su legislación, y ellos le dijeron que no les era permitido matar a nadie, entró entonces Pilato al pretorio y le dijo a Jesús si era él el rey de los judíos , y Jesús le respondió diciendo si eso lo preguntaba él o porque se lo han dicho otros de él, Pilato le dijo que él no era judío y que su nación y los sumos sacerdotes lo habían traído donde él acusándolo de hacerse pasar por rey, de inmediato Pilato le preguntó que había hecho, y Jesús le respondió que su reino no era de este mundo, porque si así fuera sus soldados habrían salido a defenderlo, Pilato entonces le clava la pregunta  ¿ eres rey?, tú lo dices, y Jesús le respondió sin titubeos, yo soy rey, para eso he venido al mundo para dar testimonio de la verdad, quien está de parte de la verdad escucha mi voz, Pilato entonces le pregunta ¿qué es la verdad?, y Jesús le respondió que él era la verdad, dicho esto Pilato salió donde se encontraban los judíos diciéndoles que él no encontraba culpa alguna en aquel hombre, pero como tenían por costumbre durante las fiestas soltar a un preso le dijo ¿quieren que deje en libertad al rey de los judíos?, y los judíos gritaron a ese no a Barrabás, y Barrabás era un asaltante. @mundiario