Buscar

MUNDIARIO

Jamie Dornan y Shailene Woodley protagonizan un sexy trío en Endings Beginnings

Los actores comparten protagonismo con Sebastian Stan, conocido por ser el Soldado de Invierno en las películas de Marvel.
Jamie Dornan y Shailene Woodley protagonizan un sexy trío en Endings Beginnings
Endings, Beginnigs. / Productora.
Endings, Beginnigs. / Productora.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Jamie Dornan parece arrastrar la sombra de Christian Grey para su próxima película, Endings Beginnings. El actor protagoniza esta nueva cinta junto a Shailene Woodley, conocida por ser la protagonista de Divergente o Big Little Lies; y con Sebastian Stan, el Soldado de Invierno en las películas de Marvel.

Los actores conforman un trío amoroso y dramático en la mueva película de Drake Doremus. 

En ella, una joven mujer se debate por el amor de dos amigos.  El film fue estrenado en el pasado Festival de Toronto y llega a los cines en mayo de este año. Como dato interesante, se trata de una cinta semi-improvisada, basada libremente el guión.

La sinopsis cuenta:

"Dando vueltas por una mala ruptura reciente, Daphne ( Shailene Woodley ) se encuentra a la deriva en la vida. Viviendo en la casa de huéspedes de su hermana, es regularmente testigo de la lucha de su hermana y su cuñado, lo que solo exacerba la creciente desesperación de Daphne, una vez idealista, con respecto al amor a largo plazo. Luego, en una de las fiestas de su hermana, conoce a Frank (Sebastian Stan) y Jack (Jamie Dornan). Ambos son enormemente atractivos para ella, aunque de maneras muy diferentes: uno es el chico malo de espíritu libre, impredecible y siempre listo para la aventura; el otro es sobrio, inteligente, sensible e invertido en su carrera como académico. Incapaz de elegir entre estos opuestos casi polares, Daphne se encuentra rebotando entre ellos, disfrutando de las distintas formas en que cada hombre la ve: es como si estuviera audicionando diferentes versiones de sí misma y de la vida que podría estar esperándola. Pero el destino tiene una forma de tomar decisiones por nosotros, y pronto llega el momento en que Daphne se ve obligada a aceptar que tenerlo todo podría ser un disfraz para no tener nada".