Buscar

La Inteligencia Artificial ha dejado de ser un sueño para convertirse en nuestra realidad

Aquellas películas de ciencia ficción basadas muchas veces en el pensamiento de autores como Asimov, han dejado de ser historias fantasiosas o utópicas.

La Inteligencia Artificial ha dejado de ser un sueño para convertirse en nuestra realidad
Inteligencia Artificial. / RR SS.
Inteligencia Artificial. / RR SS.

Firma

Adolfo Mazariegos

Adolfo Mazariegos

El autor, ADOLFO MAZARIEGOS, es colaborador de MUNDIARIO. Es politólogo y escritor. Actualmente profesor de Ciencia Política en la Universidad de San Carlos de Guatemala y colaborador de varios medios escritos. Escribe también la columna de opinión Utópolis, en Diario La Hora, de Ciudad de Guatemala. @mundiario

Resulta evidente e innegable que los avances de la tecnología han venido cambiando la vida humana a través de la historia, particularmente durante los últimos años, etapa durante la cual dichos avances —de la ciencia y la tecnología— parecieran ir a pasos mas que acelerados. Quizá esto sea solamente una percepción, o tal vez no, quién sabe. Lo cierto es que en nuestro día a día hay cuestiones que no dejan de llamar la atención y que ponen a pensar, seriamente, en cuál será el destino cercano de la humanidad en tanto los avances tecnológicos y los cambios que estos producen sigan dándose de la manera y con la celeridad con que parecieran estarse dando. La inteligencia artificial —o IA—, es una muestra de cómo ha venido funcionando el asunto, y de cómo es previsible esperar que funcione el mundo en un futuro cercano, a pesar de que en muchos casos ni siquiera lo percibamos porque, simplemente, tales tecnologías han pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana incluso desde nuestro nacimiento, tal como ha ocurrido con las nuevas generaciones, para quienes —por ejemplo—, vivir sin Internet sería algo sencillamente impensable, a pesar de que su aparecimiento no se remonta siquiera a 50 años atrás en el tiempo (su uso masivo puede decirse que comienza en la década de 1990).

Aquellas películas de ciencia ficción basadas muchas veces en el pensamiento de autores como Asimov en las que los robots toman el control del mundo y desplazan a los humanos (a veces de forma violenta) han dejado de ser historias fantasiosas o utópicas, y según científicos y expertos en la materia, no es tan descabellado pensar que una situación así pudiera llegar a darse algún día si el tema se trata con irresponsabilidad desde ahora. Claro, no es algo que vaya a suceder mañana mismo o incluso en nuestros días (o quién sabe), pero, más allá de las posturas fatalistas o que tienden a exagerar las consecuencias de ese atrevimiento humano, no debemos olvidar que el uso de la ciencia y la tecnología es un asunto serio, que debe asumirse con responsabilidad y en función de beneficios societales.

La Inteligencia Artificial ya es parte de nuestras vidas, queramos o no, en distintos niveles de aplicación y uso ya está en nuestros teléfonos móviles, en las computadoras de algunos vehículos, en los sistemas de automatización de hogares, en los motores de búsqueda de la web, en equipo y armamento militar de las grandes potencias, y en Google, Amazon y servicios de correo electrónico (por citar algunos ejemplos)… En fin, es algo con lo que ya convivimos sin saber exactamente en qué medida y con qué verdaderos fines, pero ello es, indudablemente, parte del costo que la humanidad tiene y tendrá que seguir pagando por tales avances que, desde el sencillo punto de vista que aquí se expone, son imparables. @mundiario