Infiltrado en el KKKlan, de Spike Lee, demuestra que es posible combinar la comedia con temas serios

El infiltrado del KKKlan. Productora.
El infiltrado del KKKlan. / Productora.

Hablar del racismo puede ser un tema espinoso, especialmente en sociedades como la estadounidense, donde los directores siempre tienden a darle un giro amable para hacer las películas más familiares. Esto no sucede con esta película del conocido director, que logra conquistarnos basándose en una historia real desde una perspectiva muy cómica.

Infiltrado en el KKKlan, de Spike Lee, demuestra que es posible combinar la comedia con temas serios

Spike Lee se ha convirtió en una rareza en Hollywood por ser un director capaz de crear películas protesta que hacen referencia a la sociedad estadounidense y su forma diferenciar a cada quién según el color de piel. El director regresa a los focos este año gracias a Infiltrado en el KKKlan, una espectacular cinta que se llevó el gran premio del jurado en el pasado Festival de Cannes.

Aún no sabemos si la veremos en los Óscar, pero podemos asegurar que se trata de un film muy interesante y diferente que estimula al querer conocer una pequeña pieza de historia de EE UU, que nos deja una gran lección. La cinta cuenta como mucha energía, pero lo mejor es que parte desde la mismísima comedia para dejar un mensaje muy serio. La historia se cuenta cómo Ron Stallworth se convirtió el primer agente de policía afroamericano de Colorado Springs, que además, consiguió la proeza de infiltrarse en el Ku Kux Klan.

Una historia real en el mundo de Spike Lee

La trama se desarrolla en los años 70, donde el estado del racismo en EE UU está en un punto complicado puesto que los afroamericanos luchan cada vez más por sus derechos, justo cuando los supremacistas se niegan a dejar sus viejas maneras. Aunque Lee se concentra en una historia real, también altera un montón de hechos inventados junto a muchos otros momentos del caso real.

En su cinta, Lee quizás exagera algunos elementos, pero esto no le resta importancia a la historia real, lo que hace es exaltaros para darles la relevancia que quizás muchos no habrían notado de haber sido una historia más ‘seria’.

El infiltrado del KKKlan. Productora. 3

Infiltrado del KKKlan. / Productora.

 

La película tiene momentos dramáticos, de denuncia y muy cómicos, los elementos son muy difíciles, pero el director sabe mostrar una película bastante solidad que deja claro lo que quiere decir. Lo mejor es que no aburre y el espectador se conecta con ella durante toda su proyección, a pesar de tocar un tema bastante espinoso.

Una historia de varias capas

Pero no solo Lee hizo un buen trabajo, su protagonista es una pieza importante. Lee escogió a un casi desconocido John David Washington para que se convirtiese en Stallworth, un afroamericano que vive en una época donde incluso los policías eran visto como los enemigos de parte de varias organizaciones y comunidades afroamericanas.

El infiltrado del KKKlan. Productora. 2

Infiltrado del KKKlan. / Productora.

 

Stallworth lleva dos vidas en una. No solo es un policía, también es un infiltrado en una organización de supremacistas y por último tiene que lidiar con que su propia comunidad lo rechace porque es policía y que el departamento donde trabaja no lo comprenda. El director aprovecha todos estos elementos y se sale con la suya para dejarnos una película espectacular que logra equilibrar tanto la denuncia como la comedia. @mundiario

Infiltrado en el KKKlan, de Spike Lee, demuestra que es posible combinar la comedia con temas serios
Comentarios