Incendiar el presente: La narrativa sobre los años de terrorismo en Perú

Enrique Cortez
El escritor Enrique Cortez

MUNDIARIO conversó con el escritor Enrique Cortez, quien en su libro Incendiar el presente revalora la narrativa peruana, desde lo testimonial y el archivo, de la convulsionada década de 1980. 

Incendiar el presente: La narrativa sobre los años de terrorismo en Perú

La violencia terrorista que azotó Perú en los ochenta tiene un nuevo ensayo antológico que relata ese periodo entre apagones y coches bomba. El libro Incendiar el presente del escritor Enrique Cortez muestra un enfoque innovador, desde lo testimonial y el archivo, de lo acontecido entre 1984 a 1989 en los cuentos de autores como Julián Pérez Huarancca, Luis Nieto Degregori y Jorge Ninapayta.

“Mi idea -a diferencia de los otros trabajos que también abordaron los años del terrorismo- es rescatar los textos que se publicaban en la misma época que la violencia se apoderaba de nuestro país”, dice Cortez.

Él destacó tres ejes fundamentales en su publicación: el rol de la mujer dentro de la barbarie terrorista, el papel de las Fuerzas Armadas en el conflicto interno y el testimonio de las víctimas. 

“La mujer guerrillera no solo es mostrada en su lucha contra el Estado peruano, sino contra las estructuras patriarcales que había en la sociedad. Es interesante que -desde los ochenta- ya se mostrara una perspectiva de un feminismo”, agrega. 

Menciona que las autoras Pilar Dughi y Carmen Luz Gorriti hayan escrito sobre la novedad de las mujeres dentro de Sendero Luminoso.

Respecto al papel que las Fuerzas Armadas tuvieron en el periodo de la violencia, Cortez indica que en los cuentos de su antología se denuncia la crueldad con que violaban los derechos humanos de personas inocentes. Así como lo hacían Sendero y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

“Era verosímil que no solo los subversivos cometían abusos, sino también agentes de las FFAA. La película ‘La boca del lobo’ (1988) de Francisco Lombardi muestra que el Estado también violaba derechos y eso fue muy grave”, acota. 

El pedido de justicia de las víctimas del terrorismo en Perú -enfatiza- es inacabado hasta hoy en estos cuentos. “En Lima se pensaba que el conflicto interno que ocurría en las provincias nunca iba llegar acá. Esta percepción equivocada fue aprovechada por los terroristas para atacar a un Estado desarticulado que no protegía a todos los peruanos”.  

¿El Estado ha mostrado un avance tras la década superada del terrorismo? Para Cortez, muy poco. Si bien se avanzó en políticas inclusivas con las comunidades indígenas, así como en infraestructura de país; la actual crisis del sistema judicial por la difusión de unos audios, el rechazo a los partidos políticos del Congreso y la inestabilidad en la presidencia de la república -por dos procesos de vacancia- son las pruebas de que en lo institucional falta mucho.

“Menos mal que este contexto crítico no está siendo utilizado por grupos extremistas para sembrar el caos”.

El aporte de Incendiar el presente -según Cortez- en esta época que se analiza el conflicto interno es que se siga hablando desde un nuevo enfoque testimonial y así enfrentar a un sistema negacionista, personificado en el fujimorismo y las FFAA, que no desea mostrar que el Estado peruano también tuvo responsabilidad en la violación de derechos humanos como los terroristas de SL y MRTA.

“Si no seguimos discutiendo sobre esta época, el Perú seguirá siendo una herida abierta”, culmina. @mundiario

Incendiar el presente: La narrativa sobre los años de terrorismo en Perú
Comentarios