Buscar

MUNDIARIO

La Capadocia de España: Iglesias rupestres de Valderredible

Son una serie de iglesias y eremitorios excavados en la roca que se hallan en el sur de Cantabria, algunos también en Palencia y Burgos. Hay autores que los citan entre el siglo octavo y el décimo, otros entre el siglo sexto y séptimo.

La Capadocia de España: Iglesias rupestres de Valderredible
Iglesia rupestre de Arroyuelos - Wikipedia
Iglesia rupestre de Arroyuelos - Wikipedia

Hay quienes lo conceptualizan este fenómeno como algo similar a la Capadocia ibérica. Pero este conjunto de iglesias y ermitas, representan, dos realidades, una la histórica social, es decir, en el último periodo visigodo y el principio musulmán, o según la otra interpretación, la primera etapa de la reconquista, o al menos, en esa horquilla de tiempo. Una de estas iglesias, la de Santa María de Valverde, sigue estando abierta al culto religioso.

Según los datos que dispongo, entran en esta categoría catorce iglesias y ermitas o eremitorios. Este fenómeno tendrá muchas explicaciones, no solo las circunstancias históricas culturales y religiosas, es decir, la caída de los visigodos y la instauración de otra religión en la Hispania, sino también, el fenómeno estrictamente religioso dentro del cristianismo, es decir, tendría funciones de cobijo, parece ser, que bastante población del sur de España se trasladó hacia e norte de la Península Ibérica, sino también, esa búsqueda religiosa de Dios, y por tanto, la necesidad del silencio, a imitación de siglos anteriores, de los ermitaños egipcios, o de los primeros cenobios o monasterios antiguos...

En los actuales tiempos, de mayor o menor controversia con el cristianismo en la península ibérica, no deberíamos obviar y olvidar, que en estas tierras, en mayor extensión o en menor, el cristianismo tiene, según fuentes y tradiciones muy antiguas, al menos casi veinte siglos, o según dichas fuentes, desde la segunda generación cristiana, ya pudo haber presencia en la Hispania romana del cristianismo, es decir, la generación siguiente a la primera o a la de los Apóstoles.

Puede que este dato, sea considerado por muchos como baladí o sin importancia, pero no podemos negar, que las estructuras profundas del alma o la mente hispánica es, entre otras urdimbres, cristiana. Incluso, como algunos autores han señalado, el profesor Bueno, uno es ateo en España desde el catolicismo, igual que en la India, alguien podría ser ateo frente al budismo o al vedismo

Opino que estas iglesias rupestres merecerían tener más luz y brillo, en los circuitos turísticos y culturales del momento actual. Pero desde luego, además, de los vectores artísticos y estéticos, o los parámetros históricos, sociales, culturales de las diversas civilizaciones, también, merecería, en estos tiempos, que quizás ignoramos o silenciamos demasiado, la necesidad humana de la búsqueda de si mismo, o dicho de otro modo, en el contexto occidental, la búsqueda profunda de la mismidad propia, entra siempre y, al mismo tiempo, y, en paralelo, con la búsqueda en sí mismo y de sí mismo del buen Dios.

Esa necesidad o hambre espiritual, que el ser humano, que todo ser humano, esa sed o ese hambre de la eternidad, quizás, porque sea “eternidad de algún modo”, al menos, desde un momento, de su creación como ser humano, ya es eterno, no antes, desde las interpretaciones monoteístas occidentales.

Todo artículo periodístico de opinión, se puede encajar desde distintas perspectivas o dimensiones u opciones, quizás, aunque no guste, o por estas reflexiones, los pocos lectores que dispongan estos artículos se reduzcan, pero incluso pagando ese precio, si de verdad, creemos en la libertad de conciencia, libertad de pensamiento, libertad de expresión, libertad de publicación debemos aceptar que la realidad tiene diversas dimensiones, distintos parámetros, y desde luego, el religioso o espiritual, es uno de ellos.

Podrán algunos interpretarlo, que es simplemente, una dimensión que se puede reducir a lo económico, a lo político o los sistemas de y del poder, a lo psicológico sea la psicología profunda, a lo social o a lo cultural, y se olviden, que además de todas esas perspectivas, también existe la dimensión religiosa o espiritual, en sentido estricto, igual que la moral o ética. Ambas dimensiones, la moral y la espiritual, no pueden ser reducidas a las anteriores que hemos indicado, sino que tienen una autonomía dentro de la totalidad humana.

Solo puedo indicar, que en la medida de lo posible, estas iglesias y ermitas y eremitorios, merecerían ser visitados, analizados, estudiados, meditados por una proporción de población mayor. Tantos fines de semana, que las personas no saben muy bien que hacer, quizás, caer por estos paisajes naturales y estos paisajes culturales y paisajes religiosos, merecen la pena, para quizás, entender y entenderse mejor uno mismo en si mismo, uno mismo en la sociedad-cultura-historia. @mundiario