Hemingway, Picasso y Galicia

Placa recordando a Ernest Hemingway en la Rúa de Cardenal Payá, Santiago de Compostela
Placa recordando a Ernest Hemingway en la Rúa de Cardenal Payá, Santiago de Compostela. / RR SS.
Pablo asiste a las corridas de toros de A Coruña y con el tiempo, conociendo a Hemingway, entablará una amplia amistad con el torero Luis Miguel Dominguín.
Hemingway, Picasso y Galicia

Sin tener ninguna intención de asimilar este motivo a las Vidas Paralelas de Plutarco (siglo I), sírvanos el mismo título para reconstruir alguna semejanza en la que coincidieron el escritor Ernest Hemingway y el pintor Pablo Picasso.

Ambos se conocieron en París y tuvieron amigos comunes como Gertrude Stein. Mas en lo que aquí interesa Hemingway visitó Vigo, Santiago de Compostela (hospedándose en el Hotel Suizo del Sr. Alfredo Mengotti, y calificando esta ciudad como la más bella que había visto jamás) y A Coruña en donde asistió a una corrida de toros, la reconoció como una hermosa ciudad (popular y todavía no destruida) y parece ser que salió a pescar a la bahía. Recordaremos que Hemingway fue amigo de Cayetano Ordóñez que toreó en la plaza de toros de A Coruña diseñada por el arquitecto Ciorraga.

Por su parte, Picasso desembarcó en Vigo proveniente de Málaga y conoció Santiago cuando se dirigió ―tenía diez años― a A Coruña. No consta que volviera a visitar Santiago pero es muy posible que así lo hiciera; en todo caso hay dos razones que pudieron impedir su paseo y demora por las rúas santiaguesas cuales son el rechazo mutuo que Santiago de Compostela y Pérez Costales se profesaban y por lo mismo el republicanismo de Costales-don José Ruiz Blasco, que se manifiesta también en Pablo Iglesias que visitando Galicia elude la ciudad del Apóstol por razones de empatía y rechazo. Pablito Picasso sustituye Santiago por Sada-Betanzos en donde llegó a bañarse. Recuerde el lector y el entendido que en sus "Papeles de Coruña" aparecen unos monigotes al modo de las populares catalinas con un pie que dice “Así se bañan las mujeres de Betanzos” cuando debería decir “Así se bañan las mujeres en la ría de Betanzos” (en la ría que recoge Miño, Perbes, Ares y la célebre y muy visitada Sada).

Pablo asiste a las corridas de toros de A Coruña y con el tiempo y conociendo a Hemingway entablará con el torero Luis Miguel Dominguín una amplia amistad.

Por lo demás, lo escrito por Hemingway recuerda en alguna de sus chispas al método y la descripción de los viajeros del siglo XVIII y XIX; debemos recordar que uno de sus escritores preferidos fue el muy conocido Richard Ford con su Viajes por España (1830-1833). Mientras que Picasso es un pintor, un artista tan comprometido y dramático como Hemingway, que parte de la obra previa de Carnicero y sobre todo de Goya que en abstracto ya era un creador más entremetido y apasionado comparado que Richard Ford. @mundiario

Hemingway, Picasso y Galicia
Comentarios