Buscar

Hagadá de Sarajevo: una obra maestra de la humanidad y para la humanidad

El Hagadá de Sarajevo es un texto del Hagadá pero iluminado-ilustrado-dibujado-pintado hacia 1350 en Barcelona, otros hablan la posibilidad de que fuese realizado en Tarragona o en Soria. 

Hagadá de Sarajevo: una obra maestra de la humanidad y para la humanidad
Hagadá de Sarajevo. / Mundiario
Hagadá de Sarajevo. / Mundiario

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

Licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’ y escribe en MUNDIARIO.

El Hagadá se puede definir como el texto o libro que narra y que los israelitas leen y rezan en la Pascua judía. Se le denomina de Sarajevo porque se encuentra en el Museo Nacional de Bosnia y Herzegovina, en la ciudad de Sarajevo.

Es una obra maestra en su género, y una obra maestra de y para la humanidad, es un manuscrito de origen sefardí o español, contiene 34 páginas de ilustraciones-iluminaciones con relatos de la Biblia, especialmente del libro del Éxodo. Aunque la obra consta de 142 páginas. En 1991 fue tasado en setecientos millones de dólares.

Esta es una obra que debió ser utilizada durante muchos años, y por distintas generaciones de personas y de familias en su celebración de la Pascua o del Pésaj. Algunas hojas tienen manchas de vino, ya que esta obra era leída y se rezaba con ella en la Pascua Judía, en el ambiente familiar.

Como curiosidad en la segunda guerra mundial el bibliotecario del Museo de Sarajevo la escondió, y se la dio a un clérigo musulmán que la conservó, según se dice debajo de las tablas de su mezquita o de su casa. Hecho que hay que recordar y loar en tiempos tan revueltos como el mundo está pasando. Aunque este mismo libro-manuscrito iluminado, si pudieran hablar sus hojas y sus dibujos, nos contaría una multitud de historias y lugares y vicisitudes personales e históricas y, de viajes y manos y personas que han rezado y llorado con él, y también han levantado la voz al Ser Supremo.

- A mi modesto entender, esta obra, como otras tantas, tan pequeñas en extensión, pero tan grande o grandísima en significado-contenido-continente-forma-significante y belleza.

Además este libro por los vericuetos de la historia, que ustedes pueden informarse y ampliar la documentación, es y puede ser un libro-manuscrito que demuestra que los humanos, sea cuales sean sus religiones, se pueden entender. Esta obra, fue salvada por dos veces, se indica por personas de la religión musulmana, y ha tenido otros azares de la existencia, como también pudo ser salvada por un inquisidor veneciano.

Por lo general los seres humanos valoramos las extensiones grandes de pinturas en templos religiosos del mundo, en techos y paredes y cúpulas, pero no somos conscientes, que en pequeños libros, de una docena o centenas de hojas, pueden existir textos escritos, de distintas temáticas, de distintas religiones, y además ilustraciones-dibujos-iluminaciones-pinturas que han sido realizadas hace varios siglos, y que son verdaderas capillas sextinas en pergamino-papel-cuero.

Con las ediciones actuales, facsímiles, con número limitado de copias o ejemplares, son copias casi perfectas y casi iguales o casi idénticas al original, estas obras de hace siglos, se están difundiendo en colecciones públicas o privadas, con lo cual, no solo pueden verlas-contemplarlas-estudiarlas-analizarlas-disfrutarlas una multitud de personas, sino que si por desgracia se perdiese el original, pues, siempre quedaría para el futuro, “una obra, si no idéntica, si igual o similar”, para las generaciones futuras.

- Quizás para algunos les parezca una herejía lo que voy a indicar, pero en estas obras, estas ilustraciones-iluminaciones de códices, encuentras algunas pinturas-dibujos, que son figurativas, otras que son abstractas, yo creo que todas las vanguardias de estos dos siglos últimos, ya están esencialmente en Goya y Turner y Víctor Hugo como dibujante. Y que después de alguna manera, todas las vanguardias son desarrollos de ideas de estos tres autores, por decirlo de alguna forma. Ya estaba la semilla en ellos. Lógicamente es mi opinión, en la que puedo estar errado y equivocado.

Decía que si nos fijamos en esta Hagadá de Sarajevo, encontramos dibujos, que son abstracciones, que podría haber sido hechas por los abstractos del siglo veinte, o dibujos-pinturas-iluminaciones figurativas, que se parecen más a los expresionismos-neofigurativismos que con distintos nombres se han ido plasmando en estos dos siglos últimos.

Quizás, al ser ilustraciones para libros, en este caso, un libro para una familia, posiblemente, un regalo de casamiento o boda, pues el autor-pintor-artesano-artista de su época, aunque aplicaba estilos de su época-tiempo-cultura, era más libre para improvisar, incluso para equivocarse. Muchas veces, he escrito e indicado que quizás ahora, se podrían hacer con los estilos actuales, libros ilustrados-miniados-iluminados de un solo ejemplar, al estilo de los medievales. 

Para terminar, en tiempos revueltos-convulsos, y todos lo son, aunque unos más que otros, estas obras, como esta hagadá, nos muestran que podemos y debemos esperar y seguir teniendo esperanza en el ser humano. Y también pensar que el arte y la belleza es un producto cultural humano que podemos compartir todos las personas, sea cual sea el origen-ideologías-sociedad-cultura-época de una obra.