Buscar

MUNDIARIO

Hablamos con la escritora Rose Gate sobre su nueva novela Storm

"Me limito a seguir mi instinto que no es otro que escribir lo que me apetece y, por consiguiente, sentirme feliz con mi trabajo", comenta Rose a Mundiario.

Hablamos con la escritora Rose Gate sobre su nueva novela Storm
Storm, próximo lanzamiento de Rose Gate./ R.G.
Storm, próximo lanzamiento de Rose Gate./ R.G.

Rigurosa y disciplinada a la hora de escribir, en unos días, Rose Gate lanzará su nueva novela erótica, STORM.

Promete ser un nuevo éxito literario dentro de la plataforma Amazon y es una muestra más de esa capacidad creativa que Rose demuestra en cada libro.

Espontaneidad, sentimentalismo a tope, diálogos irónicos y una continua mezcla de emociones, que abarcan no solo lo nostálgico, sino también el humor y la comedia, hacen que cada novela sea un punto de encuentro entre miles de lectores.

Rose es un fenómeno en sí mismo y ni siquiera ella es capaz de predecir el alcance de las líneas que escribe con una disciplina espartana para que, periódicamente, nuevas historias aparezcan en Amazon.

Como en otras ocasiones, la autora nos ofrece esta entrevista para Mundiario.

-¿Qué supone la publicación de STORM dentro de tu trayectoria como escritora?

-Pues no sé qué contestarte a eso, me refiero a que no me planteo que suponen los libros en mi trayectoria, así como tampoco me planteo qué libro escribir en cada momento.

Las historias vienen a mí, las musas me susurran, habitualmente, cuando voy por la mitad del libro que estoy escribiendo, interrumpiéndolo y agitándome para que lo termine pronto y empiece con su historia.

STORM llega después de una bilogía que me dejó algo tocada emocionalmente, es el tercer libro de mi serie SPEED, donde el primer y segundo libro fueron extremadamente exigentes emocionalmente.

Diría que es mi bilogía más dura, cruda y en algunos puntos, hiriente.

Sabía que ambos libros serían amados u odiados con la misma intensidad. Entendía que muchos lectores no fueran capaces de asimilar algunas de las escenas narradas, la brutalidad que transmitían (tú podrás entenderme en eso). Pero para mí era imposible no teclearlas y obviar la necesidad de que el lector sintiera lo mismo que sufrió mi personaje.

De hecho cada vez que me escriben diciéndome que no han podido seguir con una escena, que han necesitado cerrar el libro y respirar, para mí es música para mis oídos porque sé que lo he conseguido.

Dolor, asco, frustración, son sentimientos muy presentes en esta bilogía, que caen con la fuerza de una noche cerrada, solo para que el lector se dé cuenta que, por muy oscura que sea la noche, siempre brilla una estrella.

La del amor, la fe, la familia, la esperanza y porque no, la de la redención.

-De todas maneras, parece que, desde el principio, tenías clara la intención de este trabajo

Con la tercera novela he querido seguir con un personaje que toma fuerza en el segundo libro de XÁNDER (Título de la bilogía posteriormente comentada).

Jen Hendricks, apodada STORM, tampoco ha tenido una infancia fácil, hija de inmigrantes rumanos en Estados Unidos, es tratada duramente para que se convierta en contorsionista con tan solo cinco años. Solo cuenta con un apoyo, su hermano Michael quien se convertirá en su pilar, su protector y su punto de referencia.

Por mucho que intenta sacar la cabeza, la vida la empuja una y otra vez hacia el lado oscuro. Y termina sucumbiendo de la mano de Matt, su marido.

Falsificadora, ladrona de obras de arte y corredora de carreras ilegales, vive al límite sin importarle nada más que ella misma. Hasta que la vida la sacude de la cabeza a pies poniendo en su camino a Jon, quien le hará plantearse todo lo que ella ha sido hasta el momento.

-Hablas de STORM con mucho afecto y hasta emocionada.

Creo que STORM me ha aportado el sosiego que necesitaba tras escribir a XÁNDER. Es una novela que, pese a contener trazos de thriller y acción, tiene mucho de mi particular humor, visión del romanticismo y de la erótica, que espero hagan sucumbir a mis lectores.

Giros inesperados que mantienen la trama, le dan luz a enigmas planteados en el inicio de la serie y giros inesperados que les dejarán con ese pellizco en el corazón que tanto me gusta.

-Tus novelas presentan una mezcla de temas y géneros. Hay comedia, pero también hay momentos propios del thriller. ¿Es una constante que buscas intencionadamente o sencillamente escribes aquello que te apetece?

-Siempre digo lo mismo, no me rijo por un patrón. Soy escritora de brújula, no existe nada premeditado en mis novelas, ningún mapa que me guíe. Sigo las voces en el viento que son los susurros de mis protagonistas.

Por suerte o por desgracia no escribo lo que me apetece, escribo lo que ellos me dictan, es así de simple.

Y, lógicamente, escribo lo que me gusta encontrar en un libro.

Sería incapaz de escribir un libro que no me hubiera gustado leer, para mí, es fundamental.

-Cuando se tienen tantos lectores, como es tu caso, ¿se escribe pensando en sus preferencias?

No.

Precisamente porque no pienso en ellos (perdón lectores os amo, pero sería imposible contentaros a todos, entendedme), es el motivo principal por el que no pierdo el miedo cuando saco un nuevo libro.

Pensar que sabes qué les va a gustar, es casi como acertar el número de la lotería.

El ser humano es imprevisible, así de simple y complejo a la vez.

Todo dependerá de las vivencias personales de los lectores, de sus momentos vitales a la hora de tomar la novela, de que conecten o no con los nuevos personajes. Son tantas variables, que es imposible acertar con todos.

Así que me limito a seguir mi instinto, escribir lo que me apetece y sentirme feliz con mi trabajo.

-Pese a ser una escritora de autoedición, la editorial Planeta te ha dado la oportunidad de publicar con ellos. ¿Hasta qué punto una escritora de éxito como tú en las plataformas digitales necesita publicar en Planeta?

-He de decir que a mí eso de convertirme en escritora me pilló un poco de casualidad, es decir, era mi sueño, pero jamás me llegué a plantear que me fuera tan bien como autora independiente.

Yo le decía a mi marido: si alguien me lee y disfruta con mis historias, con eso me conformo.

Cuando empecé a comprender la magnitud de lo que estaba aconteciendo con la serie STEEL (la primera que escribí), apenas me lo podía creer.

Y cuando ves tu libro en el nº1 de erótica en el Premio Literario Amazon 2018, durante mes y medio, alucinas en colores. Y si a eso le sumas que casi siempre tus libros están en el TOP 100 y le añades los primeros puestos, quieres no despertar jamás del sueño.

Para mí eso ya era suficiente, no aspiraba a más… Y, entonces, recibes una llamada de Planeta para que tu mundo acabe de estallar llenándose de purpurina y arcoiris.

Para mí, publicar en Planeta era otro sueño que se cumplía.

En esa llamada se me planteó con muchísima educación si quería trabajar con ellos.

¿En serio una de las editoras más importantes de romántica del país me plantea eso?

Era como algo surrealista, solo que la voz al otro lado de la línea era abierta, cercana. Escuchaba todas mis dudas, me daba respuestas y tiempo para que me planteara si deseaba aquello o no.

Fueron varias llamadas, donde para mí lo más importante fue que no me obligaban a dejar de ser independiente, así que era prácticamente imposible rechazar la oferta.

-Posiblemente, sabían que estaban ante una oportunidad única.

-Se portaron de maravilla. Esther Escoriza, mi editora, aclaró toda cuestión que pudo surgir, dándome la confianza que necesitaba para dar el paso. Y aquel manuscrito que entregué repleto de sueños en septiembre del 2018, verá la luz en el primer trimestre del 2020, bajo el sello de ESENCIA; para quien no lo conozca, el sello en papel de romántica de dicha editorial.

¿Qué supone eso?

Algo que como autopublicado es prácticamente imposible: llegar a las papelerías y grandes superficies.

Así que me siento muy orgullosa de ser híbrida, de no perder la parcela de intimidad que me da la autopublicación, donde yo lo decido absolutamente todo. Y contar con el apoyo de una de las mejores editoriales del país, para poder llegar donde el mundo indie no te permite.

Solo puedo dar gracias a todos aquellos que creyeron en mí en ese momento, a mis lectores, a mi equipo de lectoras cero (Laura, Nani y Esme), mi actual correctora Carol Rz y mi mago de las portadas Khramer H. Todos ellos convierten mis libros en algo imperfectamente perfecto.

También debo dar gracias a mi familia por apoyarme en esta gran locura. A mis compis escritores como tú, que siempre estáis en la brecha para echar una mano.

Y por supuesto a Esther, por abrirme las puertas en el mundo editorial.

-¿Te impones una disciplina diaria a la hora de escribir? ¿Hasta qué punto esa disciplina y la exigencia personal influyen en tu trabajo literario?

-Sí, soy muy disciplinada en ese aspecto.

No estoy muy segura de en qué influyen, yo lo hago así porque me siento bien haciéndolo de este modo.

Hay días que me obligo a no escribir, a descansar. Y digo que me obligo, porque verdaderamente es así.

Creo que el escribir tanto me ha dado un rodaje del que carecía en los primeros libros. Me siento mucho más cómoda y creo que todo fluye mucho mejor que antes.

Donde sí afecta es en mi vida personal. Ya sabéis que compatibilizo mi vida profesional, con escribir y mi familia. Eso les resta mucho tiempo a ellos, que son quienes lo sufren más.

-Entiendo lo que me dices.

-¿Mi próximo sueño?

Que un día no sea así, que tenga más tiempo libre, que pueda dedicarme solo a escribir y así dividirlo entre mis actuales pasiones:

La escritura y mi familia.

-Es un placer siempre charlar contigo, Rose.

Gracias, Ulises, por dejar que me acerque un poco más a los lectores, que me conozcan un poco mejor. Muchísimas gracias por contar conmigo y por tu gran profesionalidad.

Siempre es un placer colaborar con Mundiario y contigo. @mundiario