Geostorm muestra los peligros reales de tentar al clima

Fotograma de la película Geostorm. / imdb.com
Fotograma de la película Geostorm. / imdb.com

Aunque de manera exagerada, esta fantasía de desastre plantea preguntas sobre cómo jugar con el clima de la Tierra mientras los científicos de la vida real exploran la geoingeniería.

Geostorm muestra los peligros reales de tentar al clima

La última gran película sobre desastres que nos trae Hollywood, la "Geostorm", o Geotormenta, se basa en la idea de que los humanos han descubierto cómo controlar el clima de la Tierra. Una poderosa tecnología basada en satélites que permite a los usuarios ajustar el clima, superando los estragos del cambio climático. Todos, en todas partes, pueden literalmente "tener un buen día", pero uno de esos días las cosas no salen exactamente como se habían previsto. 

Es cierto que la película es nada más una fantasía ambientada en un futuro cercano pero profundamente irreal. Sin embargo, tras haber experimentado una de las temporadas de huracanes más extremas de la historia reciente, es tentador imaginar un mundo donde podamos regular el clima. A pesar de una larga historia de interés en la modificación del clima, controlarlo es según los expertos algo inalcanzable con la tecnología actual. Pero debajo de la frivolidad de "Geostorm", ¿hay algún mensaje válido sobre las promesas y los peligros de la gestión planetaria?

La geoingeniería, también llamada ingeniería climática, es un conjunto de tecnologías emergentes que podrían compensar algunas de las consecuencias del cambio climático. Algunos científicos se lo toman muy en serio, y consideran a esta especialidad entre la variedad de los mejores enfoques para manejar los riesgos del cambio climático, aunque siempre como un complemento y no como un sustituto de la reducción de emisiones y la adaptación a los efectos del cambio climático.

Estas innovaciones a menudo se agrupan en dos categorías: las tecnologías de eliminación de dióxido de carbono o emisiones negativas que se proponen eliminar activamente los gases de efecto invernadero de la atmósfera. Y por otro lado, la gestión de la radiación solar o geoingeniería solar, que tiene como objetivo reducir la cantidad de luz solar que llega a la Tierra.

Las decisiones sobre la investigación en geoingeniería ya se están realizando en la vida real, y ella podría remodelar nuestro mundo de manera fundamental. Debido a los impactos globales que inevitablemente acompañarán los intentos de diseñar el planeta, esta no es una tecnología en la que algunas personas pueden optar por ella o rechazarla de manera selectiva: la geoingeniería tiene el potencial de afectar a todos y su debate se debe tomar en serio. @mundiario

Geostorm muestra los peligros reales de tentar al clima
Comentarios