Buscar

MUNDIARIO

El General Menacho volverá a arengar a sus tropas en el Baluarte de Santiago

Badajoz será la privilegiada ciudad que albergará la estatua colosal de Salvador Amaya diseñada por Ferrer Dalmau, el famoso "pintor de batallas".  Una espectacular obra de arte que se convertirá en un gran referente en la ciudad.

El General Menacho volverá a arengar a sus tropas en el Baluarte de Santiago
MENACHO @abc
MENACHO @abc

Firma

María Fidalgo Casares

María Fidalgo Casares

La autora, MARÍA FIDALGO CASARES, es Analista social y Crítica de arte y Literatura. Doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, es Académica de la Historia de Andalucía y escribe en MUNDIARIO . @mundiario

Los amantes de la Historia de España y de la reivindicación de sus héroes están de enhorabuena. Por fin, la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz ha conseguido su propósito: que la estatua del General Menacho se erija en Badajoz, la ciudad que defendió hasta la muerte contra el invasor francés. El exitoso tandem en el arte militar Ferrer Dalmau-Salvador Amaya, son los responsables de la obra.  

El General Menacho y un Badajoz imprescindible para el acceso a Portugal  

Rafael Menacho y Tutlló, nació en Cádiz, en 1766. Entró en el ejército con 18 años y tuvo valerosas actuaciones en Ceuta, en los enfrentamientos con el Sultán de Marruecos y en la Guerra de la Convención contra los franceses. También intervino en el sitio de Gibraltar y en la Guerra de las Naranjas, pero fue en la Guerra de la Independencia en la Batalla de Bailén a las órdenes de Castaños, donde fue ascendido a coronel.

Menacho fue destinado a Extremadura como  Mariscal de Campo. Tras resistir varios ataques del ejército francés, se produjo el asedio definitivo a Badajoz dirigido por el francés Soult en 1811, con efectivos de más de 20.000 hombres. Hasta en tres ocasiones ofreció a Menacho que rindiese la ciudad y prometió respetar su vida, pero el general se negó. Los documentos de la época atribuyen a este momento su épica frase  «Sería sepultado en las ruinas de Badajoz antes que entregar la plaza a los franceses». El control de esta plaza era imprescindible para asegurar el acceso a Portugal

El 4 de marzo, cuando Menacho acompañaba a las tropas españolas en el Baluarte de Santiago, una bala de cañón le atravesó, y le sesgó la vida.

Menacho es considerado  uno de los personajes más destacados de la historia de la ciudad. Un monumento lo recuerda en el baluarte de la muralla donde cayó, una calle lleva su nombre,  y también lo llevaron un teatro, un cuartel y en la actualidad una base militar, pero Badajoz no tenía su imagen. Por ello,  la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz tenía claro que era una deuda pendiente de la ciudad y luchó por el proyecto con uñas y dientes.

MENACHOboceto

La estatua

El escultor elegido para el proyecto fue Salvador Amaya, considerado el más idóneo por su reciente y exitosa trayectoria en las esculturas históricas, entre ellas, el monumento a Blas de Lezo de la Plaza de Colón de Madrid  o el Busto de Felipe VI de la Academia de Infantería  en Toledo. Amaya, hijo del gran escultor Marino Amaya y que en la actualidad está trabajando en la figura de Martín Cerezo, uno de los héroes de los Últimos de Filipinas,  quiso contar para el diseño  con Augusto Ferrer-Dalmau. Conocido como “el pintor de batallas”, es el artista militar español de mayor proyección mundial, académico de Bellas Artes y Gran Cruz al Mérito militar. 

Inspirados por la historia de Menacho, Amaya y Ferrer-Dalmau  quisieron representar al General en plenitud y recoger el momento crucial en el que el General arenga al destacamento de patriotas sobre la muralla, sable en mano. "Menacho se presenta valeroso ante los enemigos que se aproximan. Tiene un rostro sereno ante la muerte. No tiene miedo", dice el escultor .Una imagen épica y romántica del héroe que da la vida por defender a su país.

Ferrer-Dalmau destaca que desde un primer momento pensaron en que Menacho tuviese una "postura torera para destacar su valor. Algo muy español". El material elegido para la estatua es el bronce y es de grandes dimensiones superando los siete metros entre la figura y el pedestal de granito.  

Con un exhaustivo rigor histórico, la figura es exquisita desde el punto de vista uniformológico, no en vano contaron con el asesoramiento de Luis Sorando -colaborador de cabecera de Augusto Ferrer-Dalmau y Presidente de la Asociación Napoléonica-, uno de los máximos expertos del mundo en uniformes de la Guerra de la Independencia (ha publicado recientemente un libro puntero sobre José I). También Salvador Amaya contó con la historiadora Mariola Beltrán, el modelista Curro Agudo, gran conocedor de la muralla de Badajoz y sobre todo destaca el contacto con el coronel Eduardo García-Menacho, descendiente del héroe de sexta generación que supone una implicación humana y emocional en el proyecto.   

La inauguración será a finales de marzo, coincidiendo con el aniversario de la  muerte del general y culminando una serie de  actos en su memoria que incluirá un ciclo de conferencias. También se inaugurará el 14 de marzo la sala 'General Menacho' en el Palacio de Capitanía que exhibirá los enseres y los restos funerarios del militar

Menacho

Un gran proceso de ejecución

El proceso comenzó con la realización de la estatua en barro. Luego hicieron los moldes y se rellenaron con 700 y 1.000 litros en la fundición Arte 6 de Arganda del Rey. La espada, que es de acero, es una pieza única a semejanza de la usada en la época de Menacho. 

Amaya, muy satisfecho con el proyecto afirma  « Fue un español que se enfrentó a las fuerzas invasoras. Los  personajes que nos unen a todos, nos hacen sentirnos orgullosos de quién nos precedieron. Es un gran ejemplo en estos tiempos convulsos” “Creo que es de justicia reconocer el mérito  de la Asociación cívica ciudad de Badajoz porque han trabajado muchísimo para que la ciudadanía tenga este monumento a Menacho”. 

El Gabinete de Proyectos, durante tres años se ha ocupado las gestiones de contratación del monumento. Según la información con que cuenta este diario, la estatua de Menacho se encuentra fundida y el pedestal en proceso de elaboración, a la espera de que el ayuntamiento haga efectivo el pago de acopio de materiales para que pueda ser inaugurado en el mes de marzo.

La ubicación 

Este diario ha consultado con académicos y expertos en estatuaria, tanto europeos como españoles, y todos han coincidido en que el lugar elegido para ser erigido es fundamental. Y la Avenida de Huelva  sería el lugar idóneo.  Si se yerra en el lugar, la estatua perdería parte de su fuerza. La existencia de una fuente complica el problema, y el Ayuntamiento debería trasladarla, porque junto a ella, perdería protagonismo y se obstaculizaría su visión, y dado el poco tiempo que queda para el acto de homenaje ya deberían haberse puesto en marcha. Otro tema es el fondo de la escultura... Una escultura de estas características, clásica y monumental, debería tener un fondo vegetal  y no un edificio.

Suponemos que los responsables de la colocación atenderán a estos supuestos, porque la mejor ubicación para la estatua, es lo mejor para la ciudad, dado que se convertirá  sin lugar a dudas en uno de los referentes monumentales de Badajoz

Un golpe de suerte para la ciudad

Providencialmente, erigir esta escultura de Menacho ha sido fue un golpe de suerte para la ciudad de Badajoz. Desde que se encargó la obra en 2016 hasta hoy, el prestigio y las trayectorias de Salvador Amaya y Ferrer Dalmau, han tenido una evolución estratosférica. Ahora ambos artistas están de plena actualidad por su proyecto de gran escultura de los Tercios Españoles. Por ello, el valor de la escultura de Badajoz y su difusión en el ámbito artístico-militar y turístico será exponencialmente mucho mayor de lo que la ciudad pudiera haberse imaginado. 

Menacho volverá a arengar orgulloso a sus tropas al Baluarte de Santiago, la ciudad que defendió hasta la muerte.  Y esta gran  obra de Amaya, será sin duda el mejor legado para la posteridad de su valiosa gesta. @mundiario