Buscar

MUNDIARIO

Habitación 300: Un fenómeno de la humanidad, la noción de mis rasgos hindúes

Aún así, sigo esperando que alguien me diga el color de mis ojos. ¡Ni que mi belleza fuese tabú! / Relato literario.
Habitación 300: Un fenómeno de la humanidad, la noción de mis rasgos hindúes
Linda Evangelista, años '90. / Mundiario
Linda Evangelista, años '90. / Mundiario

Firma

Paula Cascallar

Paula Cascallar

La autora, PAULA CASCALLAR, se define como escritora ambulante y publica sus relatos literarios en MUNDIARIO, donde mantiene la sección Habitación 300 y colabora en Humor. @mundiario

¿Qué le pasó al espejo? ¡Me enseñó un hermoso hada, al acordar de madrugada! ¿Y estos ojos de agua, velados por el dolor? ¡No me veo! Y si no me veo, ¡no puedo luchar!

¿Por qué no percibo mi belleza? (Ni la aprecio, no tanto como el deseo de morir.) ¿Qué le hizo a mi psique atrofiar la noción de mi misma?

a) Pudo ser la fuerza con la que se me impuso un parentesco antinatural, a base de agresiones físicas y tortura (contraeducación doméstica).

b) Quizá el acoso racista de mi entorno (dados los rasgos de mi ascendencia japonesa) me hizo sufrir tanto que conformé una imagen semejante al perfil español (me veo rasgos gitanos).

c) ¿Y si mi activo y potente intelecto, todos los aspectos que funcionan en mi mente, afean mi percepción?

La inseguridad, la timidez extrema, las grandes dudas, el complejo de marginación... Acotaron mis relaciones por mucho tiempo. No fue hasta los hipotéticos veinte años que me vi por primera vez, al tiempo que descubrí mi amnesia (al haber hallado "pareja" al fin).

Mi forma de actuar cambió, tuve más confianza, empecé a socializar con los chicos... Pero, a día de hoy, considero que la belleza no es suficiente requisito para conservar una relación.

Aún así, sigo esperando que alguien me diga el color de mis ojos. ¡Ni que mi belleza fuese tabú! @mundiario