La fascinante forma en que la música afecta a nuestra salud

Mujer escuchando música. / Pexels.com.
Mujer escuchando música. / Pexels.com.

Una buena canción puede cambiar nuestro estado de ánimo y hacernos mover los pies y como dice Len Williams, famoso guitarrista inglés y excepcional pedagogo, también puede tener efectos extraordinarios en nuestro cuerpo. 

La fascinante forma en que la música afecta a nuestra salud

Hace tiempo que se sabe que la música tiene efectos sobre nuestra salud. Hace más de 100 años, Florence Nightingale recomendaba el uso de la música para tratar a los heridos. Y nuestro conocimiento de lo que la música puede hacer por el bienestar de las personas crece continuamente, con estudios que revelan las increíbles formas en que puede afectar a nuestros cuerpos y mentes en cada etapa de la vida.

Además, en todas las etapas de la vida, los estudios han demostrado que la música puede ayudar a reducir significativamente el dolor que sienten las personas cuando se recuperan de lesiones y enfermedades. Los pacientes con cáncer que escuchan melodías parecen sobreponerse mejor, los adolescentes con autismo empiezan a comunicarse mejor y los estudios indican que la musicoterapia es tan buena, o incluso mejor, que los antidepresivos para tratar la depresión severa. Y al final de la vida, la música en las salas de cuidados paliativos puede controlar el dolor y reducir la dependencia de los fármacos. Incluso hay una sonata de Mozart que parece tener una capacidad única para reducir el número de ataques que sufren las personas con epilepsia.

Entonces, ¿en que medida la melodía, el ritmo y el tono afecten a nuestra salud? Clare Maddocks es musicoterapeuta y miembro de la BAMT, Asociación Británica de Musicoterapeutas y explica que “cuando escuchamos música, esta tiene una poderosa capacidad de llegar a diferentes partes del cerebro y puede acceder a nuestro subconsciente”, llegando a las personas de una manera que la terapia tradicional no puede. Y no solo el cerebro se ve afectado por la música. “Tiene un fuerte efecto en medidas fisiológicas como el ritmo cardíaco y la presión arterial”-

La música está profundamente ligada a la experiencia humana, y muchos de los terapeutas mencionaron que el primer sonido que oímos es un latido rítmico, el del corazón de nuestras madres en el útero. También se cree que nuestra capacidad auditiva es el último sentido que se “apaga” cuando morimos. Escuchar, o mejor aún, crear música enciende las neuronas de casi todas las partes del cerebro y libera “sustancias químicas de la felicidad”. La creación de música se da en todas las culturas del mundo, y la mayoría de la gente puede dar fe del poder que las canciones pueden tener sobre sus emociones.

El profesor Paul Crawford es un académico que estudia el campo de las humanidades de la salud en la Universidad de Nottingham. Ha abogado por un servicio nacional de salud para la creatividad. Aunque en realidad no quiere decir que el Reino Unido deba tener un servicio de salud musical respaldado por el gobierno, afirma que debería tomarse en serio la importancia de las prácticas creativas para la salud pública.

En lugar de confiar en un enfoque medicalizado y centralizado para tratar todos los aspectos de la salud y el bienestar, Crawford cree que un mayor financiamiento de las actividades creativas podría beneficiar muchísimo a la salud, y quizá evitar que mucha gente acabe en el sistema médico innecesariamente. @mundiario



 

La fascinante forma en que la música afecta a nuestra salud
Comentarios