Buscar

MUNDIARIO

¡Me falta un Figaro! La obra maestra no puede quedar incompleta

Lo nuestro no tiene que ser tan excelso para que sea verdad, no requiere de tan afinada sonoridad, para causar regocijo y no exige perdurar tanto en el tiempo para destacar.

¡Me falta un Figaro! La obra maestra no puede quedar incompleta
Freddie Mercury.
Freddie Mercury.

Piezas dispersas que aparentan nada significar, recurrentes espacios vacíos ayunos de sonoridad, incertidumbre por el resultado de un esfuerzo hecho por separado, bien ejecutado pero que no refleja armonía, hasta que las piezas del rompecabezas se van juntando, se mezclan en una secuencia exacta y la idea plasmada en la mente del genio se consolida, los acordes, los coros, los solos de voz y de guitarra alcanzan plenitud y la obra maestra cobra vida, única e irrepetible.

Por eso cuando la escuchamos, desde el primer acorde, esa música no es indiferente para nadie, todos la conocen y en muchos de nosotros logra posicionarse para siempre, en ese espacio del alma, cual caja de los recuerdos que guardamos en la buhardilla y a la que acudimos cuando andamos en busca de “algo” que nos ayude a recobrar el aliento o atemperar el sentimiento recordando buenos tiempos vividos.

Grandes cosas podemos hacer, partiendo de nuestra natural humanidad, sumando nuestros talentos con dosis suficientes de paciencia y de trabajo constante para moldear el barro y hacer a partir de él, joyas de colección, como lo hizo Freddie Mercury con Bohemian Rhapsody obra de arte musical que por estos días, sonará una y otra vez en la radio y en las salas de cine de nuestros barrios.

Lo nuestro no tiene que ser tan excelso para que sea verdad, no requiere de tan afinada sonoridad, para causar regocijo y no exige perdurar tanto en el tiempo para destacar.  Debería bastar con ponerle atención a las palabras del papa Francisco: “el futuro lo tienes que hacer tu con tus manos, con tu corazón, con tu amor, con tus pasiones, con tus sueños, con los demás”. Por eso, tómate un tiempo para pensar, busca en el baúl, la llave y moldea la pieza de tu felicidad que será mucho más que alebrijes lo que puedes lograr, son obras que a mucha gente han de impactar, los que te quieren de verdad. @mundiario