Escola de Doloriñas: profundamente identitaria, pero su grandeza la hace universal

El acto en el claustro del Monasterio de Lourenzá
Escola de Doloriñas en el claustro del Mosteiro de Lourenzá / Mundiario

Lourenzá ( Lugo) dejaba de manifiesto la singularidad del lienzo Escola de Doloriñas y el genio de Julia Minguillón en el exitoso homenaje que le dedicó por su 80 aniversario.

Escola de Doloriñas: profundamente identitaria, pero su grandeza la hace universal

"Escola de Doloriñas es una obra profundamente identitaria, pero su grandeza la hace universal",  afirmaba la investigadora María Fidalgo Casares a los 80 años de la ejecución del lienzo Escola de Doloriñas. Lourenzá (Lugo) escenario del cuadro, no quiso dejar pasar de largo este aniversario y la asociación Patrimonio Laurentino y el Concello de Lourenzá organizaban una gran jornada en reivindicación de la artista y su famoso lienzo.

El evento comenzó días antes decorando los principales calles de la ciudad de la villa con sus obras más conocidas. Un atinado cartel de la diseñadora laurentina Codés Lillo sirvió de exquisito reclamo publicitario.

El día grande fue el sábado 28 de Agosto, en el gran Monasterio de San Salvador. Una joya arquitectónica con fachada de Casas y Novoa y considerada por los estudiosos como el gran proyecto para la fachada del Obradoiro de Santiago, y cuya iglesia posee un retablo de Ventura Rodríguez, totem del neoclasicismo español.

La jornada no solo tuvo como objetivo poner en valor el cuadro y a la pintora- que pasó su infancia y gran parte de su vida allí, sino integrarlo en el gran patrimonio histórico y artístico que atesora Lourenzá.

cartel de las jornadas

Cartel de las Jornadas. / Codés Lillo

El claustro fue el escenario elegido para el acto. Se cumplieron a rajatabla las reglas COVID pero, dadas sus grandes dimensiones, pudo albergar más de un centenar de personas. Entre los intervinientes, dos miembros de la asociación, Fina González y Remedios Gallo que nombraron a todos los niños que forman parte del cuadro Escola de Doloriñas... Hablaron de las diversas exposiciones que les llevaron a recorrer el mundo, dieron datos de las circunstancias en que se pintó el lienzo, e incluso trasladaron al público la gran emoción que suponía la presencia de Dictina Cabaleiro y Casimiro do Lamelo, dos de los niños del cuadro que -ya nonagenarios-  que apoyaron físicamente el acto, así como la de familiares presentes tanto de otros "niños" como de la maestra Doloriñas. También hicieron mención a las palabras que le dedicó el gran galleguista también Laurentino, Francisco Fernández del Riego, con quien Julia mantuvo una estrecha relación de amistad...

Continuaron la alcaldesa de la villa, Rocío López, con una interesante reflexión sobre las relaciones de Lourenzá con la artista y la Vicepresidente de la Diputación de Lugo Tareixa A. Ferreiro que intervino con un breve discurso sobre el gran hándicap de ser mujer en un mundo de hombres y destacó su brillante trayectoria artística con el merecimiento de ser la única mujer en la historia poseedora de una Medalla de Oro de la Exposición Nacional de Bellas Artes. Quiso citar también a Maruja Mallo, al ser ambas mujeres lucenses y ambas becadas por la Diputación de Lugo para sus estudios,

Por su parte, Aurora Balseiro directora del Museo provincial de Lugo se centró en destacar la gran colección que el museo atesora sobre la artista y animó al público a visitar a las obras in situ, que dadas sus dimensiones deslumbran al espectador. Cerró el acto la intervención de María Fidalgo Casares, doctora en Historia y miembro de la Academia andaluza de la Historia, que ha publicado varios trabajos sobre la artista. Precisamente, y coincidiendo exprofeso con la efemérides, salía a la luz un artículo de su autoría en la revista de Arturo Pérez Reverte, Zenda, en la que repasaba su vida y obra y hacía una interesante reflexión sobre el olvido de esta singular artista.

aurelia

Panorámica del acto con Aurelia Balseiro / Mundiario

                                                          

Una exposición de altura y divulgación

María Fidalgo apoyó su disertación con una gigantesca pantalla de gran calidad que permitió que todos los asistentes desfilaran por una auténtica pinacoteca visual de la producción de Julia Minguillón.  Fidalgo quiso recordar la labor de Victoria Carballo-Calero la máxima especialista en la artista y catalogadora de su obra. Tras ello, procedió a ir entrelazando su biografía y producción pictórica en un singular análisis, abordando a la vez los distintos géneros que cultivó a lo largo de su vida Julia Minguillón, para finalmente detenerse en los valores de Escola de Doloriñas. Para Fidalgo “Lourenzá fue un entorno telúrico, el regazo vital de Julia,  y pintar Escola de Doloriñas fue toda una catarsis para recuperarse de la pérdida de su primer y único hijo nonato”. También comentó que "el cuadro es profundamente identitario pero su grandeza lo hace universal". 

La investigadora fue contundente y muy crítica con aquellos que definen a Julia Minguillón como “pintora del régimen” “No solo jamás tuvo apoyo institucional, sino que fue abiertamente relegada por el franquismo oficial, en beneficio de artistas vanguardistas que a finales de los 40 y 50. Algo que interesaba al régimen para dar una imagen de modernidad”. Una disertación cuya altura académica no fue óbice para que su explicación tuviera un tono apasionado y divulgativo que fue muy apreciado por los presentes que lo agradecieron con una larga ovación. Rocío López, la alcaldesa de la villa definía el acto como " todo un éxito".

intervinientes

A. Balseiro, directora Museo de Lugo; la vicepresidente de la Diputación, Tareixa Ferreiro; la alcaldesa, Rocío López; el ex-alcalde Vidal y la académica María Fidalgo. / Mundiario

 

Lourenzá: un gran patrimonio histórico-artístico

El interés de Lourenzá en poner en valor a Julia Minguillón no se va a ceñir a esta actividad sino que pretenden darle continuidad  y tienen en proyecto diferentes actividades como la realización de un roteiro por los parajes que pintó y visitó la artista lucense, hasta una recreación virtual del aula de Escola de Doloriñas.

La jornada dedicada a la artista y su lienzo fue vibrante, emocionante y reivindicativa. Su escenario de gran magnificencia histórica y artística, contrastaba y se complementaba la vez con la sencillez y austeridad de un cuadro único. Según María Fidalgo.“Julia Minguillón posee cuadros extraordinarios, de los mejores de la pintura gallega, pero, por su singularidad, aunque solo hubiera pintado Escola de Doloriñas, ya tendría su sitio de honor en la historia de Galicia”. @mundiario

Escola de Doloriñas: profundamente identitaria, pero su grandeza la hace universal
Comentarios