Buscar

MUNDIARIO

Es solamente una noche, de luces o de tormentas...

He redactado un cuento de Navidad que participará en el concurso que organizan Zenda e Iberdrola. Por mi parte, ¡llevo dos meses escribiendo cuentos de Navidad!  #cuentosdeNavidad
Es solamente una noche, de luces o de tormentas...
Clip de 'Qué verde era mi valle'.
Clip de 'Qué verde era mi valle'.

¿Entonces qué me pasó? Solía sentarme a la mesa a regañadientes, dolida por la programación televisiva a la que me somete el vacío de las comidas familiares.

A abuelo le oí refunfuñar desairado la última vez. Fui moviéndome por todas las estancias para preservar mis facultades y no vomitar otra vez.

El año pasado no pude contener el llanto a la mesa; a veces se sorprenden, otras me increpan.

¿Qué había pasado conmigo? Casi no recuerdo la felicidad de antes, de hecho el recuerdo remanece una mancha en aquellas aguas calmas.

Lo que sé es que me quieren, y tuve una corazonada… Así que he vuelto. Abuelo me acogió en un cálido abrazo que llevó las edades a un principio, sentí un estremecimiento como el de cuando oigo gaitas por la calle, no sé, ¡volví a la aldea!

Quizá creyeron que estaba perdida, que nunca daría explicaciones… Que no quería ser de la familia…

¡Cómo brillaba el prado! ¡Qué rincón tan triste ha dejado el pino talado! Y cómo pasa el tiempo cuando no puedes olvidar, llegan el olvido y la madurez. Cuando antes eras un saco de sueños por cumplir, ahora duermes un traumático letargo…

Pasase lo que hubiera pasado, no fui consciente de que los adentros no se pueden perturbar, y creo que he vivido un renacer cada Navidad hasta hoy. Aquella adolescente muda y temblorosa creó esperanza en las tinieblas, surgieron amores por generación espontánea… Y fui vestida para mi ocasión con telarañas, creyendo en la vida después de la muerte.

Fui tan fuerte que caí con fuerza. Ya estoy bien, ya no sufro, me doy permiso para salir adelante. Además, tengo la fortuna de contar más años que enemigos.

La vida sigue después de Navidad, no volveré hasta el año que viene. Pero me he llevado un saco de dicha que se puede respirar. ¿Qué podría pasar? @mundiario