Buscar

MUNDIARIO

Enseñar a expresarnos es crear una sociedad libre e igualitaria

Gramática y ortografía básicas de la lengua española, la nueva publicación de la Real Academia de la Lengua Española y la editorial Espasa, es memoria viva de aquella que Elio Antonio de Nebrija publicara en 1492.

Enseñar a expresarnos es crear una sociedad libre e igualitaria
Portada de Gramática y ortografía básicas de la lengua española. / Editorial Espasa
Portada de Gramática y ortografía básicas de la lengua española. / Editorial Espasa

Firma

Pedro Luis Ibáñez Lérida

Pedro Luis Ibáñez Lérida

El autor, PEDRO LUIS IBÁÑEZ LÉRIDA, es colaborador de MUNDIARIO. Es un poeta, articulista y comentarista literario. Ha publicado varios libros de poemas, algunos de ellos premiados. Es de reciente publicación El milagro y la herida. Forma parte de la Antología Poetas en Bicicleta y de la Antología El Aljarafe y el vino. @mundiario

Un solo libro para la rica lengua española. En el contexto de celebración de la XVI Congreso de Academias de la Lengua Española, celebrado en la ciudad de Sevilla –España- entre el 4 y 8 de noviembre, destaca la presentación de la obra Gramática y ortografía básicas de la lengua española. Un programa densísimo de actos públicos y académicos jalonaron las jornadas que según calificó el director de la Real Academia de la Lengua Española –RAE- es el más ambicioso de los congresos celebrados. La publicación corresponde a la editorial Espasa y la RAE. La publicación de ambas materias se había realizado por separado en los 2011 y 2012. Un volumen de 548 páginas las condensa y unifica de forma resumida y próxima al lector estas dos obras referenciales.

LA DELEGACIÓN EN SEVILLA DE ACE-ANDALUCÍA fue invitada al acto de presentación y estuvo representada por Pedro Luis Ibáñez Lérida y Francisco Vélez Nieto, en calidad de consejero y presidente de honor. El acto se celebró el  pasado 6 de noviembre en el teatro de la  Fundación Cajasol. Contó con la intervención de Adriana Valdés, Directora de la Academia Chilena de la Lengua y Salvador Gutiérrez, académico de la RAE y tuvo como mediadora en la conversación a la periodista Marta Robles.

REFLEXIONES PARA UNA VISIÓN DE LA LENGUA ESPAÑOLA. Salvador Gutiérrez aseveró el grado de importancia de esta publicación. “Aconséjenlo, por favor, porque es útil”, señalando el carácter didáctico de la obra y la suma de ejemplificaciones que la convierten en una herramienta para el público generalista que quiere escribir y hablar bien. La sencillez es un rasgo sobresaliente que inmediatamente capta el lector que se adentra en este árbol de la lengua, de enramada frondosa y benefactora para quien se cobija en el acervo de su conjunto de conocimientos. Existe una corresponsabilidad compartida entre el ámbito académico y el público, que radica en el ejercicio de las normas de un idioma que posee 580 millones de habitantes en todo el mundo. Adriana Valdés atendió a otro aspecto que interrelaciona la expresión correcta con el poder que lleva implícita esa capacidad, “El lenguaje es una forma de igualdad: si el estudiante se expresa bien, esa persona tiene poder. Los que no lo tienen, los que se crían en contextos donde no se le dan herramientas lingüísticas, necesitan que sean las escuelas las que se las faciliten”. Apeló igualmente a la necesidad de facultarnos de la norma para acometer otros horizontes ajenos a ella como son las infracciones del lenguaje o del estilo derivadas de las licencias poéticas, porque "La norma articula la licencia".

ELIO ANTONIO DE NEBRIJA. El humanista sevillano nacido en la población de Lebrija, fue autor, entre otras obras, de Grammatica Antonii Nebrissensis -1492- y Reglas de orthografia en la lengua castellana -1523-. En el caso de la Gramatica, que fue la primera europea en una lengua vulgar, fue recibida con ciertas ciertas reticencias por sus coetáneos Hasta el punto de no ser reeditada en vida del autor y a pesar del éxito obtenido con otro tipo de publicaciones sobre lexicografía, diccionarios o medicina entre otros tratados. En realidad la vigencia de su intelectualidad estriba en atender a que el conocimiento no era ni es posible sin una expresión adecuada y gentil. Como así sostenía: (…) Para el colmo de nuestra felicidad y cumplimiento de todos los bienes, ninguna otra cosa nos falta sino el conocimiento de la lengua (…). En referencia al latín y a su progresivo desconocimiento. De ahí esta obra y su luciente cauce que se irá ensanchando y recorrerá más de quinientos años. Su refrendo lo encontramos en esta nueva obra en el siglo XXI que revierte de aquella. Venero que pacientemente irriga ese vasto mundo en el que Gabriel García Márquez chapoteaba con elegante sabiduría, “No puede decirse en qué lugar se habla un mejor español, porque no hay un castellano, sino muchos”. @mundiario