Buscar

El Oriental

Aquel día estaba hundido en un oscuro y pestilente túnel, entre las bataholas de gente que me pasaban empujando y restregándome el pregón y hasta una canción de los Rolling Stone... Cuento.

Venta de pescado en la calle.
Venta de pescado en la calle.

Firma

Eugenio Tórrez

Eugenio Tórrez

El autor, EUGENIO TÓRREZ, es colaborador de MUNDIARIO. Es docente y decano de la Universidad UPONIC. Escribió una novela corta para el Miami Herald y ganó un concurso de cuento. En los años 90 comenzó a escribir para la prensa de Nicaragua y en la revista Ángel Pobre de la Universidad Centroamericana. @mundiario

Pregones por aquí y allá, guerra de olores batallas de colores, laberinto y montaña de casas, cosas, chunches, chechereques, competencia, tramo de esto y aquello, oferta y demanda calidoscopio de miseria  codicia, contrabando, cerros de riquezas y mentira, importaciones, exportaciones, pólizas, valor CIF, ilusión pero sobretodo supervivencia, lucha por la vida... Todo eso fue lo que encontré una tarde de verano en el Oriental.

Aquel día estaba hundido en un oscuro y pestilente túnel, entre las bataholas de gente que me pasaban empujando y restregándome el pregón y hasta una canción de los Rolling Stone que sonaban a esa hora a todo volumen por donde venden ropa usada.

Al doblar en una estrecha esquina en donde la fila india era menor, me topé con una sórdida cantina que llamó mi atención. Se jugaba a la ruleta, naipe, tabaco, mujer y al ron. Y la rockonola  sonaba un rico son cubano con aroma a mujer. “El borracho”, gritó el ruletero; “vos mismo”, le respondió una vieja desdentada que se encontraba sentada en una agujereada y mugrienta  hamaca de lona y que a la vez fumaba y ojeaba una vieja revista Playboy. 

Luego dirigí la mirada a un grupo de jugadores de póker y el más corpulento clavándome su ígnea mirada comenzó a mostrarme una lustrosa makarov del tiempo de la revolución y de repente me gritó: “vas a jugar o qué”. Yo, sin decirle nada, reanudé mi exploración, y saltando unas charcas de orín y vómitos logré llegar a una cadena de peluquerías en donde dos mujeres discutían, no sé qué, pero lo cierto es que la más joven al final le terminó gritando a la que se alejaba: “Chela de cuarterilla”.

De inmediato aligeré el paso hacia las vende quesillo y cosa de horno y ahí un grupo de vivanderas arrastraban a un muchacho por intentar robar comida. “Maldito ladrón, pedrero, huele pega”, le profería la más obesa. Le compré a un chavalo agua helada, mientras la masa de curiosos que se habían agolpado en derredor del escuálido cuerpo se esfumaba, y cuando el alboroto tomó otro rumbo, en seguida caminé en dirección a donde fue el cine México, y en el trayecto un policía que caminaba a mi lado y que iba silbando de contento fue inopinadamente víctima de una mujer que, saltando sobre su espalda, le propinó una puñalada en el cuello, y en el suelo lo terminó dejando como colador. Poseída, ensangrentada y embriagada le sacó el billete de 20 dólares al ahora occiso. “Conmigo nadie se limpia el culo, hijueputa, yo puedo ser puta pero honrada, maricón”, le terminó gritando hecha una energúmena, y sin ver al centenar de testigos se echó a correr desesperada hacia al dantesco callejón de la muerte en donde la vida es una tentación.

Entre el histerismo, los gritos y el sopor de los presentes una gran cuita me encasquilló el espíritu y el pensamiento, y siguiendo un cordón rojo que comenzaba a deslizarse por la cuneta, no sé por qué pensé en lo brutal que es la guerra. Me abrí paso entre el tumulto de gente, los gritos,  el llanto, la basura y el afro calor somalí; hasta lograr alejarme del mórbido lugar de los hechos consumados.

En la parada de buses que van para los departamentos la esfera incandescente como una gigantesca y encendida giba se comenzaba a  ocultar con suavidad a lo lejos, como un dromedario sol.

El ambiente urbano era emancipador y entonces terminé pensando: “Una guerra, es una guerra, una guerra es un Vietnam (wild),  un Oriente medio, te mata, te mal mata, o te jode sino te alejas, luchás o sobrevivís; porque una guerra  es también un gran emporio, o un gran  dinosaurio como el Mercado Oriental de Managua". @mundiario