Buscar

MUNDIARIO

El furgón de cola para la cultura

¿Cultura para qué? No, mejor censura de santo y seña como la desfiguración de un pueblo al que se debe de alimentar con la manipulación.

El furgón de cola para la cultura
De izquierda a derecha, de pie: Miguel Hernández, Leopoldo Panero, Luis Rosales, Antonio Espona, Luis Felipe Vivancos. J. F. Montesinos, Arturo Serrano Plaja, Pablo Neruda y Juan Panero. Sentados: Pedro Salinas, María Zambrano, Enrique Díez- Canedo, Concha Albornoz, Vicente Aleixandre, Delia del Carril y José Bergamín. En el suelo, Gerardo Diego. / Fondo Fundación María Zambrano
De izquierda a derecha, de pie: Miguel Hernández, Leopoldo Panero, Luis Rosales, Antonio Espona, Luis Felipe Vivancos. J. F. Montesinos, Arturo Serrano Plaja, Pablo Neruda y Juan Panero. Sentados: Pedro Salinas, María Zambrano, Enrique Díez- Canedo, Concha Albornoz, Vicente Aleixandre, Delia del Carril y José Bergamín. En el suelo, Gerardo Diego. / Fondo Fundación María Zambrano

Firma

Francisco Vélez Nieto

Francisco Vélez Nieto

El autor, FRANCISCO VÉLEZ NIETO, es escritor, poeta y comentarista literario. Colaborador de MUNDIARIO. @mundiario

“Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.”

María Zambrano

De nuevo el verso limpio, palabra heredada de Antonio Machado ligero de equipaje advirtiendo como el viejo cantar de hacer camino al andar. Estilo del deber saber estar como muestra  insobornable. Emblema de una apuesta  para la formación de  este nuevo gobierno. Para que con la claridad y firmeza necesaria, logre hacer  frente al griterío y mal  gusto de la España irredenta llena de furia y fervor nostálgico propia de Frascuelo y María. Otros consideramos  que tan desafiadora  andadura sin el soporte solido de una apuesta cultural consciente para España, les será imposible desplazar a este escaparate de “Turismo escultural” de Cine de barrio, con cruz y sotana de  uniformados tópicos del  sobrecargado casticismo provinciano, “Por ser lo que quiere la gente”

Lo importante de este desafiador proyecto para un pueblo de humillados y ofendidos, sin un camino luminoso,  debe ofrecer  ideas claras a fin de apostar por una cultura sólida y viva. Abanderar la copla de  Alberti de “A galopar, / a galopar, / hasta enterrarlos en el mar”. Aunque bastaría con dejarlos en la orilla del sucio oleaje, bajo los vuelos de las gaviotas azules de su bagaje, con escabrosas ideas de conservadurismo a  ultranza.  Recordándole a la sociedad  sobre el peligro siempre latente de “Españolito que vienes / al mundo te guarde dios. / Una de las dos Españas / ha de helarte el corazón”. Estos deben ser los versos más realistas y dolidos del poeta de España, que el denominado Presidente del Gobierno de España quiere abordar, consciente de que no existe caminante sin camino. Y que el camino se hace sin cantos de sirena, evitando toda palabrería propicia para cumplir el expediente. Y  que España no siga con  su cine de barrio y jolgorio de los efectos especiales de la televisión. Porque resulta curioso, y a la vez provoca sospecha, que incluso la derecha recalcitrante venga manejando en esta apuesta por el conservadurismo nostálgico frases de Manuel Azaña, ejemplo de altura intelectual y conocimiento, frente a  la ignorancia propia del cinismo y la estrategia premeditada. Frases de un español al que todavía ni la derecha ni la denominada izquierda lo han tenido en cuenta para discriminarlo e insultarlo con los más despreciables calificativos.

María ZambranoMaría Zambrano.

Porque en este país llamado España para los políticos en general, la cultura ha sido, y en parte lo es actualmente, el desprecio y desdén, falsificándolo todo, vistiéndola de escaparate de frases hechas con las que entretener a la plebe. Y es que en el fondo resulta ser su más peligroso enemigo: ¿Cultura para qué? No, mejor censura de santo y seña como la desfiguración de un pueblo al que se debe de alimentar con la manipulación. Y un ejemplo más, es esta pregonada formación de un gobierno progresista. Se ha venido hablando y pregonado de ministerios y personajes para ocuparlos, de todos los habidos y por haber hasta el final. Ninguno bajo el signo de Cultura. Lamentable, triste, doloroso. ¿Será necesario recordar a esos prometedores políticos de corte republicano, que hagan  el esfuerzo de mirar hacia atrás sin ira? Estudiar y descubrir el enorme esfuerzo por la cultura durante la República, Con la criminalidad política que la trató el franquismo santificado bajo palio Como  señala Antonio Machado en su Juan de Mairena: “Para descubrir la cuarta dimensión de vuestro pensamiento, busca el perfil hedónico de vuestras paradojas, en el espejo bobo de vuestra sabiduría.” Vocación, ese otro refugio allí donde el hombre guarda quehaceres, borradores de imposibles rescates.

Mejor que ser Cervantes prefiero ser escudero Y trocar la ficción en realidad. Deseoso de desfigurar mentiras, combatir tanta maloliente prédica, luchar contra los falsos gigantes, donde el hombre guarda los quehaceres con los que luchar contra las aspas de  la mentira. Desnudar lo que el nuevo presidente ha configurado con un Ejecutivo formado por cuatro vicepresidencias y dieciocho ministerios. Oremos para que los dioses de la mitología repartan suertes. @mundiario