Buscar

MUNDIARIO

Diego de León, la nueva iconografía de Augusto Ferrer Dalmau, El pintor de Batallas

Augusto Ferrer Dalmau presentó su obra "Diego de León" que se convertirá en la iconografía definitiva del gran militar. El destino del lienzo será la Real Gran Peña donde se presentó en un brillante acto.

Diego de León, la nueva iconografía de Augusto Ferrer Dalmau, El pintor de Batallas
La obra Diego de León.
La obra Diego de León.

Firma

María Fidalgo Casares

María Fidalgo Casares

La autora, MARÍA FIDALGO CASARES, es Analista social y Crítica de arte y Literatura. Doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, es Académica de la Historia de Andalucía y escribe en MUNDIARIO . @mundiario

En la Real Gran Peña, en el corazón de Madrid, en uno de los clubes más selectos de Europa y de los lugares más cargados de historia de los dos últimos siglos se ha celebrado uno de los actos más interesantes de la temporada: la presentación del lienzo “Diego de León”. La obra tiene como destino la gran pinacoteca que posee la ilustre sociedad madrileña.                                                   FOTOS JEOSM                                         

el discurso del pintor

                                                                                                                                 Esperada presentación

Momentos previos al evento se palpaba una sensación ambiental de asistir a un hecho único: la presentación de un nuevo lienzo del pintor que más ilusión ha generado entre aquellos que creen que la Historia de España es algo grandioso que se tiene y debe reivindicar. Y es que la presentación de un cuadro de Augusto Ferrer-Dalmau siempre genera expectación. Algo muy atípico en nuestro país, pero que está siendo una constante en su carrera de los últimos años. Y pese a que hoy hay unanimidad en considerar todas sus obras – sin excepción– de una ingente calidad técnica, el artista con un casi obsesivo afán perfeccionista no se muestra del todo satisfecho, hasta ver la reacción in situ del público. La realidad es que suele desbordar las expectativas porque tiene la habilidad de conseguir que sus nuevas obras siempre sorprendan, algo que consiguió con creces en la Gran Peña.

A Ferrer Dalmau le unen lazos con la Real Gran Peña, no en vano es  "Peñista de honor” y arropaban el evento altas instancias militares como el JEMAD Fernando Alejandre, el AJEMA Teodoro López Calderón, el  MOPS General López del Pozo., El Director del Colegio de guardias jóvenes Coronel Rafael Morales, el Coronel de la Guardia Real Eduardo Diz Monje, los anteriores coroneles de la Guardia Real, Álvarez de Toledo, General Diaz Cruz, General Cesar Muro. Junto a ellos, militares de todas las graduaciones, aficionados a la historia, nobles, personajes relevantes, y los ilustres socios de la institución, compartían la expectación de contemplar su nueva obra. JEOSM Fotos

thumbnail

                                                                                             

Una espléndida pinacoteca albergará el majestuoso lienzo

El lienzo cubierto vislumbraba una verticalidad  muy poco habitual y la realidad fue impactante… En una nube casi irreal de un gris con resabios plateados, un deslumbrante jinete decimonónico cabalgaba hacia el espectador. Furia y poder en jinete y montura. Extraordinariamente uniformado, el cristino cargaba con su sable en un sobrecogedor y logradísimo escorzo. El caballo, de pelaje con colorido similar al fondo, parecía estar vivo y mediatizado con el general transmitiendo velocidad y fiereza. Un valiente que luchó con coraje y que a la hora de ser ejecutado, antes de dar él mismo la orden de abrir fuego, les dijo a los soldados: «No tembléis, al corazón.» La capacidad técnica del artista brillaba con luz propia en el dinámico y potente lienzo, a la par que exhibía una elegancia  muy ad hoc para la institución a la que iba destinado. 

El haber elegido a Diego de León como el protagonista incrementó la admiración por la dimensión humana del artista, que por vinculación familiar nunca ha ocultado su “debilidad” por la causa tradicionalista, a la que ha dedicado hermosísimas obras. Conociendo a fondo su trayectoria, elegir al gran General Cristino, no hacía más que remarcar el leitmotiv de su concepción del género: la Historia es de todos, y todos descendemos de todos aquellos que lucharon en bandos y guerras en todos los siglos en los que se forjó España.

Presentó el acto el actual vicepresidente de la  Real Gran Peña , Miguel Ayuso y tomó la palabra el JEMAD Fernando Alejandre que glosó la figura de Diego de León como gran militar y la valiosa labor de Ferrer Dalmau en la recuperación de la Historia de España.

Tras él, el propio artista, mas risueño de lo que es habitual no ocultó la gran satisfacción por el entusiasta recibimiento de la obra que agradeció a la entidad y a los presentes. Quiso destacar que Diego de León fue un duro adversario para la causa carlista  y que en reconocer la grandeza de los enemigos está la dignidad de los hombres.

Cerró el brillante acto el Presidente de la Gran Peña, el Marqués de Quintanar expresando su satisfacción porque la rica pinacoteca albergara el nuevo cuadro del artista y con agradecimientos a todos aquellos que participaron en  el emocionante acto.pintando

                                                                           JEOSM Foto

Ferrer- Dalmau versus Cusachs

Un valor añadido sobrevolaba en la presentación. A Ferrer Dalmau nunca le han dolido prendas en considerar a Cusachs, el gran pintor catalán decimonónico, un gran referente. Al principio de su carrera, reconocía con humildad ser un fiel seguidor de este artista del que la Gran Peña posee varios lienzos.

La Gran Peña, en carambola genial, elegía como emplazamiento para Diego de León, una ubicación privilegiada frente a un lienzo de Cusachs. Un juego de miradas pictóricas de obras de idénticas dimensiones y tamaño, lo que explicaba el formato tan vertical elegido por Ferrer- Dalmau... 

Dos artistas catalanes en el corazón de Madrid. El ayer y el hoy. El pasado y el presente en una ilustre sede que vivió en primera fila la convulsa historia de los últimos siglos. Cusachs, observaba orgulloso al artista que se ha convertido en el gran “Pintor de Batallas” y Ferrer Dalmau, volvía a conseguír que un gran personaje histórico, Diego de León, recuperara su sitio y su grandeza para la posteridad. @mundiario