Buscar

MUNDIARIO

Diario de un poeta - 24 de octubre

“Hoy, como ayer, mañana como hoy, y siempre igual”, así empieza la rima LVI de Bécquer. Qué decirte, lector, además…

Diario de un poeta - 24 de octubre
Niña. / RR SS.
Niña. / RR SS.

Firma

Luis Estrella

Luis Estrella

El autor, LUIS ESTRELLA, escribe en MUNDIARIO. Es Lic. en Letras Hispánicas, copywriter, escritor, poeta. Ha publicado el cuento La muerte de Emilio (2005), en poesía La vida que pasa (2013) y las novelas Después de la niebla (2015), Los 70´s después de Cristo (2016) y el libro de poemas Laúd en el desierto (2018). En la actualidad es columnista en las revistas Merca 2.0 y SubUrbano. @mundiario

Pensar en cómo vamos en el camino, dando pasos firmes o irregulares, pero siempre hacia un sentido que buscamos, es impulsarnos… ¿y qué será si no es así? Cada día, veo gente en la calle y no es cualquiera. Al caminar por las banquetas me pregunto al cruzarme de frente con una persona: “¿la volveré a ver?”. Por lo común, no. Ya no volvemos a hacer un contacto.  Resulta difícil que el azar, la coincidencia o algún fenómeno circunstancial nos una.

En ocasiones, al dar vuelta en una esquina, uno se sorprende porque en un pestañeo la vida convoca situaciones irreversibles. Caminas y miras a cierto ángulo, te das cuenta que una persona te ve. ¿Por qué será? Surgen preguntas en donde filosofar acerca del tema, me parece, no llevará a mucho. Lo sustancial, conviene hacer el apunte, está en lo que sucede dentro de nosotros.

En este diario, me pregunto hacia dónde vamos y quiénes somos. Es una de las constantes. Considero que jamás debe perderse, sino dejar que siga sucediendo a través del asombro. En ese sentido, detallar a partir de la observación es fundamental; encontrar los pormenores de cada asunto, vislumbrar que entre el cruce de una persona y otra puede existir un nexo desconocido; pero mientras no suceda, seguimos vagando como entes desconocidos, inapropiados, aunque nos miremos y reencontremos la estela de los pasos; pensar en cómo serían las acciones si hablamos, si dialogamos, aunque sea un trabar conocimiento, desde luego que seríamos más abiertos y menos ignotos. Por eso, creo que la poesía es el descubrimiento y redescubrimiento de los signos, uso del lenguaje, tácito o no, de las esencias que nos constituyen como humanos.

Entendernos es un riesgo, lo reconozco. Buscar entendernos es ir más allá, atravesando el monte de la comunicación y así, por qué no, derribar el muro que nos construimos para no hablar con nadie y ser solo entes que pasan, extraviándonos por los recovecos de las historias desconocidas, porque somos eso, y nada.  @mundiario