Buscar

MUNDIARIO

Descubre Palabras de perdiz, de Miki Naranja

Bajo el seudónimo de Miki Naranja, Miguel Herranz acaba de publicar su primer poemario en la Editorial Comba. Un escritor de mirada sincera que nos descubre la realidad con mesura, inteligencia y humor.

Descubre Palabras de perdiz, de Miki Naranja
Miguel Herranz. / Lucia Be
Miguel Herranz. / Lucia Be

Firma

Gema Albornoz

Gema Albornoz

La autora, GEMA ALBORNOZ, es licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Córdoba (España). Colabora con las revistas Prisma a la vista, Salto al reverso y con la comunidad poética La poesía no muerde. Escribe en su blog Emociones encadenadas. Algunos de sus poemas han sido publicados en las revistas culturales, Ariadna-rc, Le Miau noir o la revista literaria digital El coloquio de los perros. Escribe en MUNDIARIO. @mundiario

Hay poetas que recurren a servilletas, tickets de la compra, libretas y otros cuadernos de notas improvisados para anotar la primera chispa que engendrará un poema. Miki Naranja, seudónimo de Miguel Herranz, es uno y su poesía es testigo de ello.

Según recoge su ficha en la Editorial Comba, donde ha publicado su ópera prima, “Palabras de perdiz”, es poeta y funcionario público. Nacido en 1978 en la tierra de Chacel y Delibes, estudió derecho al tiempo que se abría camino en su otro oficio, el de la escritura, del que asegura que siempre será novel. Autor en varios formatos, desde la prensa tradicional a las redes sociales, mantiene a través de su blog de poesía y de la cuenta de Instagram asociada una comunidad de casi treinta millones de seguidores. [1] Por la descripción no me extraña la búsqueda del rigor, la alusión anecdótica, así como tampoco, la meticulosidad y riqueza léxica o su precisión en el cuidado de los versos.

  

Portada-grande-Palabras-de-perdiz-384x600

Portada libro./ Editorial Comba

 

VIERNES

Requisitos para ser un náufrago:

vivir rodeado por mar,

conservar al menos un amigo

imaginario,

reír sin fundamento, llorar

a sabiendas de no ser escuchado,

mantener la esperanza abierta,

remota,

de que alguien

algún día

por razones que se nos escapan

se salga de su ruta habitual

nos mire,

nos vea

y

quizás nos rescate.

Ilustración.Taquen

Ilustración de la obra.

Es un libro lleno de verdad, como debe ser en la poesía. Como dice Ben Clark, Premio Hiperión 2016 y Loewe 2017, «Recorre con cierto escepticismo el paisanaje y analiza nuestra relación con el amor y el hastío. Miki Naranja tiene las tres cosas que busco en un poeta: inteligencia, mesura y honestidad». Verónica García Bertomeu afirma que «Entre sus versos vibran palabras con vocación de campo magnético, tan oportunas sobre el papel como en mitad de una tormenta, pues recomponen sin pretenderlo esa brújula orgánica que mueve a las criaturas aladas a cruzar el océano» y finalmente, Carlos Izquierdo resumen que «Su mirada poética atraviesa como un eje vertical la realidad» [2]

EPITAFIO

Aquí yace

una multitud.

Su libro es un canto de perdiz, delicadamente ilustrado por Taquen. Esa pequeña ave sedentaria de cabeza grande, pico corto y puntiagudo, de ojos oscuros y robusta. Ese animal que busca su alimento a ras del suelo y recolecta sus semillas pausadamente. Así imagino a Miki, recogiendo las semillas de su día a día, las migajas de esos pensamientos que se pasan por la cabeza mientras pasa tiempo en el hogar, con la familia, lee un poema de Ángel González, bebe una cerveza Voll-Dam, lee el periódico o espera en casa la llegada de nuevos libros.

BRACO

No te rindas

—dicen unos—,

ríndete, descansa

—dirán otros—.

Haz esto, aquello

o lo de más allá.

Y a la hora

de la verdad, el único

que se acerca —sin preguntas—

me lame la cara, los morros

el cuello, las manos

y se bebe mis lágrimas

una a una.

Es un perro.

Y…para colmo

no es mío.

Hace cálculos con sus versos, amasando las palabras, hasta crear un poemario que comienza rotundamente, con una declaración de intenciones y cierra sus páginas al ¡ria-pitá! de unas castañuelas. Porque no son palabras cualesquiera, son “Palabras de perdiz”.

[1] Palabras en la ficha de autor de Miki Naranja de la Editorial Comba.

[2] Recogido en la contraportada del libro.