Buscar

MUNDIARIO

¿Debemos tomarnos en serio la formación musical de nuestros hijos?

La música tiene unos beneficios enormes para los niños, sus capacidades neurológicas y su desarrollo. Aprender a tocar un instrumento incrementa las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial.

¿Debemos tomarnos en serio la formación musical de nuestros hijos?
Clase colectiva de piano infantil.
Clase colectiva de piano infantil.

Cristina Goás

Colaboradora.

Muchas de las conclusiones de los estudios, investigaciones y teorías de los distintos campos científicos  avalan, cada vez con más fuerza y con más resultados demostrados, el importante papel que la formación musical tiene en la educación, en la mejora del rendimiento escolar y en el desarrollo intelectual y emocional del niño.

 Favorece la creación de nuevas interconexiones neuronales. Partiendo de la base de que el desarrollo creativo se fundamenta o viene acompañado por un desarrollo de nuevas conexiones neuronales, la música es una actividad que, tal y como han demostrado numerosos estudios (podemos citar los de Daniel Levitin, Ann Patel o Stephen McAdams), implica a casi todas las regiones del cerebro y permite el establecimiento de conexiones neuronales y el surgimiento de procesos mentales que de otra forma no tendrían lugar.

 Activa el desarrollo de la inteligencia emocional, por la propia asociación de las emociones que todo ser humano tiene con la experiencia musical. Ayuda pues a la toma de conciencia de las emociones y a comprender los sentimientos de los demás. También tiene un papel destacado en el trabajo sobre las diferentes inteligencias múltiples (no sólo la inteligencia musical).

 Favorece el trabajo cooperativo. La música es una experiencia que combina lo individual con lo colectivo. Por ello es el recurso ideal para favorecer la interacción y el trabajo cooperativo, donde es necesario encontrar el equilibrio entre el ámbito personal y grupal.

 Desarrolla el espíritu constructivo. La música es un lenguaje universal, en el que además no es posible la discusión destructiva. Cualquier combinación de elementos rítmicos, melódicos y armónicos tiene como consecuencia una nueva obra musical, siempre diferente de la anterior. La contraposición de estilos da lugar a la fusión.

 Potencia la creatividad, el gran motor del desarrollo del talento. La cuarta revolución u ola de la humanidad es la de la creatividad. Entendemos la creatividad como el proceso de tener ideas originales que tengan valor, un enfoque bajo el que inteligencia y creatividad van de la mano.

 Es asequible para cualquier persona. La música forma parte de nuestra vida diaria. A todo el mundo le gusta algún tipo de música. A diferencia de otras manifestaciones estéticas y artísticas, la percepción auditiva y musical la tenemos muy interiorizada desde incluso antes de nuestro nacimiento, y nuestra relación con la música se manifiesta constantemente.