Buscar

MUNDIARIO

Deathco, un cómic entretenido que reflexiona sobre la violencia en la sociedad

Aparentemente simpático y chispeante, el trabajo de Atsushi Kaneko destaca por ser una metáfora de la violencia irracional en la que se sumen muchos grupos humanos.

Deathco, un cómic entretenido que reflexiona sobre la violencia en la sociedad
Viñetas de Deathco, de Atsushi Kaneko. / ECC
Viñetas de Deathco, de Atsushi Kaneko. / ECC

Firma

Ulises Novo

Ulises Novo

El autor, ULISES NOVO, colabora en MUNDIARIO y es escritor. @mundiario

Sin color, sobrio, con claras alusiones al expresionismo, la historia de Deathco es genial mire como se mire. La obra de Kaneko se caracteriza por mofarse del absurdo que encierra el chantaje, la extorsión y la violencia como formas de dominar al individuo.

Esperpentos, seres mostrencos y embrutecidos, y algunos espantajos configuran una clase de ópera bufa en la que una sociedad secreta llamada "Guild" elige como objetivo a una persona a la que gente corriente ha de asesinar.

Máscaras, disfraces y caricaturas hacen de cada asesinato una espeluznante coreografía donde el humor también tiene cabida. Destaca un personaje enigmático, una clase de muñeca asesina que, a lo Kick-Ass destaca sobre el resto y que lleva la voz cantante en todo este entramado de asesinatos por encargo.

Lo mejor del cómic es la transgresión de las normas y esa conversión de la violencia en una clase de pandemia que afecta a toda la sociedad. Los malos ya no son tan malos y la gente corriente se transforma en algo mucho peor que los asesinos a los que ha de extinguir. Insisto en el tratamiento del color y del dibujo que nos acerca a un Nosferatu satírico que se rebela contra la ineficacia de las instituciones para controlar los efectos devastadores de las mafias.