Buscar

MUNDIARIO

Curros Enriquez, poeta y periodista, autor de la hermosa Cántiga

Los chavales de A Coruña recordamos que de pequeños nos gustaba subir lo más alto posible en la estatua de Curros Enríquez que está en el relleno, en un lateral del Teatro Colón.

Curros Enriquez, poeta y periodista, autor de la hermosa Cántiga
Monumento a Curros en A Coruña.
Monumento a Curros en A Coruña.

Llegados a la pubertad, los jóvenes gallegos nos emocionamos cuando escuchamos  el popular poema Cántiga, escrito por Curros en el lateral de un libro, a los 17 años, cuando estudiaba en Madrid:

No xardín unha noite sentada
ó refrexo do branco luar,
unha nena choraba sin trégolas
os desdéns dun ingrato galán.
I a coitada entre queixas decía:
“Xa no mundo non teño a ninguén,
vou morrer e non ven os meus ollos
os olliños do meu doce ben”.

Os seus ecos de malenconía
camiñaban na alas do vento,
i o lamento
repetía:
“Vou morrer e non ven ó meu ben!”

Lonxe dela, de pé sobre a popa
dun aleve negreiro vapor,
emigrado, camiño de América
vai o probe, infelís amador.

I ó mirar as xentís anduriñas
cara a terra que deixa cruzar:
“Quen pudera dar volta _pensaba_,
quen pudera convosco voar!…”

Mais as aves i o buque fuxían
sin ouír seus amargos lamentos;
sólo os ventos
repetían:
“¡Quen pudera convosco voar!”

Noites craras, de aromas e lúa,
desde entón ¡que tristeza en vós hai
prós que viron chorar unha nena,
prós que viron un barco marchar!…

Dun amor celestial, verdadeiro,
quedou sólo, de bágoas a proba,
unha cova
nun outeiro
i on cadavre no fondo do mar.

A esta maravillosa Cántiga le puso letra el maestro Xosé Castro “Chané”  y se le cambió la letra del primer verso: Unha noite na eira do trigo.

Manuel Curros Enriquez nació en Celanova, Ourense en 1851. Estudió el bachillerato en Madrid y estudios de derecho. Empezó su actividad profesional como periodista en distintos medios como el periódico El Imparcial. Regresó a Ourense donde se dedicó al periodismo y a escribir libros, por uno de ellos -A Virxe de cristal- fue acusado de hereje por el obispo de Ourense, peo una condenado a dos años de prisión recurrió en el juzgado de A Coruña donde fue absuelto.

Desde ese momento Curros guarda buenos recuerdos de A Coruña pero decide emigrar a Cuba donde en La Habana funda la revista Tierra Gallega y dirige varios periódicos. Curros era un poeta comprometido socialmente y anticlerical.

En 1904 regresa a A Coruña conde es agasajado y aclamado por los regionalistas de la ciudad. De vuelta a Cuba trabaja en el Diario de la Marina y en la revista Galicia.

Curros muere en La Habana en 1908. Sus restos son trasladados a A Coruña, donde son enterrados en el cementerio de San Amaro, curiosamente cerca de su amigo Castro “Chané” que puso la letra a su Cántiga.

En estos días de asueto veraniego, paseo por el relleno, me acerco a la estatua de Curros pero ya no trepo hacia lo más alto, simplemente recuerdo los hermosos versos de su Cántiga: Solo os ventos, repetían: “¡Quen pudera convosco boar!”. @mundiario