Como las flores se marchitan al cortarlas

El viento se levanta, Hayao Miyazaki
El viento se levanta, de Hayao Miyazaki.
Yo sería la estrella en una revolución, pero la sociedad está ciega de tanto mirar, inmunizada a las emociones. / Relato
Como las flores se marchitan al cortarlas

Llevo una interminable temporada paralizada por una angustia como hielo, como si estuviese siendo tan agitada que hubiera perdido la noción de mis sentidos.

Hoy, llego a la conclusión de que me pasa algo: hace unos meses que la melena se me queda lacia, me han dicho que la debilidad de las piernas requiere vitaminas (le dije que como bien, pero la verdad es que vomito mucho).

La pandemia me está arrinconando, y la psicosis colectiva de la sociedad me da miedo. Me viene la intuición de una limpieza étnica, de una escalada de violencia, de una misión a China, etc, y moriría en todos los casos.

Había sido libre de esconderme, pero ahora que soy famosa, mi dura intimidad es un debate. No sé cómo tengo que reaccionar, no entiendo seguir siendo marginada mientras que los de arriba me tienden la mano (pero yo lo que quiero es una vida sencilla y tranquila, la cual está muy lejos de consumarse).

Le dije que me explotan los brazos y se me duermen las piernas, pero lo que me preocupa es seguir siendo infeliz. Sé que si alcanzase esa humilde meta mi organismo se recompondría. Todo lo malo que me ha sucedido es aquello que me enferma, como si los dedos que señalan me enviaran radiación mortal...

Algo me pasa, como siempre, no puedo más y todo va al revés. Mi vida transcurre en una pasividad resignada, que perturban conciudadanos agresivos. Yo sería la estrella en una revolución, pero la sociedad está ciega de tanto mirar, inmunizada a las emociones.

Cometeré el error de confiar en el médico, pero sé que no hará nada por mí. Lo que es peor, me remitirá a nuevas medidas de control, como si viviese en un presidio domiciliario; me remitirá a los medicamentos y a los caprichos de mis crueles convivientes, cuya impasibilidad me hace sentir impotente. Ellos extraen divertimento de su abuso y argumento para vapulear mi dignidad.

Estoy atrapada, me siento morir, estoy angustiada, y esto sigue... En ocasiones, toda la vida desemboca en un momento. Algo estalla, luego fluyes... Pero la sensación se va resecando como toda herida. Creo que eso es la madurez. @mundiario


    

Como las flores se marchitan al cortarlas
Comentarios