Las cláusulas de Marvel son más complicadas que las películas

Póster oficial de Avengers Endgame. / Collider.
Póster oficial de Avengers Endgame. / Collider.
Ni los argumentos ni los personajes, lo más complicado de Marvel es su contrato. Si algún actor quiere trabajar para la franquicia deberá atenerse a ciertas reglas sumamente restrictivas.
Las cláusulas de Marvel son más complicadas que las películas

Marvel no solo cuida sus historias o mejor dicho su universo cinematográfico, en realidad se concentran mucho en cuidar su imagen. Por dicha razón, la empresa junto a Disney se han encargado de crear contratos blindados con cláusulas que los actores deben leer muy bien antes de decidirse a trabajar en algunas de sus películas.

Nada nunca ha sido confirmado por Disney y Marvel, claro que está difícil que ellos confirmen que antes de contratar ha algún actor estudian toda su vida. Pero quizás el ejemplo más ilustrativo de lo que decimos puede salir de los propios actores que han o aun trabajan para la empresa.

Hace unos meses Benedict Cumberbatch protagonizó una entrevista muy graciosa, ¿por qué?, bueno es que el actor no pudo mostrar su rostro durante toda la entrevista por cuestión de contrato. “Estás viendo el techo porque no te puedo enseñar mi rostro. Estoy rodando la nueva Dr. Strange y está todo completamente embargado. En fin. Solamente quería explicarte por qué estoy enfocando a este techo tan atractivo”, tuvo que reconocer el actor que da vida al superhéroe de Marvel.

 

¿Qué enfrentan los actores si revelan más de lo que les permite sus contratos? Bueno, se dice que Disney los penaliza económicamente o incluso pueden ser directamente despedidos sin su sueldo. Este último claro que no sería el caso de las grandes estrellas, pero si de los secundarios.

Entre las restricciones que impone Marvel están las de evitar que los actores lean los guiones cerca de sus móviles, enviar los guiones con una semana de antelación, entregar varios guiones y revelar solo después cuál escena va o solo entregar la parte que les corresponde a los actores. 

Otra cláusula polémica tiene que ver con la imagen de los actores. Estos no deben estar involucrados en ninguna polémica mientras dure su contrato, incluyendo los tiempo de descanso (donde falta un tiempo para el estreno de una secuela) y tampoco deben modificar demasiado su aspecto ya que son imagen de la empresa. Se les prohíbe trabajar directamente para la competencia y es complicado que Disney contrate ha algún actor que tenga un pasado digamos que problemático.

En algunos casos los actores están obligados a estar disponibles si o si para regrabar alguna escena o realizar tomas adicionales, tal como reveló Idris Elba. Además, sin importar si son grandes estrellas del cine su opinión a veces no es muy tomada en cuenta. Ya pasó con Edward Norton, que dio vida a Hulk y fue reemplazado por Mark Ruffalo; o con Natalie Portman que no estuvo muy de acuerdo con la salida de Patty Jenkins de Thor 2 y solo hizo la película por obligación del contrato.

Por último, se dice que tras la muerte de Chadwick Boseman Disney y Marvel podrían empezar a incluir una nueva cláusula o hacer mejor sus investigaciones puesto que las empresas desconocían por completo que el actor tenía cáncer. @mundiario

Las cláusulas de Marvel son más complicadas que las películas
Comentarios