Buscar
loading...

Cincuenta mil esculturas rupestres en setenta y cinco espacios de Dazu

No hay nada en Occidente, que en una comarca reúna casi cincuenta mil esculturas como ocurre en las grutas rupestres de Dazu, China.

Cincuenta mil esculturas rupestres en setenta y cinco espacios de Dazu
Esculturas rupestres de Dazu
Esculturas rupestres de Dazu

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

El autor, JESÚS MILLÁN MUÑOZ, escribe en MUNDIARIO. Es licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’. @mundiario

Las esculturas de Dazu, del siglo VII al XIV, están en 75 espacios con unas cincuenta mil esculturas, y cien mil caracteres chinos, fue proclamada por la UNESCO en 1999 Patrimonio de la Humanidad.

Podríamos indicar que estas esculturas son de carácter religioso pero también no religioso, y están representadas bajo la ideología del confucionismo, taoísmo, budismo. Lo cual, de alguna manera, es un intento, aunque sea estético y artístico de una hibridación-síntesis-armonía entre las tres grandes macrovisiones chinas o que se han instalado durante siglos en dicho territorio. En tiempos actuales, en los que ya es obvio y evidente, que en cualquier lugar del mundo, especialmente en Occidente, existen personas de una docena de grandes metafísicas-religiones-filosofías. Quizás, tengamos que aprender a buscar formas nuevas de convivencia, no solo en el presente, sino en el pasado.

Estas esculturas están repartidas por distintos montes alrededor de Dazu, el Monte Bei, Monte Baoding, Monte Nan, Monte Shizhuan, Monte Shimen, en los que en cada asentamiento escultórico predomina por lo general una tendencia religiosa escultórica.

Aunque también es cierto que en el mismo nicho pueden estar la imagen representativa de Confucio, Lao Tse o Buda. Lo cual, para algunos puede entenderse como un sincretismo, pero también pueden comprenderse como un intento de buscar la paz entre los grandes océanos metafísicos del mundo, al menos del mundo chino, las tres grandes religiones que han estado presentes durante centurias.

Es obvio que en tal cantidad de esculturas y de escritos en caracteres chinos, existen multitud de temas, laicos, no solo religiosos, además de imágenes de multitud de emperadores de las diversas dinastías chinas. Pero también figuras que representan a todas las escalas sociales. De alguna manera estas representaciones, están intentando mostrar un mundo, un macromundo en un micromundo, con unas técnicas estéticas y artísticas, es decir, utilizando imágenes escultóricas y escrituras caligráficas.

Cuando se habla de las esculturas en terracota del enterramiento del primer emperador, posiblemente realizadas por multitud de artistas y artesanos, diríamos con poca libertad, no somos conscientes que estas esculturas, que serían por encargo, pero en un sistema de libertad. No somos quizás conscientes de la enorme cantidad, cincuenta mil esculturas, algunos comentarios indican que podrían ser sesenta mil esculturas. Ciertamente realizadas durante varios siglos, por tanto, posiblemente por cientos de autores plásticos, artistas, artesanos y encargadas u ofrecidas por multitud de personas, ofrendadas o pagadas por cientos personajes a lo largo de los siglos.

Si recorremos, aunque sea visual o mentalmente, en la distancia multitud de grutas en el mundo, como éstas, debemos no olvidar que el gran arte, al menos el que se ha conservado empezó en grutas o cuevas, Chauvet, Lascaux, Altamira. Es decir, que el ser humano durante milenios, y desde hace milenios ha buscado en estos lugares, representar sus cosmologías y cosmogonías, quizás también sus rituales, quizás buscarse a sí mismos, quizás alejarse un poco del mundanal ruido, como diría nuestro poeta.

Estas grutas y esculturas que estamos comentando, es el reflejo, no debemos olvidar de miles de monjes que durante siglos se establecieron en estos lugares, personas que con distinta ideología, no debemos olvidar, que el budismo o los budismos, en sus diferencias, el confucionismo, a lo largo de su historia, y el taoísmo, son movimientos que no están acordes en todo entre sí, con lo cual, también han tenido sus diferencias, y desde luego son sistemas de pensamiento y de entendimiento del mundo, que han ido cambiando a lo largo de los siglos.

Estas cuevas son el reflejo de miles de monjes que durante siglos han intentado encontrar la realidad de su mismidad, diríamos para que hoy lo entendamos mejor, que han sido personas que han buscado su materia de su ser en un estar más profundo. Alejándose del mundo, han intentado llegar al conocimiento más profundo de su ser. O dicho de otra manera, estas esculturas no habrían sido posible, sin ese deseo, parece que eterno a lo largo de los siglos, ese intento de encontrar la solución metafísica a multitud de cuestiones. Diríamos, que el ser humano, nos guste o disguste es un ser metafísico-religioso-espiritual.

Para terminar no habría olvidar, que en China existen diversos lugares, en distintos territorios, que acumulan miles o docenas de miles de pinturas, o como en este caso de esculturas. Que yo sepa en todo Occidente, en toda Europa, en toda América, no existe ningún lugar, que acumule, tal cantidad de obras de arte.

A veces, me digo, hoy, podríamos intentar, quizás, ya no solo por motivos religiosos, sino estéticos y antropológicos, ir formando o conformando en algún monte o montaña, ir acumulando pinturas, dibujos, esculturas realizados por cientos o miles de autores plásticos, que quisiesen, ir y trasladarse y realizar sus obras. Hoy, me pregunto, si toda filosofía tiene que intentar curar algún mal humano, hoy podríamos en algún lugar de Europa, intentar realizar este proyecto… @mundiario