Buscar

MUNDIARIO

Capítulo de El lenguaje de las montañas en la novela La afrenta de Las Antillas

La afrenta de Las Antillas cuenta los ataques de Francis Drake a las colonias españolas, como Cartagena de Indias o República Dominicana. MUNDIARIO avanza el capítulo de El lenguaje de las montañas.

Capítulo de El lenguaje de las montañas en la novela La afrenta de Las Antillas
Arturo Franco Taboada, con la portada de La afrenta de las Antillas. / Mundiario
Arturo Franco Taboada, con la portada de La afrenta de las Antillas. / Mundiario

Firma

Arturo Franco Taboada

Arturo Franco Taboada

El autor, ARTURO FRANCO TABOADA, es escritor, profesor de arquitectura, dibujante y colaborador de MUNDIARIO, donde publica relatos literarios. @mundiario

La flota llegó a la isla del Hierro a principios de noviembre y, siempre escasos de vituallas, los barcos aprovecharon para hacerse por la fuerza con las propias reservas de las desprotegidas poblaciones insulares, que no eran muy abundantes. En aquellas islas, El Hierro y La Gomera, las más occidentales del archipiélago, los naturales, no sé si ustedes saben –señaló el Capitán Contreras–, vigilan desde hace siglos con patrullas a caballo las costas, comunicándose entre ellas con un lenguaje heredado de los antepasados nativos guanches. Los espías envían silbidos en clave que cruzan los barrancos y previenen a las poblaciones de la llegada de los piratas y les apremia para poner las provisiones y sus bienes a buen recaudo. Con claves encriptadas informan del número de barcos, de su derrota e incluso de las bocas de sus cañones. Rápidas como el viento, las noticias alertan puntualmente a los Gobernadores y nativos para aprestarse a la defensa.

The famous West Indian voyadge… / Mapa de Baptista Boacio (1577). Paul Mellon Collection, Upperville, VA.

The famous West Indian voyadge… / Mapa de Baptista Boacio (1577). Paul Mellon Collection, Upperville, VA.

Los barcos de Drake retomaron el rumbo y, en la segunda semana de noviembre, divisaron la isla de Santiago, que el marino inglés ya conocía desde el viaje de Circunvalación, la más poblada y por tanto el primer objetivo del pirata en aquella nueva gran travesía.

Mientras navegaban rumbo meridional, la marinería comenzaba a desprenderse de sus vastos chalecos y a aflojar las camisas porque la temperatura les anunciaba la proximidad del ecuador.

El Draque ya sabía, por sus viajes anteriores, que el primer grupo de islas a divisar por la amura de estribor eran las de barlovento, y que en esa parte del archipiélago el viento empujaba con fuerza hacia el continente africano. Prefería, por tanto, el marino seguir bajando hacia la parte más al sur del abanico de islas, donde ya el aire cambiaba a favor de la gran travesía con la ayuda de los alisios.

Pero vayamos por partes. Si usted me permite –continuó el Capitán Contreras, dirigiéndose a Don Pedro de Guzmán–, he visto que trae entre sus mapas una carta de navegación que describe la gran travesía que nos ocupa ahora.

Todos se acercaron ahora a ver el mapa y el Capitán señaló una leyenda que tradujo Don Pedro de Guzmán en voz alta:

– “El famoso viaje a las indias occidentales, realizado por la flota inglesa de 23 barcos, a las ciudades de Santiago, Santo Domingo, Cartagena y San Agustín. Viaje que sale de Plymouth en el mes de septiembre de 1585 y finaliza en Portsmouth en julio de 1586...”[1].

Este extraordinario grabado –explicó Don Pedro de Guzmán– traza con  una línea de puntos la ruta y escalas de la odisea del pirata desde la salida de Plymouth, que ustedes llaman Plemúa, la escala en Bayona, Vigo, Canarias y Cabo Verde, antes de emprender rumbo hacia el oeste a favor de los vientos alisios y hacia las islas antillanas. Podemos considerar que estamos contemplando la crónica del viaje con todo detalle, y la vuelta de la flota en su integridad hacia Inglaterra desde su última escala en la península de la Florida.

El capitán Contreras volvió a su asiento y se llevó a la boca la copa de vino de Toro que los criados servían sin descuido. Luego continuó con la narración.

– Así es como, dejando a estribor la pequeña isla de Maio, la flota continuó en dirección suroeste hasta São Tiago. Muy pronto, las inmensas formaciones negras rocosas emergían de la vegetación tropical de la gran isla.

Viaje de Francis Drake a las Antillas. / Mapa de Baptista Boazio (1585). Biblioteca del Congreso de los EE UU. Jay I. Kislak Collection.

Viaje de Francis Drake a las Antillas. / Mapa de Baptista Boazio (1585). Biblioteca del Congreso de los EE UU. Jay I. Kislak Collection.

–––––

[1]    “The famous voyage to the West Indies by the British fleet of 23 ships, to the cities of Santiago, Santo Domingo, Cartagena and St. Augustine. Trip leaving Plymouth in the month of September 1585 and ending at Portsmouth in July 1586…”

Vídeo. / YouTube

Arturo Franco Taboada. / Mundiario

Quién es Arturo Franco Taboada

Arturo Franco Taboada –colaborador de MUNDIARIO– es arquitecto, escritor y dibujante. Nació en A Coruña y es doctor arquitecto por la Universidad de Santiago de Compostela. Ejerce como profesional a través del estudio Arqdis, S.L.P., y ha sido reconocido, entre otros, con el Premio Internacional Puente de Alcántara y el X Premio del Colegio de Arquitectos de Galicia (2002).

Como escritor, Arturo Franco Taboada fue finalista del Premio Planeta en 1993 con su primera novela, El legado del obispo nigromante. Además, es autor, entre otros, de Los orígenes de Compostela (1987); Fragmentos renacentistas. Teatro urbano. Dos ensayos gráficos (1997); Voces de la ciudad (1998); La catedral del fin del mundo (1998); Allá en el noroeste... Una cartografía literaria del Camino en León (2009); Der Jakobswegund Santiago de Compostela in den Hansestädtenundim Ostseeraum (2011); Im Jakobsland. Eineliterarische Kartographie des Jakobsweges in Nordwesten Spanien (2012); La flor antigua (2012); El Camino dibujado (2016), La afrenta de las Antillas (2018) y El viaje de Bolzano (2019). @mundiario