Buscar

MUNDIARIO

Cantinflas estaría cumpliendo 109 años y los dibujantes lo recuerdan

La caricatura personal, ese reto artístico que enfrentan los humoristas gráficos, tiene en Cantinflas a un elemento inspirador de todos los tiempos, y por ello le rendimos homenaje hoy, con obras de reconocidos viñetistas.

 

Cantinflas estaría cumpliendo 109 años y los dibujantes lo recuerdan
Cantinflas / Dibujo de Andrés Casciani,  Argentina
Cantinflas / Dibujo de Andrés Casciani, Argentina

"La caricatura fisonómica es  el arte de acentuar los movimientos que la naturaleza dibujó en el rostro de los seres humanos para desnudar su carácter. La síntesis (la máxima información con el menor número de elementos), la caracterización (capacidad para traducir en trazos la personalidad de un sujeto), la exageración (capacidad de distorsionar un rostro sin afectar la singularidad del personaje), el diseño (capacidad para componer formal y estéticamente diversos elementos), son las notas características de este género" - afirma el estudioso colombiano del humor gráfico, Carlos Alberto Villegas.Cantinflas -Dibujo de Covarrubios,  México

Cantinflas / Covarrubias, México

Y ¿qué mejor homenaje al actor cómico mexicano Mario Moreno, Cantinflas, que el 12 de agosto celebraría su aniversario 109, que disfrutar de algunas caricaturas de distintos artistas que lo muestran en sus gestos y expresiones características?

Para captar las actitudes, gestos y movimientos del cuerpo humano del personaje caricaturizado, nada mejor para el caricaturista, en este caso, que ver los filmes Cantinflas y centrarse en su poder histriónico, en su capacidad  de interpretar al tipo que lo hizo más famoso y entrañable.

Nacido en 1911,  en ciudad de México, Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes,  al interpretar al personaje del “peladito”, un representante de las clases más desfavorecidas, se ganó el aprecio y admiración del público en su país natal, América Latina y España. Fue su película “Ahí está el detalle” filmada en 1940, la que lo consagró en ese papel.Cantinflas -Dibujo de Guaico ,Colombia

Cantinflas / Guaico, Colombia

Cantinflas se mantiene en la memoria de los espectadores  gracias a su personaje y a su manera de hablar  disparatada e incongruente, que caracteriza su desparpajo y crítica burlona hacia los ricos y poderosos, elementos con los que se identifica el pueblo.

Su vida estuvo tan llena de aventuras como los 45  largometrajes que realizó, y que lo convirtieron en el comediante más taquillero de la historia del cine mexicano.

Antes de llegar a la creación  del “peladito”, un hombre de aspecto desgarbado, irreverente,  con unos  parlamentos caracterizados por una incontinencia verbal sin coherencia alguna, y que llevó a la Real Academia Española a reconocer el verbo “cantinflear”, Mario Moreno fue soldado de infantería, boxeador, cartero, fotógrafo, bailarín, bombero, mago, cantante, y otros oficios, que le dieron bagaje para su carrera artística.

Filmes como “Ni sangre ni arena”, “El gendarme desconocido”, “El circo”,  “Si yo fuera diputado”, “Caballero a la medida”, “Abajo el telón”, “El bolero de Raquel”, entre otros, le abrieron el camino a Hollywood para participar en la película  “La vuelta al mundo en 80 días”, basada en la novela de Julio Verne, y donde acompañaba al actor inglés David Niven, al interpretar a su sirviente Paspartout, papel que le valió el merecido premio Globo de Oro, por mejor actor de musical o comedia,  en 1957.

Cantinflas -Dibujo de Walter Fornero, Argentina

Cantinflas / Walter Fornero

“Pepe”, su segunda película filmada en Estados Unidos, no obtuvo el éxito esperado ya que al estar hablada en inglés, no pudo traducir su humor, basado en juego de palabras de la lengua castellana.

De regreso a México, actuó en nuevos filmes como “El extra”, “Por mis pistolas”, “El Profe”, “Don Quijote cabalga de nuevo”, y otros. “El Barrendero”, realizado en 1981, fue su última película.

Hoy en día, hablar mucho y decir nada no es sólo un privilegio de Cantinflas. Políticos, economistas, periodistas, profesores, padres...también conjugan el verbo “cantinflear”.

Su personaje humorístico del “peladito” mexicano siempre ha llamado la atención de los caricaturistas, quienes han captado su carácter alegre, vivo, ingenioso, con su hablar típico, que siempre se enfrentaba a las dificultades de la vida, burlándose de la autoridad, de los abusos, en defensa de los humildes.

Por supuesto que muchas interpretaciones surgen, de acuerdo a la mirada del viñetista. Por ejemplo en la obra de la colombiana Stella Peralta, ella decidió que Cantinflas usara un sombrero típico de su tierra y que bebiera el sabroso café de ese país.

Cantinflas -Dibujo de Stella Peralta,  Colombia

Cantinflas / Stella Peralta, Colombia

Las caricaturas personales constituyen, sin lugar a dudas, un examen psicológico de figuras que de una manera o de otra, forman parte del mundo en que vivimos. @mundiario